SEM

Sema o semema

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Semantisches Feld / Appelativ / Arbor Porphyrii / Substanz / Gattung / Genus / Differentia / Klassifikation / Individuum / Eigenname / Deonomastik / Appellativum / Subjekt / Kategorien / Begriff / Universalienproblem / Monem / Bedeutung / Sinn / Semantik

 

Sem [gr. sêma ‘Zeichen’].

In der Semantiktheorie von A. J. Greimas Grundeinheit der semantischen Analyse im Sinne von kleinsten distinktiven Bedeutungskomponenten, mittels derer die Gesamtbedeutung von sprachlichen Ausdrücken in Lexikoeinträgen beschrieben wird (> Semantisches Merkmal, Komponentenanalyse)“. [Bußmann, H., S. 672]

Seme

Die Semantik definiert ein Wort als Bündel von Bedeutungsmerkmalen. Diese machen zusammen die Bedeutung eines Wortes und seine Abgrenzbarkeit von anderen Wörtern aus. Die Bedeutungsmerkmale nennt man Seme. Man kann sie sich wie kleine Bedeutungsatome vorstellen, die, je nach Zusammenstellung, ein anderes Wort ergeben. Kombiniert man die Seme orange, rund, mittelgroß, essbar, schälbar, so erhält man Orange. Tauscht man nun das Sem mittelgroß durch klein aus, so spricht man nicht mehr von einer Orange, sondern von einer Mandarine. Jedes Wort enthält unendlich viele Seme, man zählt jedoch nur diejenigen auf, die zu einer Definition des Wortes, das heiß zur Abgrenzung von anderen Wörtern, notwendig sind. Das können, je nach Vergleichswort, unterschiedliche Bedeutungsmerkmale sein.

Der Vorgang der Betrachtung der Seme ist die Komponentenanalyse. Dabei werden die Merkmale durch positiv [(+)] und negativ [(-)] unterschieden.“

[Daheim, C./Feld, S./Heising, A./Pflugmacher, T.: Alles, was Sie schon immer über Sprache wissen wollten, aber nie zu fragen wagtenScript zum Grundkurs Linguistik. Universität Gesamthochschule Essen, General and Theoretical Paper No. 488, Essen: LAUD 2000, S. 76]

Sem ¹ Lexem

Nach B. Pottier sind Seme diejenigen unterscheidenden Züge, die ein Lexem konstituieren. So wird das französische /mettre/ oder das englische /put/ im Deutschen durch weitere Seme differenziert: /setzen/ (wenn der Gegenstand mehr als Masse aufgefasst wird) - /stellen/ (wenn der Gegenstand höher als breit ist) - /legen/ (wenn der Gegenstand länger als hoch ist). Seme sind also distinktive Minimaleinheiten der Inhaltsseite.

Lexematisch-semiologische Matrix nach A. J. Greimas (vereinfacht):

Jedes Lexem der Liste wird durch die Anwesenheit einer bestimmten Anzahl von Semen und durch die Abwesenheit anderer Seme charakterisiert. So werden die komplementären Lexeme (Sympleronym) hoch/tief durch die Anwesenheit des Sems Vertikalität charakterisiert, die zur Abwesenheit dieses Sems in den Lexemen lang/kurz + breit/lang in Opposition steht, die ihrerseits durch das Sem Horizontalität charakterisiert wird. Folglich bewirken die Sem-Oppositionen Disjunktionen zwischen Elementen.“ [Heupel, Carl, S. 210]

„Luis Prieto (1966) erinnert daran, dass die »zweite Gliederung« die Ebene derjenigen Elemente ist, die keine Faktoren der von den Elementen der ersten Gliederung denotierten Bedeutung darstellen, sondern nur unterscheidenden (Stellen- und Oppositions-) Wert haben; und er nennt diese Elemente Figuren (da man sie, wenn man das Modell der verbalen Sprache verlässt, nicht mehr Phoneme nennen kann); die Elemente der ersten Gliederung (Moneme) sind dagegen Zeichen (die eine Bedeutung denotieren oder konnotieren).

Prieto nennt dagegen Sem ein besonderes Zeichen, dessen Signifikat nicht einem Zeichen entspricht, sondern einer Aussage der Sprache. Das Verkehrsschild, das die Fahrrichtung untersagt, z. B., das uns zwar als ein visuelles Zeichen mit einer unzweideutigen Bedeutung erscheint, kann nicht in Beziehung gesetzt werden zu einem äquivalenten verbalen Zeichen, sondern zu einer äquivalenten Aussage (»Fahrrichtung untersagt« oder »Verboten, auf dieser Straße in dieser Richtung zu fahren«).

