SYNTAKTISCHE FUNKTIONEN

Funciones sintácticas / Funciones gramaticales

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Grammatische Kategorien / Pragmatische Funktionen / Semantische Rollen / Kategorie / Funktion

 

Syntaktische Funktionen

«Funktionen, auch grammatische Funktionen oder Satzfunktionen genannt.

Um zu verstehen, wie in Sätzen zusammenhängende Bedeutungen entstehen, muss man auf zweierlei achten:

  1. woraus sind die Sätze gemacht? – Diese Frage zielt auf die Wörter mit ihren Einzelbedeutungen, auf die Wortarten und Wortformen. Die Grammatik hat eigene Begriffe: die Namen der Wortarten und der von ihnen hergeleiteten Satzglieder für die grammatischen Kategorien.
  2. Nun ist der Satz aber nicht die Summe der Einzelbedeutungen, sondern die Wörter und Satzglieder wirken zusammen, und es entsteht etwas Neues. Dieses Zusammenwirken wird in den grammatischen Funktionen erfasst: Subjekt (Satzgegenstand), Prädikat (Satzaussage), Objekte (Ergänzungen), Attribut (Beifügung), Adverbial (Umstandsbestimmung).

Das Subjekt legt fest, wer oder was etwas tut, veranlasst, bewirkt, ist.

Das Prädikat drückt die Handlung, den Vorgang, einen Zustand aus; das Verb ist der Kern des Prädikats.

Die Objekte drücken aus, worauf die Handlung zielt, wer direkt oder indirekt betroffen ist.

Das Attribut bestimmt ein Bezugsnomen näher (Substantiv, Ding-, Haupt-, Namen- bzw. Nennwort, auf das sich das Attribut bezieht).

Das Adverbial gibt Umstände des Geschehens an.

 

 

 

Prädikatskern

 

 

 

 

 

 

Der Chef

der Firma

hat

zuerst

die Gäste

herzlich

begrüßt

 

Attribut

 

Adverbial

Objekt

Adverbial

 

Subjekt

Prädikat

[Bünting, K.-D. / Eichler, W.: Grammatik-Lexikon. Frankfurt a.M.: scriptor, 1989, S. 49-50]

«Syntaktische Funktionen

Übersicht über die syntaktische Funktionen und ihrer Subklassifikation. Die Klasse der freien Dative enthält nur zwei Dativtypen, den Ethicus und den Iudicantis. Den Commodi und den Pertinenzdativ zähle ich zu den Dativobjekten. Erinnert sei auch daran, dass Subjekt, Prädikat, Objekt und Adverbial nur eine Teilklasse alles syntaktischen Funktionen darstellen. Neben den freien Dativen, die eine eigene Klasse bilden, und den Attributen, die keine Satzglieder, sonder Stellungsglieder sind, gibt es weitere Funktionen, für deren Benennung in der traditionellen Grammatik kein Terminus zur Verfügung steht. Beispielweise kann die syntaktische Funktion einer NP, die innerhalb einer PP auftritt (z. B. [[auf] [die Straße] NP]PP) mit keiner der in folgender Tabelle aufgeführten Bezeichnungen erfasst werden.

Dürscheid, Christa: Syntax. Grundlagen und Theorien. Wiesbaden: VS Verlag für Sozialwissenschaften, 32005, § 2.8]

«Funciones sintácticas oracionales

Las funciones sintácticas oracionales son: sujeto, complemento directo, complemento indirecto y complemento de régimen preposicional (funciones propias del sustantivo o SN); complemento circunstancial (función propia del adverbio o SAdv y también del sustantivo o SN); y atributo o complemento predicativo (funciones propias del adjetivo o SAdj, pero también del sustantivo o SN y a veces del adverbio o SAdv). Existe además la función extraoracional o extrapredicativa (propia del adjetivo o SAdj, del sustantivo o SN, o del adverbio o SAdv).

La función adyacente del núcleo de un SN, de un SAdj y de un SAdv es una función propiamente sintagmática (en torno a un sustantivo, un adjetivo o un adverbio). No la debe confundir con las funciones adyacentes del verbo (sus complementos).»

