SYMBOLFELD

Campo simbólico

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Zeigfeld / Deixis / Organon-Modell (K. Bühler)

 

Symbolfeld der Sprache

In der Zweifeldtheorie von K. Bühler die Ebene des sprachlichen Kontextes im Unterschied zum Zeigefeld der Sprache in einzelnen Kommunikationssituationen, das durch die jeweilige Ich-Jetzt-Hier-Origo als Koordinatennullpunkt bestimmt ist. Die Konstruktions- und Verständnishilfen des sprachlichen Kontextes sind klassifizierbar nach der Verwendung ihrer Elemente im Synsemantischen, Sympraktischen oder Symphysischen Umfeld der Sprache.“ [Bußmann, H., 759]

„Karl Bühler ha introducido dos importantes nociones de campo en la lingüística: campo mostrativo o demostrativo (Zeigfeld) y campo simbólico (Symbolfeld, Zeichenfeld). En efecto, una palabra pue- de hacer referencia a un lugar, a un tiempo, a una persona: yo, ahora, esto, mediante deixis. La palabra se encuentra entonces en un campo que desempeña el papel de señal indicativa. Pero su campo circundante pueden constituirlo otras palabras. Cuando decimos el cielo es azul, las palabras se relacionan entre sí como signos de determinados objetos y nociones: su Umfeld es ideal, contextual, simbólico.“   

[Lázaro Carreter, Fernando: Diccionario de términos filológicos. Madrid: Gredos, ³1968, p. 79]

„Las ideas lingüísticas de K. Bühler: Su teoría sobre la triple función del lenguaje: la apelativa, la expresiva y la representativa. Otro aspecto fundamental de la doctrina de Bühler es su concepto de campo en el lenguaje; distingue entre el campo mostrativo y el simbólico. El primero es el de la intuición sensible, y en él se estudia el valor de los demostrativos; el segundo es el de la coordinación ideal del signo al objeto significado. Dentro de este último se estudia el concepto de entorno, de gran importancia para el concepto de oración. Existe un hablar empráctico, que depende de la situación (en un café, por ejemplo, si digo: ¡Un café!, la expresión tiene sentido y es completada por la situación en que es pronunciada), y un hablar autosemántico concluso, que tiene sentido por sí mismo - por lo menos hasta cierto punto, puesto que puede darse también un cierto grado de dependencia, pero no de la situación local, sino de la temporal (así, una expresión como el rey ha muerto se refiere implícitamente a un ahora o presente) -. Se llega a un total desprendimiento de toda clase de circunstancias en expresiones del tipo de dos y dos son cuatro. La oración completa es la pura proposición representativa del tipo S ® P (S es P), con o sin verbo.“

[Roca-Pons, J.: Introducción a la gramática. Madrid: Teide, 51980, p. 275-276]