ZEICHEN nach dem  DREIECKSMODELL

Visión triangular del signo

(Recop.) Justo Fernández López

 

„De una forma que es difícilmente explicable, las aportaciones de Saussure y Hjelmslev a la teoría del signo, a pesar de su relativa sencillez, no siempre han sido comprendidas. Por este camino se han multiplicado en tratados de Semántica, como pan bendito o como modernidad insuperable, las visiones triangulares del signo, que no sólo no aportan nada, sino que significan un claro retroceso respecto a la concepción del maestro ginebrino.

Dentro de una visión psicologicista del lenguaje, C. K. Ogden y I. A. Richars construyen su obra The meaning of the meaning, que alcanza gran difusión en una etapa carente de obras sobre el significado. Allí aparece por vez primera la representación del signo (1984: 36):

Ha sido St. Ullmann el autor que tal vez más haya contribuido a la difusión de lo que ha peligrado convertirse en el logotipo del signo. Introduce algunas modificaciones simplificadoras: «Los tres términos que yo sugeriría son: “nombre” (name), “sentido” (sense) y “cosa” (thing)» (Ullmann, 1972: 65)

Si tenemos en cuenta que define el nombre no desde una perspectiva fonológica, sino puramente fisicalista («es la configuración fonética de la palabra, los sonidos que la constituyen y también rasgos acústicos tales como el acento» (Ibid.), su visión no es diferente a la ofrecida por los estoicos y S. Agustín:

Kurt Baldinger, en una obra que se pretende estructuralista, utiliza también el mismo triángulo, aunque con remozamiento terminológico (Baldingen, 1970: 30):

Baldinger introduce una modificación más profunda de lo que a simple vista parece: cambia la naturaleza del significante. De ser entendido como elemento material (sonido en el triángulo de Ullmann) pasa a ser interpretado como «concepto». Llevado a nuestra forma de representación de los elementos que intervienen en el signo, quedaría compuesto por la asociación de (2)-(3)-(4), frente al (1)-(3)-(4) de Ullmann, pues entiende el significante como imagen acústica, no como sonido:

Las concepciones triangulares presentan graves inconvenientes respecto a la visión que Saussure nos ofrecía del signo:

1.     A fuerza de repetir que el signo saussureano era biplano, se considera que las concepciones triangulares son innovadoras y superiores porque incorporan un elemento más. En realidad, olvidan uno de los cuatro componentes de que hablaba el Curso.

  1. No captan que, aunque puedan intervenir de forma indirecta otros materiales, la pura sustancia no es, en ninguno de los dos planos, componente esencial del signo. Así en Ogden-Richards y Ullmann, por ejemplo, en el rincón del significante aparece el nombre concebido en términos puramente fisicalistas y fonéticos.”

[Gutiérrez Ordóñez, Salvador: Introducción a la semántica funcional. Madrid: Síntesis, 1989, pp. 32-34]