[Gómez Manzano, Pilar / Cuesta Martínez, Paloma / García-Page Sánchez, Mario / Estévez Rodríguez, Ángeles: Ejercicios de gramática y de expresión. Con nociones teóricas. Madrid: Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, 2006, p. 47]

«Función sintáctica:

Con el término ‘función sintáctica’ (o también ‘función gramatical’) se hace referencia a conceptos tales como SUJETO, OBJETO DIRECTO, OBJETO PREPOSICIONAL, COMPLEMENTO CIRCUNSTANCIAL. Sujeto, objeto directo, etc., son funciones porque implican un valor relacional. Esto es, no se corresponden con propiedades que tengan las unidades sintácticas debido a su estructura interna. Se corresponden con propiedades que adquieren dichas unidades por su relación con otras en el interior de la estructura oracional en que se integran, Así, una expresión como los amigos de Juan puede catalogarse como un sintagma nominal debido, únicamente, a su estructura: su núcleo es un nombre. Pero no puede, aisladamente, ser considerado sujeto u objeto directo, porque ambos conceptos presuponen la relación de una unidad con otro elemento.

En cambio, en

Los amigos de Juan registraron palmo a palmo la habitación,

los amigos de Juan puede considerarse objeto directo por el tipo de relación que establecen ambas unidades con el verbo. En tanto que funciones, se especifican, además, como ‘sintácticas’ o gramaticales porque, aunque exista una relación entre deteminados papeles semánticos y nocionales tales como sujeto, objeto directo, éstas no se delimitan por medio de rasgos semánticos (como las funciones semánticas), o por su papel en la organización informativa del enunciado (como las funciones pragmáticas). Se delimitan mediante rasgos de carácter gramatical o sintáctico, tales como los siguientes: la posición que ocupan las unidades en la estructura de la oración; la existencia de ciertas marcas formales, como los rasgos de concordancia, o las marcas de caso, o la presencia de una determinada preposición; la mayor o menor cohesión estructural existente entre unidades y el verbo. En

Los amigos de Juan registaron palmo a palmo la habitación,

los amigos de Juan representa, desde el punto de vista semántico, al agente que dirige y controla la acción. En

La habitación fue registrada palmo a palmo,

la habitación alude, en cambio, al objeto afectado por la acción. Pero ambas unidades se identifican como el sujeto de su oración por, entre otras, las razones siguientes: (1) son sintagmas nominales concordantes con el verbo. (2) Según los análisis binaristas de la oración (cf estructura bimembre), son las unidades nominales que, en conexión con el sintagma verbal, integran la estructura básica de la unidad oracional. En

Los amigos de Juan registraron palmo a palmo la habitación,

la habitación es también, desde el punto de vista semántico, el objeto afectado por la acción. Pero no se identifica como sujeto sino como objeto directo porque, entre otras razones, (1) no presenta concordancia con el verbo; (2) si se tematiza ha de quedar junto al verbo un clítico de acusativo (La habitación la registraron palmo a palmo); (3) ocupa, en la estructura de la oración, una posición distinta de la del sujeto: se incluye en el sintagma verbal como primer complemento del verbo.»

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 261]

«Dos conceptos distintos: Categoría y función

Las palabras se pueden clasificar según sus características en distintos grupos. Llamamos categorías a los nombres que recibe cada uno de estos grupos. Ejemplos:

estudió

 

Estas palabras tienen una característica común: se pueden conjugar.

Todas las palabras que se pueden conjugar pertenecen a la categoría verbo.

vendrá

estaba

volvía

Además, las palabras se unen para formar oraciones. Cada palabra desempeña una determinada función en la oración.  Ejemplos:

Nieves estudió en Salamanca.

 

Las palabras estudió, vendrá, estaba y volvía, que pertenecen a la categoría verbo, desempeñan en estas oraciones la función de núcleo del predicado verbal.

Luis vendrá mañana.

