Teatro costumbrista

Justo Fernández López


En las composiciones artísticas, el costumbrismo es el género que presta especial atención a las costumbres típicas de un lugar concreto en un tiempo determinado. En las obras literarias y pictóricas, se llama costumbrismo a la atención que se presta al retrato de las costumbres típicas de un país o región. Linda con el realismo, aunque el autor costumbrista prefiere pintar los ambientes populares y típicos.

Sinónimos de costumbrismo: Tipismo, folclor, regionalismo, casticismo, localismo. Antónimos: Cosmopolitismo, universalidad.

El Costumbrismo literario español en los siglos XVII-XIX

«Aunque encontramos descripciones de costumbres aisladas desde la literatura medieval, el costumbrismo se configura como una fórmula autónoma en el siglo XVII.

En el siglo XVIII se dan dos tipos de costumbrismo: uno es heredero del siglo anterior, mientras que la modalidad más novedosa es el costumbrismo crítico, conservador o progresista, testigo fiel de las reformas sociales que trajo la Ilustración.

El costumbrismo que continúa la tradición barroca pierde paulatinamente el tono moralista y sentencioso y se torna más festivo y pintoresco.

La máxima novedad del costumbrismo del Setecientos la encontramos en la prensa. Por vez primera aparecen artículos de costumbres, por lo general en periódicos ilustrados, a través de los cuales pretenden hacer un análisis reformista de la sociedad. No está, sin embargo, configurada todavía la fórmula romántica.

El costumbrismo del XIX se  emparienta, de modo tangencial, con el romanticismo y el realismo literarios. Los estudiosos han  señalado varias causas para el nacimiento de este movimiento, que intenta pintar en cuadros escenas una realidad española (matritense primero, de provincias después) y que participa más del tipo  que de la individualidad y especificidad psicológica.

Con antecedentes remotos en el realismo de  formas novelísticas como la picaresca, el surgimiento del costumbrismo se relaciona con dos hechos  cruciales: la existencia de una sociedad en vías de transformación, donde las revueltas políticas, los  desengaños y pasiones ciudadanas son abundantes; y el desarrollo del periódico, que permite transmitir de manera más directa que el  ensayo, la novela epistolar o el discurso como modelos de exposición de ideas triunfantes en la  centuria anterior, impresiones o ideas.

A finales de la centuria, el género acabaría por  desaparecer, aunque sus mejores exponentes ya se habían producido más de un tercio antes  de su defunción definitiva.» [Enciclopedia Universal DVD ©Micronet S.A. 1995-2007]

El teatro de primeros del siglo XX da la batalla definitiva contra el neorromanticismo de José Echegaray y Eizaguirre (1832-1916) y dignifica el costumbrismo del género chico. Las figuras más destacadas son

Jacinto Benavente y Martínez (1866-1954)

Serafín (1871-1938) y Joaquín (1873-1944) Álvarez Quintero

Carlos Arniches y Barrera (1866-1943)

Las obras de Jacinto Benavente señalan el final del tono melodramático, grandilocuente y declamatorio en el teatro. Benavente inicia con Los intereses creados (1907) o La malquerida (1913) el realismo moderno.

La otra tendencia del teatro español de comienzos del siglo XX es el teatro de carácter popular, el drama social de corte costumbrista que termina derivando en una forma estilística original: el sainete. Su mayor representante será Arniches (1866-1943), creador de la tragedia grotesca, un tipo de obras que caricaturizaban a la clase media. Aunque no se debe olvidar que el tipo de crítica que planteaba este teatro estaba siempre mitigada por los intereses comerciales.

El sainete: obra teatral frecuentemente cómica, aunque puede tener carácter serio, de ambiente y personajes populares, en uno o más actos, que se representa como función independiente