TÓPICO

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Pragmatische Funktionen / Fokus / Thema / Thema - Rhema / Skopus  / Topik vs. Prädikation / Apéndice / Wortstellung / Markiertheit / Focuspartikeln / Spaltsatz  / Heterotópico / Topos

 

Siehe / Ver:

TOPIKALISIERUNG

Tópico (espacio tópico)

Espacio tópico: En la teoría de la narración, el espacio de referencia, el aquí, en oposición a heterotópico.“ [Cardona, G. R., o. 277]

«Tema discursivo.

Se llama ‘tema discursivo’ y, sobre todo, tópico, a la información que se intercambia en una conversación, es decir, a la cuestión de la cual se habla. Extendida a otras modalidades discursivas, el ‘tópico’ es la proposición (o conjunto de proposiciones) sobre la que se da o se pide nueva información. Esta noción de ‘tópico’ es fundamental para el desarrollo de la interpretación textual, ya sea en la conversación telefónica, en un diálogo cara a cara con otro interlocutor, en una conferencia o en la lectura de un texto, ya que el ‘tópico’ impondrá una regla de coherencia interpretativa que afectará a los demás elementos del discurso. Los ‘tópicos’ o ‘temas discursivos’ se crean y se mantienen gracias a la acción de varios recursos discursivos, entre los que se destacan la isosemia y los macromarcadores.

Todo ‘tópico’ consta de una oración o proposición básica que se llama la oración tópica. En un enunciado puede haber uno o más tópicos. Por ejemplo, en el enunciado “Tengo diez años. Esto es lo que mi abuela cuenta a todo el mundo” hay dos ‘tópicos’: los años que tengo, y lo que cuenta mi abuela. Son varios los intentos de clasificación de los ‘tópicos’ o ‘temas discursivos’, como el de distinguir el principal y el colaborador. Con frecuencia el ‘tópico’ inicial, que podría ser el principal, se convierte en el tema colaborador, como se puede comprobar en la oración que sigue: “Los pescadores desde los barcos lanzaban las redes en los bancos de peces. Todo esto me lo contaba mi abuela para dormirme cuando era pequeña”.»

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 553]

«Tópico

Es el elemento pragmático situado al principio o intercalado que nos ayuda a situar y a entender un enunciado en un contexto dado. Por ejemplo, cuando decimos “en verano, disfrutamos del sol y de la plaza”, tratamos de enmarcar el circunstante.»

[Sánchez Lobato, Jesús: Saber escribir. Madrid: Santillana, 2006, p. 513]

«Givón (1983) en ningún momento presenta una definición del término básico topic, que utiliza constantemente en su obra, y que parece igualar –sin más explicación– con participante. Tampoco aparecen claramente definidos los conceptos de continuidad de tópico ni de topicidad

[Fernández, Susana S.: La voz pasiva en español: un análisis discursivo. Frankfurt am Main: Peter Lang, 2007, p. 110]

«Langacker condena la vaguedad en la definición del término tópico tal como suele utilizarse en el funcionalismo y propone que sujeto y tópico no son la misma cosa, en contraposición con la postura de algunos funcionalistas, por ejemplo Givón (1976). También Tomlin (1995:518) describe los términos funcionalistas tema y tópico como “teóricamente indefinibles y empíricamente vagos”, y propone reemplazarlos por procesos cognitivos como, por ejemplo, la atención focal.»

[Fernández, Susana S.: La voz pasiva en español: un análisis discursivo. Frankfurt a. M.: Peter Lang, 2007, pp. 77]

«Sujeto/tópico

Desde mi punto de vista, el núcleo predicativo instaura siempre una relación de modo de suceder respecto a la realidad extralingüística y, eventualmente (la mayoría de los casos), una relación de determinación respecto a un determinando Ø (sujeto).

Aquí estriba la distinción sujeto/tópico. Este último concepto es esencialmente dinámico y se relaciona con las parejas opositivas +/- singularizado, +/- mentado, +/- conocido por el hablante y, eventualmente, por el oyente; por el contrario, sujeto (determinando Ø) es término de una relación determinativa respecto a otro elemento, el núcleo predicativo, que establece una doble relación: de evento, respecto a la realidad extralingüística y determinadora, respecto al determinando Ø (sujeto). O todavía más claro, una unidad con o sin referencia determinada adquiere por virtud de la acción de hablar una determinación que la convierte en unidad con o sin referencia que sucede de algún modo (significado categorial del verbo) en la realidad extralingüística. Este modo de ver nuestro vendría además avalado por la epistemología: sólo es concebible lo fenomenológicamente sustantivo. Esto quiere decir que el núcleo predicativo le añade al sujeto una determinación de evento, es decir, que tal unidad simple o compleja sucede de algún modo en el fuera del hablar.

No podemos hablar de una dicotomía lingüística sujeto-predicado, sino todo lo más de una relación entre el llamado sujeto (determinando Ø) y el núcleo predicativo, en el nivel de los enunciados y, consecuentemente, del número finito de los mismos que constituyen los esquemas oracionales, pero que esta relación predicativa es en puridad, es decir, claramente y sin rodeos, una relación entre un determinando y su determinador inmediato

[Báez San José, Valerio: “Una teoría desde el hablar a las lenguas para la comparación lingüística de las unidades significativas”. En: Wotjak, Gerd / Cuartero Oral, Juan (eds.): Entre semántica léxica, teorías del léxico y sintaxis. Frankfurt a. M.: Peter Lang, 2005, 319-320 y Anm. 38]

«Tópico

El tópico, al igual que el foco, depende del entorno en que se dé la oración. Comrie (1989) describe el tópico como el constituyente que expresa a qué se refiere la oración. Por ejemplo, una pregunta como

¿Qué pasó con José?

requiere que la respuesta se refiera a José

[TÓPICO José] se fue.