Javier estaba en la piscina.

Isa volvía el martes.

Para saber qué función sintáctica desempeña una determinada palabra es necesario que esta aparezca en una oración.

Por el contrario, para saber qué categoría tiene una palabra no siempre es necesario conocer el contexto. Ejemplos:

hotel

En los tres ejemplos, hotel pertenece a la misma categoría gramatical: sustantivo.

Sin embargo, las funciones que hotel desempeña varían en estas oraciones:

el hotel está completo.

visitaron el hotel.

§       En el primer ejemplo, hotel no desempeña ninguna función, porque no aparece en relación con otras palabras.

§       En el segundo ejemplo, hotel desempeña la función de núcleo del sujeto.

§       En el último, hotel desempeña la función de núcleo del complemento directo.

Las categorías gramaticales

Dentro de las categorías gramaticales hay que distinguir dos grupos:

Categorías palabra. Coinciden con la palabra gráfica:

§       Sustantivos: casa, perro, Fernando.

§       Adjetivos: simpático, sencillo, rápido.

§       Determinativos: el, este, mi, algún, un.

§       Verbos: hablas, comerás, vive.

§        Adverbios: aquí, hoy, así, mucho, no, también.

§       Preposiciones: a, ante, con.

§       Conjunciones: y, ni, aunque, porque.

§       Pronombres: yo, tú, él, qué.

Categorías grupo, denominadas tradicionalmente grupos sintácticos o sintagmas. Están formados por un conjunto de palabras que, como un todo, desempeñan una función sintáctica dentro de la oración.

Ejemplo:

el

antiguo

reloj

de

la

catedral

 

det.

sust.

det.

adj.

sust.

prep.

GN

GN

C. Prep.

GN

Los grupos sintácticos pueden ser:

§       Nominales. Tienen como núcleo un sustantivo: nuestro coche nuevo.

§       Verbales. Tienen como núcleo un verbo: hablaron de varios asuntos.

§       Adjetivales. Tienen como núcleo un adjetivo: tan bonito.

§       Adverbiales. Tienen como núcleo un adverbio: muy cerca.

§       Construcciones preposicionales. No tienen núcleo, sino que están formadas por un enlace (preposición) y un término de la preposición (sustantivo, grupo nominal...): de mi casa.

Las funciones sintácticas

Las funciones sintácticas son los papeles sintácticos que desempeñan las categorías dentro de una oración o dentro de un grupo sintáctico.

Una misma función sintáctica puede estar desempeñada por distintas categorías gramaticales.

Ejemplos:

Mario es madrileño.

La categoría gramatical de madrileño es adjetivo, y de Madrid es una construcción preposicional; sin embargo, ambas categorías desempeñan la misma función sintáctica: atributo.

Mario es de Madrid.

 

Mario vive lejos.

La categoría gramatical de lejos es adverbio, y en Madrid es una construcción preposicional; sin embargo, ambas categorías desempeñan la misma función sintáctica: complemento circunstancial.

Mario vive en Madrid.

Además, una categoría puede desempeñar siempre la misma función o desempeñar funciones distintas según el contexto en el que aparezca. Por ejemplo, un verbo siempre desempeña la función de núcleo del predicado. Por el contrario, un grupo nominal puede ser el sujeto de una oración, el complemento directo de un grupo verbal, etc.

Ejemplos:

El coche está averiado.

La categoría gramatical de está y aparcó es verbo. Además, es y aparcó desempeñan la misma función sintáctica: núcleo del predicado.

Amparo aparcó el coche.

 

El coche está averiado.

La categoría gramatical de el coche es la de grupo nominal; sin embargo, ambos desempeñan una función sintáctica distinta:

§     En el primer caso, el coche es sujeto.

§     En el segundo caso, el coche es complemento directo.

Amparo aparcó el coche.

 

Clasificación de las funciones sintácticas

Dentro de las funciones sintácticas hay que distinguir tres grupos:

Oracionales:

Las funciones sintácticas oracionales son el sujeto y el predicado.