Auch die gröbste Silhouette eines Pferdes entspricht nicht nur dem verbalen Zeichen »Pferd«, sondern einer Reihe von möglichen Aussagen vom Typ: »stehendes Pferd im Profil«, »das Pferd hat vier Beine«, »das ist ein Pferd« usw.

Wir haben also Figuren, Zeichen und Seme (oder ikonische Aussagen) vor uns, und wir werden im folgenden merken, dass alle angeblichen visuellen Zeichen in Wirklichkeit «Seme» sind. (Wir sprechen von nun an lieber von »ikonischer Aussage« als von »Sem«, da der Terminus »Sem« in der Semantik sowohl für »semantische Einheit« als auch für »Bestandteil einer semantischen Einheit« oder »semantischer Zug« gebraucht wird. Prietos »Sem« entspricht einer komplexen Kette von semantischen Einheiten, die aus vielen semantischen Zügen und Bestandteilen besteht. Wo wir uns auf den Text von Prieto beziehen, schreiben wir »Sem« in Anführungszeichen).

Nach Prieto ist es möglich, »Seme« zu finden, die zwar in Figuren, nicht aber in Zeichen zerlegt werden können; d. h. sie können in Elemente mit unterscheidendem Wert zerlegt werden, die jedoch für sich keine Bedeutung haben.”

[Eco, Umberto: Einführung in die Semiotik. München: Wilhelm Fink, 1972, S. 236-237]

Sema  rasgo distintivo mínimo del significado.

Semema reunión de semas diferentes.

Análisis semasiológico  desde el semema conduce a los distintos semas.

Análisis onomasiológico  desde el estudio de los semas, conduce al semema.

Campo léxico los semas permiten estructurar en varias oposiciones un conjunto denominado campo léxico. Por ejemplo: del sema superficie plana + sirve para sentarse + con patas + para una persona + cuatro patas + con respaldo + con brazos > semema SILLÓN.

Valor  establece el significado de un signo por el lugar que ocupa en el esquema en relación con los otros. La estructuración del léxico en campos supone la aceptación de la posibilidad de articular semánticamente el vocabulario a partir del concepto de valor.

«Sema

1. Término usado alguna vez como sinónimo de semantema.

2. Entre los fonólogos, el más pequeño elemento gramatical. “Por ejemplo, en la palabra latina barb / at / us, los tres semas últimos: el masculino, el singular y el nominativo, están acumulados” (Skalička). Designa también, por tanto, la noción que expresa el morfema. Así, dice Mathesius: “[Distinto es el problema del llamado] morfema cero, es decir, de uno o de varios semas que son expresados por el cero fonológico. Esto solo es posible en el seno de un pequeño sistema semántico (por ejemplo, en el interior de una declinación), en el que es preciso reconocer, para el caso en cuestión, la existencia del sema. Por ejemplo, el gen. plural zen en checo, en el cual la unión bisemática del genitivo y del plural se expresa con el morfema cero“.»

[Lázaro Carreter, F.: Diccionario de términos filológicos. Madrid: Gredos, 1968, p. 361]

Sema (gr. sêma ‘signo’): Unidad mínima del plano del contenido; su definición cambia de autor a autor. Por analogía con los rasgos distintivos en fonología, el sema es considerado como un rasgo distintivo semántico. De esta manera Pottier analiza el fr. chaise ‘silla’ en siete sememas, todos ellos de signo positivo menos los dos últimos: ‘objeto, no animado’, ‘para sentarse’, ‘con patas’, ‘para una sola persona’, ‘con respaldo’, ‘con brazos’, ‘de material sólido’. Es evidente que variando los valores de estos semas con la conmutación obtendremos la correspondiente conmutación del signo (tabouret, sofa, canapé, fauteuil, pouf). Una misma articulación del concepto de sema, usada sólo ocasionalmente, es aquella dada por E. A. Nida, donde se distingue una jerarquía compuesta, en orden creciente, por sema (con sus alosemas), semema (con episemas y alepisemas), episemema, macrosema (con alomacrosemas), macrosemema; la totalidad de la jerarquía puede ser lingüi- o entno-.

Semas intrínsecos y extrínsecos son para Buyssens los semas motivados o inmotivados.

Sema lexicógeno. Para Guiraud, un sema que por su importancia es capaz de influir en la creación del signo lingüístico: el nombre del ave occhione <‘alcaraván> demuestra la magnitud de un s. l. ‘dotado de grandes ojos’.“ [Cardona G. R., p. 250-251]

Análisis sémico

Dentro del paradigma estructuralista, el ‘análisis sémico’ de las unidades léxicas, junto al análisis de las relaciones léxicas y al estudio de los campos semánticos o léxicos, constituye uno de los objetivos más importantes de la semántica lexicológica.

