ZARZUELA

(Recop.) Justo Fernández López

 

La zarzuela

La zarzuela es el drama lírico genuinamente español y mucho tiempo fue considerado inferior respecto a la ópera italiana. Peña y Goñi (1885) niega la existencia de una ópera española. Según Cotarelo la zarzuela es un género dramático y lírico completo, «tanto como la ópera y sin limitación alguna; pero diferente de ella, porque tiene una gran parte no cantada ni recitada semimusicalmente sino declamada en tono llano y natural y en el cual, así la poesía como la prosa poética españolas, muestran en las mejores condiciones y en los mejores momentos su belleza» (17). Con el nombre de zarzuela se llamó el lugar de caza «del infante don Fernando, situado en el Pardo, por la abundancia de zarzas y hierbas silvestres que había (...). Al marchar a Flandes el infante, el rey mandó ampliar el edificio para dar en él funciones de no mucho aparato que se conocieron con el nombre de ‘fiestas de la zarzuela’» (Peña 1967, 255). Calderón de la Barca puede ser considerado el fundador del género de la zarzuela. Su primera zarzuela se llamó El jardín de Falerina, cuya música fue escrita por Juan Risco. No obstante, lo que llamamos hoy zarzuela tiene poco que ver con las funciones celebradas en el palacio de El Pardo porque no constituían un género especial.

La verdadera zarzuela no logró su completo desarrollo hasta mediados del XIX, porque fue «casi ahogada en sus comienzos por el absorbente poderío de la música extranjera, especialmente italiana, y más aun por la guerra sistemática y sin tregua que le hicieron maestros compositores de escaso numen» (Cotarelo y Mori 1934, 17). Así, el origen de la zarzuela debe fijarse «como género verdadero, en la zarzuela en dos actos Colegialas y soldados, de los señores Pina y Lumbreras, con música de Rafael Hernando, estrenada el 21 de marzo de 1849 en el Instituto» (Peña 1967, 107) aunque la verdadera historia del género comenzó con la trinidad de Gaztambide, Emilio Arrieta y Asenjo Barbieri. Para Peña y Goñi la zarzuela es la ópera cómica española. Con Arrieta termina la verdadera historia de la zarzuela. En 1856 se abrió en Madrid el «Teatro de la Zarzuela» que ha llegado hasta nuestros días. Por la unión de elementos populares españoles con los artísticos, por concordancia y fusión de palabra y música fue difícil para la zarzuela su extensión fuera de España.”

[Hesse, Christiane: “Spanisch: Textsorten”. In: Holtus, Gunter (ed.); Metzeltin, Michael (ed.); Schmitt, Christian (ed.). Lexikon der Romanistischen Linguistik (LRL), VI, 1, Tübingen : Niemeyer, 1992, p. 220]