Ejemplos:

Arturo

es nuestro amigo

sujeto

predicado

La directora

no asistirá a la reunión.

sujeto

predicado

De grupo sintáctico:

Las funciones de grupo sintáctico son las que desempeñan los componentes dentro de un determinado grupo sintáctico. Dentro de estos grupos hay que establecer distintas jerarquías:

§       Palabras o grupos sintácticos dentro de un grupo verbal: complemento directo, complemento indirecto...: Luis, mi hermano, entregó un paquete a Carmen esta mañana.

§       Palabras o grupos sintácticos dentro de un grupo nominal, adjetival o adverbial: núcleo, actualizador, complemento del nombre, complemento del adjetivo: el coche de mi padre.

§       Extraoracionales: son las funciones que desempeñan algunos elementos sobre la oración completa, y no sobre alguno de sus componentes: Afortunadamente, no hubo ningún herido. El adverbio afortunadamente es un complemento extraoracional y no hubo ningún herido es la oración.»

[Gómez Torrego, L.:  Análisis sintáctico. Teoría y práctica. Madrid: Ediciones SM, 2004, pp. 18-24]

«Givón (1981) propone que es más exacto hablar de dominios funcionales (functional domains) que de funciones en sintaxis. Esto se debe a que las funciones de una construcción dada no son atómicas y discretas, sino que están interrelacionadas y son interdependientes. Los dominios funcionales no solo se extienden en un continuo sino que también se entrecruzan, de modo que lo que constituye una instancia dentro de un dominio funcional puede ser a la vez miembro de otro dominio. Se trata de un espacio multidimensional.»

[Fernández, Susana S.: La voz pasiva en español: un análisis discursivo. Frankfurt am Main: Peter Lang, 2007, p. 61]

«Funciones sintácticas y funciones semánticas

Parece claro que las funciones, tanto sintácticas como semánticas, son relaciones y no características intrínsecas de las piezas léxicas o de las frases o sintagmas. [...] En realidad, es en gran medida el núcleo verbal el que, en definitiva, determina esas relaciones dentro de la oración, en tanto que escoge los elementos que intervienen en el conjunto oracional. Una función, ya sea sintáctica o semántica, puede definirse, en suma, como una determinada relación con un núcleo (el verbal en particular) o con otro sintagma.

Sabemos, además, que ciertos elementos oracionales están seleccionados semánticamente por el verbo y forman parte de su significación. [...] Estos elementos seleccionados por los núcleos verbales se denominan generalmente ‘argumentos’ y su número es lo que se conoce como ‘valencia’.

Además de los argumentos, en las oraciones pueden aparecer otros sintagmas (generalmente preposicionales o adverbiales) que no están requeridos semánticamente, pero que contribuyen a precisar el significado de la oración: son los denominados ‘adjuntos’. [...]

La cuestión de cuál sea el inventario exacto de los papeles semánticos o funciones semánticas y de cómo se definen no está cabalmente resuelta en el estado actual de la teoría gramatical. Hay funciones semánticas como las de

agente, causa, paciente, tema, destinatario, experimentante, beneficiario, locación...

que pueden reconocerse y definirse con claridad, pero la lista es claramente más larga. [...]

Los argumentos y los adjuntos, con su función semántica asociada, establecen determinadas relaciones estructurales con el núcleo del predicado y con el predicado en su totalidad: son las funciones sintácticas. Así el sujeto es el constituyente que se combina con el predicado para formar una oración; el objeto directo es el argumento con el que el verbo establece una relación más cercana y estrecha; y el objeto indirecto, por su parte, se relaciona globalmente con el verbo y su objeto directo: es el segundo objeto seleccionado. [...]

La gramática también permite que los verbos seleccionen un objeto introducido por una determinada preposición. Este sintagma (al que se pueden designar diferentes funciones semánticas) se ha denominado, dependiendo del autor, ‘complemento de régimen preposicional’ o ‘suplemento’. [...]