El ‘análisis sémico’, término vinculado a las escuelas semánticas europeas, en especial las francesas de B. Pottier (1968 a) y J. Greimas (1966, 1970), y las alemanas de K. Heger (1974) y K. Baldinger (1970), asume que el significado o sentido de una unidad léxica es equivalente a su contenido semántico, y que éste está constituido por una serie de unidades mínimas, llamadas SEMAS, que hay que descubrir; al procedimiento de descubrimiento que se sigue para la configuración de los semas se le llama ‘análisis sémico’, y también análisis de contenido. En los Estados Unidos, la semántica ha seguido un proceso similar, considerando que el significado está constituido por MARCADORES (Katz y Postal, 1964), o por COMPONENTES (Nida, 1975; Weinreich, 1964) y ha recibido el nombre de análisis componencial. Esta metodología tiene sus antecedentes en los estudios taxonómicos llevados a cabo sobre ciertos dominios semánticos: (parentesco, linaje, etc.) por The Bureau of American Ethnology y, especialmente, por Lounsbury (1964) y por Goodenough (1970); por ejemplo, tía puede ser analizada con los siguientes componentes: «parentesco», «generación ascendente en primer grado», etc.

El ‘análisis sémico’ es un claro estudio de la metodología atomista o microlingüística, propia del estructuralismo, interesada en la búsqueda de las unidades mínimas. Hay dos ejemplos clásicos del análisis sémico. El primero, realizado por la lingüística francesa con las palabras silla, sillón, taburete, etc.; todas estas unidades léxicas tendrían en común el ARCHISEMEMA (rasgo semántico propio de todos ellos) «asiento», y como rasgos específicos o diferenciales «los brazos», «el respaldo», «el número de patas», etc., y el segundo, por la lingüística norteamericana, con el verbo to kill. En la lingüística norteamericana la caracterización del contenido de to kill se expresa de la siguiente manera: (cause (become (not) (alive)))).

Este procedimiento de análisis, como apunta Lyons (1969: 472), está inherente en el método tradicional del género y de especie, y nade den ansia de generalización que existe en la naturaleza humana. Este análisis guarda un paralelismo con el fonológico: el sema equivale al rasgo fonológico pertinente, el semema al fonema, y el archisemema al archifonema. Pero hay diferencias muy grandes entre los dos tipos de análisis, por ejemplo, el conjunto de rasgos fonológicos es limitado y de carácter universal, y tienen un soporte acústico o articulatorio comprobable experimentalmente, además de presentarse en una ordenación binaria. En cambio, los semas, con la excepción de los clasemas, pertenecen a clases abiertas y son difícilmente aprehensibles.”

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 52]

Sema

En algunas escuelas lingüísticas, sobre todo dentro del paradigma estructuralista, se asume que el significado o sentido de una unidad léxica es equivalente a su contenido semántico, y que éste está constituido por una serie de unidades mínimas, llamadas ‘semas’, que hay que descubrir. Al procedimiento de descubrimiento de los ‘semas’ se le llama análisis sémico, término vinculado a escuelas semánticas europeas, en especial las francesas de B. Pottier (1968 a) y J. Greimas (1966, 1970), y las alemanas de K. Heger (1974) y K. Baldinger (1970).

Los ‘semas’ no son más que las propiedades de las unidades léxicas y, como tales, representan el último grado de formalización real, constituyendo una abstracción dotada de contenido sustancial (Fernández Laborans, 1967: 54). Los ‘semas’ se clasifican en semas nocionales y semas categoriales. Normalmente se distinguen cuatro tipos de ‘semas nocionales’: genérico, específico, connotativo y ocasional.”

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 509]

«Sema

a) Es, dice la Terminología, la unidad mínima de significación.

O “cada uno de los rasgos diferenciales de las palabras que pertenecen a un campo semántico” (Lázaro Carreter).

Tomemos la palabra torbellino. Los semas que componen su significado son: perturbación atmosférica, viento, un giro circular y reducido a una pequeña área geográfica. Esta palabra está constituida, pues, por cuatro semas cuya integración nos da el concepto de torbellino.

b) Vamos a sustituir el sema 4 (área pequeña) por un nuevo sema: extensa área geográfica. Ya no es torbellino, sino huracán. (Huracán y torbellino pertenecen al mismo campo semántico porque tienen semas comunes: perturbación atmosférica, viento, circular, y otros por los que se oponen: extensa área geográfica frente a pequeña área geográfica

[Alonso Marcos, A.: Glosario de la terminología gramatical. Unificada por el Ministerio de Educación y Ciencia. Madrid: Magisterio Español, 1986, p. 275]