El tópico corresponde a lo que el hablante y el oyente presuponen. En el diálogo que se inicia con la pregunta

¿Qué pasó con José?

se presupone que algo le ha sucedido a José. En contextos que, a diferencia de las preguntas parciales como en el ejemplo anterior, no establecen ningún tópico, este constituyente no es parte de la estructura. El caso paradigmático es el de oraciones iniciales del discurso y de respuestas a preguntas como ¿Qué pasó? Estas oraciones carecen de tópico. En otros casos donde existe discurso previo con contenido presuposicional, se puede introducir un nuevo tópico por medio de frases como en cuanto a o hablando de. Estas frases tienen propiedades que las distinguen de los demás tópicos.

Los tópicos, de cualquier clase que sean, puedan ser “dislocados”. Por ejemplo,

(Hablando de) José, lo eligieron presidente

es una alternativa para

Eligieron presidente a [TÓPICO José].

Los elementos dislocados se interpretan siempre como tópicos. [...]

Resumiendo, el tópico denota a qué se refiere la oración. Los tópicos se seleccionan entre los elementos presupuestos en un punto determinado del discurso. En el entorno de una pregunta parcial, el tópico de la respuesta está delimitado estrictamente. En otros entornos el hablante puede elegir uno o más tópicos. Los tópicos se caracterizan por aparecer en posiciones periféricas, separados del “comentario” por la entonación.»

[Zagona, Karen: Sintaxis generativa del español. Madrid: Visor Libros, 2002, p. 235-237]

«Si bien los sujetos gramaticales suelen distinguirse por ciertas características estructurales como la marcación de caso, el orden de aparición en la oración, la concordancia con el verbo y su status especial respecto a las relaciones interoracionales (correferencia, elipsis, etc.), ninguno de estos fenómenos alcanza para realizar una caracterización de esta categoría gramatical. Es por eso que algunos autores que enfocaron el tema desde el punto de vista estructural (por ejemplo Foley & Van Valin 1984) han sostenido que la categoría de sujeto no es universal. Langacker, en cambio, aboga por la universalidad del sujeto, pero considera que la caracterización debe ser en términos cognitivos y no estructurales, más específicamente a través del concepto de saliencia cognitiva. Lo que todos los sujetos tienen en común es que constituyen la figura dentro del perfil oracional. Los conceptos de figura y fondo no fueron acuñados por Langacker sino que proviene de la psicología gestáltica de principios del siglo XX. La distinción de figura y fondo es una de las formas más simples de organización perceptiva.

La organización en figura/fondo es uno de los cuatro factores de topicidad que contribuyen a crear la saliencia cognitiva del sujeto en la teoría de Langacker (pág. 306). Langacker considera que el concepto de topicidad (topicality), término acuñado originalmente por Givón, pertenece al plano semántico y no sólo al pragmático o discursivo como suele sostenerse. Lo que Langacker propone, en realidad, es que los planos semántico, pragmático y discursivo forman un todo inseparable.

Los otros tres factores son el rol (la naturaleza de la participación en el evento), la jerarquía empática (la capacidad de atraer el interés del hablante: hablante > oyente > humano > animal > objeto físico > entidad abstracta) y la definitud (establecimiento de un contacto mental con el participante por parte del hablante y oyente). Si bien estos tres últimos factores contribuyen a identificar al sujeto prototípico, ya que este sería un agente, humano y definido, solamente el concepto de figura es lo suficientemente abarcador como para incluir a todas las instancias de sujeto. La organización en figura y fondo es una capacidad cognitiva básica y por eso Langacker no duda en tomarla como parámetro para la definición de los participantes principales de el oración. De esta manera, el sujeto es la figura primaria de la relación perfilada y el objeto (si lo hay) es la figura secundaria. [...]

Una aclaración importante que me gustaría hacer es acerca de la postura de Langacker con respecto a la relación entre sujeto y tópico. En primer lugar, esta autor condena la vaguedad en la definición del término tópico tal como suele utilizarse en el funcionalismo y, en segundo lugar, propone que sujeto y tópico no son la misma cosa, en contraposición con la postura de algunos funcionalistas, por ejemplo Givón (1976). Para Langacker, el tópico es un fenómeno discursivo, una especie de punto de referencia subjtivo a partir del cual se puede establecer contacto con otras entidades. Una vez establecido, puede permanecer implícito, sin mencionar.

Por su parte, el sujeto es un constructo oracional. Sin embargo, la saliencia cognitiva del sujeto lo convierte en la elección no marcada para funcionar como tópico, aunque aquí probablemente necesitaríamos una distinción entre tópico del discurso y tópico oracional, que Langacker no discute.»

[Fernández, Susana S.: La voz pasiva en español: un análisis discursivo. Frankfurt am Main: Peter Lang, 2007, p. 76-77]