Debe tenerse en cuenta que las funciones semánticas son independientes de las sintácticas y que no conviene mezclarlas ni, como se hace a veces, utilizar las primeras para definir las segundas. Esto es, una definición del tipo “sintagma o frase que recibe directamente la acción del verbo” es más apropiada para la noción de ‘paciente’ que para la de ‘objeto o complemento directo’. [...] El uso que a veces se hace de las funciones semánticas para definir las funciones sintácticas ha llevado, en suma, en algunos casos a etiquetar como complementos circunstanciales a argumentos que forman parte del régimen verbal. [...]

Se puede concluir que las funciones sintácticas se definen por su relación, por su posición en la estructura jerárquica, y se reconocen por sus marcas. Las funciones semánticas (agente, paciente, experimentante...) que desempeñan los sintagmas y las oraciones indican también, por su parte, una determinada relación con el núcleo del predicado (semántica en este caso) y se definen nocionalmente. Conviene tener presente, en fin, que no existe una relación biunívoca entre funciones sintácticas y funciones semánticas y que no se puede, por tanto, definir unas en función de las otras.»

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, pp. 36-41]

Tipos de funciones

«Las clases de palabras y los grupos sintácticos establecen relaciones, es decir, vínculos que permiten interpretar su aportación semántica al contenido de la oración o de otro grupo sintáctico. Las funciones dependen muy a menudo de la posición que las palabras ocupan, pero también de otras marcas o exponentes sintácticos.

Así, la oración Llegará el lunes admite más de una interpretación según sea la relación que se establezca entre la expresión el lunes (un grupo nominal) y el verbo llegará. Si el lunes designa la entidad que se dice que va a llegar, será el sujeto de llegará, mientras que si la oración informa de que cierta persona o cosa no especificada ha de llegar ese día, será un complemento circunstancial. Así pues, ‘sujeto’ y ‘complemento circunstancial’ son funciones, en el sentido de relaciones de dependencia que nos permiten interpretar la manera en que se vinculan gramaticalmente ciertos segmentos con alguna categoría de la que dependen (un verbo en este caso).

Suelen distinguirse tres clases de funciones: sintácticas, semánticas e informativas.

Las funciones sintácticas (como sujeto) se establecen a partir de marcas o índices formales, como la concordancia de número y persona, además de la posición sintáctica.

Las funciones semánticas (como agente) especifican la interpretación semántica que debe darse a determinados segmentos en función del predicado del que dependen. Así pues, un sujeto puede ser agente (Javier abrió la puerta) o puede no serlo (La losa pesaba media tonelada).

Las funciones del tercer tipo (como foco) hacen referencia a la partición informativa de la oración (es decir, a la separación entre lo que se da por conocido y lo que se presenta como nuevo). La contribución de cada fragmento del mensaje depende en buena medida del discurso previo y de su papel en la articulación del texto, pero, a diferencia de los otros dos tipos de funciones, no está determinada por el significado de las piezas léxicas.»

[RAE: Nueva gramática de la lengua española. Manual. Madrid: Espasa Libros, 2010, § 1.6.1a y 1.6.1b]

Análisis sintáctico:

Predicado (Prädikat): ¿qué se afirma o se niega del sujeto?

Sujeto (Subjekt): ¿de quién o de qué se afirma o se niega algo?

Complemento objeto (Objekt): ¿a quién o a qué se refiere la acción del verbo?

Complemento directo (direktes Objekt): acusativo.

Complemento indirecto (indirektes Objekt): dativo.

Complemento circunstancial (Umstandsbestimmung): ¿bajo qué condiciones tiene lugar la acción verbal?

Atributo (Attribut): ¿qué clase de cosa es?, determinantes de un sintagma o frase nominal (un coche elegante, el coche de mi hermano, el coche que tiene mi hermano).

Aposiciones (Appositionen): yuxtaposición de dos sustantivos: coche cama; este coche, un Volvo, está fabricado en Suecia.

Predicado verbal (Verbalprädikat): llueve.

Predicado nominal (Prädikatsnomen) unido al sujeto mediante la cópula (Kopula): es bueno, está enfermo, parece grande.

Oraciones compuestas o complejas (Satzgefügen), compuestas de oración principal (Hauptsatz) y oración subordinada (Nebensatz).

Oración compleja - está formado por dos o más proposiciones que guardan entre sí una relación de coordinación o de subordinación. En la oración compleja hay proposiciones y no “oraciones”.

Proposición - secuencia formada por un grupo nominal sujeto y un grupo verbal predicado, que no es sintácticamente independiente sino que se integra en una oración compleja como uno de sus elementos.

Proposiciones coordinadas - entre ellas no existe ninguna dependencia gramatical, podrían funcionar como oraciones independientes: fuimos al fútbol y luego entramos en un cine.

Proposiciones yuxtapuestas - unión de dos proposiciones sin ningún nexo: llegué, vi, vencí.

Proposición subordinada - completa a una principal de la que depende: salimos cuando llovía.

Proposición subordinada sustantiva - es la que desempeña en la oración compleja la función de un sustantivo: oí que estaba murmurando de mí.

Proposición sujeto (Subjektsatz) - tiene el valor de sujeto de la principal: me apena que no haya querido venir.

Proposición complementaria directa (Objektsatz) - funciona como complemento directo del verbo de la principal: dijo que vendría.

Proposición complemantaria de un sustantivo o de un adjetivo - funciona como complemento de un nombre o de un adjetivo: tenía intención de venir.

Proposición adjetiva o de relativo (Attributiv- oder Relativsatz) – propisición complementaria de un sustantivo y que desempeña el mismo papel que desempeñaría un adjetivo que calificase o determinase al sustantivo: el ladrón que huía se escondió en un comercio.

Proposición circunstancial (Adverbialsatz) dentro de una oración compleja, desempeña la función característica del complemento circunstancial del verbo: ha ido donde nació (lugar); lo vi cuando paseaba por el parque (temporal); se marchó porque tenía que trabajar (causal); les prestó dinero para que compraran el piso (final); es como su padre (comparativa); te presto dinero si me lo devuelves (condicional); salimos aunque estaba lloviendo a cántaros (concesiva); pienso, luego existo (consecutiva); come como si estuviera muerto de hambre (modal).

Oraciones adverbiales – esta denominación tradicional no es aceptada por los autores para los que no se deben mezclar las categorías gramaticales o clases de palabras con las funciones sintácticas. Un adverbio puede ser un complemento circunstancial, pero no siempre.

 ●

«El concepto de PREDICADO se ha usado generalmente con dos sentidos, que se han mantenido en la actualidad entre los gramáticos a pesar de la relativa incomodidad que tal polisemia conlleva. En el primero de ellos, tomado estrictamente de la lógica, el predicado designa la expresión cuyo contenido se atribuye al referente del sujeto, así como el segmento sintáctico que la designa. En esta interpretación, el grupo verbal que se subraya en

El profesor de Matemáticas explicaba la lección a los alumnos con voz apagada

es el PREDICADO de esa oración, y su SUJETO es el profesor de Matemáticas. El predicado de la oración

La lluvia era fina

es, desde este mismo punto de vista, el grupo verbal era fina. Así pues, los predicados denotan, en este primer sentido, nociones que “se aplican” a los individuos designados por los segmentos nominales que concuerdan con ellos. Los predicados aportan, por tanto, propiedades, estados, procesos y acciones que se atribuyen a las personas o las cosas. A la unidad gramatical que el predicado forma con el sujeto se la llama tradicionalmente ORACIÓN. Los predicados constituyen un tipo de FUNCIÓN, en el sentido clásico del término. En efecto, en la tradición lógica y matemática, las funciones son relaciones que determinan la proporción en que varía una determinada magnitud establecida o medida a partir de otra que se toma como referencia. En la misma tradición, las funciones se consideran también relaciones que establecen conexiones, correspondencias o proyecciones entre elementos de dos dominios. Se dice tradicionalmente, en este sentido, que el predicado explicar la lección es una función que exige un elemento VARIABLE para ser completada o saturada: el sujeto. A los predicados se les sigue llamando en la lógica contemporánea FUNCIONES PROPOSICIONALES, puesto que constituyen PROPOSICIONES a partir del elemento nominal al que se aplican. En gramática se llama generalmente FUNCIÓN (o FUNCIÓN SINTÁCTICA) al papel gramatical desempeñado por un segmento sintáctico.

La noción de ‘predicado’ se usa también en un segundo sentido, más restrictivo que el anterior. En esta segunda interpretación, los predicados son categorías que designan estados, acciones, propiedades o procesos en los que intervienen uno o varios PARTICIPANTES. Así, el predicado de la oración

El maestro explicaba la lección a los alumnos

es el verbo explicaba. El verbo explicar denota, por su significado, una acción que requiere la concurrencia de tres participantes: una gente, que lleva a cabo la acción (el maestro, en este ejemplo), una materia o una información que se expone o se transmite (la lección, en este caso) y un destinatario al que esa acción se dirige (los alumnos). Los participantes seleccionados o elegidos por cada predicado en función de su significación se denominan ARGUMENTOS. A los argumentos corresponden diversas FUNCIONES SEMÁNTICAS (agente, paciente, lugar, etc.). Los argumentos han sido llamados también actantes o actuantes porque recuerdan los papeles que se atribuyen a los actores en las representaciones dramáticas (de hecho el término papel semántico es todavía frecuente en la lingüística actual en un sentido no muy lejano de este). Sea o no ajustada esa metáfora ya común, es indudable que los argumentos de un predicado representan en cierta forma un esqueleto de su significación, que se obtiene por abstracción o por reducción de las informaciones que el diccionario proporciona cuando los define.

Como se ha visto, los complementos argumentales introducen información exigida por o pedida por el significado de los predicados. Además de estos complementos, se reconocen en la tradición gramatical otros que aportan informaciones no exigidas por ellos. Esos otros complementos se llaman ADJUNTOS, término que equivale a ‘modificador no seleccionado’. Son adjuntos los adjetivos calificativos, las oraciones de relativo, muchos modificadores preposicionales del sustantivo (como la prensa de hoy, pero no la llegada de la primavera) o del adjetivo (feliz por su matrimonio). Los modificadores adjuntos de los verbos (no así los de otras clases de palabras) se denominan tradicionalmente COMPLEMENTOS CIRCUNSTANCIALES porque especifican las circunstancias que acompañan a las acciones o a los procesos. Aportan, pues, informaciones accidentales que completan alguna relación predicativa si estar exigidas por la naturaleza de esta. No existe una única clasificación semántica de los complementos circunstanciales. Se suelen distinguir tradicionalmente los de TIEMPO (trabajar por las tardes); LUGAR (construir una casa en la playa); COMPAÑÍA (estudiar con alguien); INSTRUMENTO (escribir con una pluma estilográfica); PROVECHO, BENEFICIO o DAÑO (comprar para alguien un regalo); MODO (bailar con gracia); CANTIDAD (esforzarse enormemente); FINALIDAD (ahorrar para adquirir una vivienda mayor), y CAUSA (viajar por placer). Como se ha indicado, el concepto de ‘adjunto’ es más abarcador que el de ‘complemento circunstancial’.»

[RAE: Nueva gramática de la lengua española. Madrid: Espasa Libros, 2009, § 1.12d-f]

«El hecho de que las funciones sintácticas representen REALIZACIONES GRAMATICALES de los argumentos viene a significar que el concepto de ‘argumento’ es más abarcador que el de ‘función sintáctica’, y se caracteriza en términos semánticos, en lugar de en términos estrictamente sintácticos. La estructura argumental de los predicados debe ser completada con la que aportan las funciones sintácticas, puesto que no es –en sí misma– información de naturaleza formal que sea visible de manera directa en la sintaxis, y también porque esa información combinatoria puede ser variable.»

[RAE: Nueva gramática de la lengua española. Madrid: Espasa Libros, 2009, § 1.12k]