SATZARTEN SPANISCH

Clasificaciones oracionales en español

(Recop.) Justo Fernández López

 

[Vgl. A. Alonso Marcos: Glosario de terminología gramatical. Madrid: Magisterio, capítulo 16, 1986.

Onieva Morales, J. L.: La gramática de la Real Academia Española (Resumida y aclarada). Madrid: Playor, 1993, pp. 289-290.

RAE: Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Madrid: Espasa-Calpe, 1977, p. 504]

«oración.

Estructura sintáctica constituida por un sujeto (sujeto) y un predicado (predicado).

activa. La que no tiene forma o valor pasivo.

adjetiva. La subordinada que funciona como un adjetivo y, por tanto, modifica a un sustantivo. Va siempre introducida por un relativo (relativo) y puede ser explicativa (explicativo) o especificativa (especificativo): Mi amiga, que estaba al corriente de todo, no dijo nada; La ciudad donde viven mis padres está en la costa.

adverbial. La subordinada que funciona como un adverbio (adverbio): Tengo que hablar con ella antes de que se marche.

adversativa. La que, encabezada por las conjunciones adversativas pero, mas o sino (que), expresa un sentido parcial o totalmente opuesto al implícito en la oración precedente: El equipo ganó, pero no jugó bien; o sustituye a lo negado en la oración anterior: Pepe no estudia, sino que trabaja como camarero.

causal. La subordinada que expresa la causa de lo enunciado en la oración principal: El suelo está mojado porque ha llovido; o el fundamento o motivo que induce al hablante a expresar lo enunciado en la principal: Ha llovido, porque el suelo está mojado.

comparativa. Aquella en la que se establece una comparación entre dos términos: Tus méritos son mayores que los míos; Bailo mejor que canto; Juan es rubio como su padre.

compuesta. La que consta de dos o más predicados con sus verbos respectivos: Fui al cine con mis amigos y nos divertimos mucho; Si llueve, no iremos al campo.

concesiva. concesivo.

condicional. La subordinada que expresa la condición que debe cumplirse para que se verifique lo enunciado en la oración principal: Si me necesitas, llámame.

consecutiva. La que expresa la consecuencia de lo enunciado en la oración precedente: Anoche dormí mal, así que estoy muy cansada; Estaba tan cansado que se acostó vestido.

coordinada. La que se une a otra oración mediante una conjunción, sin que exista relación de dependencia entre ellas: Se me ha bloqueado el ordenador (primera coordinada) y no puedo trabajar (segunda coordinada); Me gustaría que estuvieras atento (primera coordinada) o, al menos, que no hicieras ruido (segunda coordinada).

copulativa. La que contiene un verbo copulativo (verbo, 4): Los resultados son excelentes; La sala estaba desierta.

de infinitivo. La subordinada cuyo verbo está en infinitivo: Me encantaría verte pronto.

dependiente. La que depende sintácticamente de otra, llamada principal: Me dijeron que te ibas de vacaciones; Estamos contentos porque nos han aprobado el proyecto.

de relativo. relativo.

desiderativa. La que expresa un deseo del hablante (desiderativo): Ojalá la ayuda llegue a tiempo.

enfática de relativo. relativo.

enunciativa. La que enuncia un hecho, afirmándolo o negándolo: Me han regalado un libro; No sonó la campana.

especificativa. Ver: adjetiva.

exclamativa directa. La oración independiente de valor exclamativo (exclamativo); en la escritura suele aparecer entre signos de exclamación: ¡Cómo llueve!; ¡Qué bien te queda ese traje!

exclamativa indirecta. La que, encabezada por un pronombre, un adjetivo o un adverbio exclamativos, depende de un predicado principal: Es impresionante cómo toca el saxo.

exhortativa. exhortativo.

explicativa. Ver: adjetiva.

final. La subordinada que expresa la finalidad o intención con que se realiza lo enunciado en la oración principal: Ahorro para que no me falte nada el día de mañana.

impersonal. impersonal.

interrogativa directa. La oración independiente cuya finalidad es obtener una información; en la escritura aparece entre signos de interrogación: ¿Qué hora es?; ¿Leíste el anuncio?

interrogativa indirecta. La que, encabezada por un pronombre, un adjetivo o un adverbio interrogativos, o por la conjunción si, depende de un predicado principal: Dime quién ha sido; Ya sé cómo se llamaba el autor; El aduanero le preguntó si tenía algo que declarar.

modal. La subordinada que expresa el modo o manera en que se lleva a cabo lo enunciado en la oración principal: Pinté la casa como me dijiste.

negativa. La que niega lo denotado por el verbo: Hoy no he comido nada; Nunca me acostumbraré a esto.

pasiva. La que tiene forma o valor pasivo (pasivo, 1).

principal. Oración de la que dependen o que incluye una o varias oraciones subordinadas: Si puedo, te llamaré.

simple. La que consta de un solo predicado y, por tanto, no contiene ninguna otra oración: Cómprame el periódico.

subordinada. La que depende de otra o de un elemento de otra oración: Te llamaré cuando llegue; Estoy harto de que me trates así; El chico que vino conmigo es ingeniero.

sustantiva. La subordinada que desempeña funciones propias del sustantivo (sujeto, complemento directo y término de preposición): Me alegra que hayas venido; Necesita que le ayuden; Confío en que sabrá entenderlo.

temporal. La subordinada que expresa tiempo: Siempre que oigo música, me siento mejor; Me iré cuando haya terminado el trabajo.

yuxtapuesta. La que, dentro de un enunciado, se une a otra u otras del mismo nivel sintáctico sin nexo o palabra de enlace entre ellas; se separan con comas (a veces, punto y coma) en la escritura: En vacaciones mis hijos hacen deporte, yo leo, mi marido toma el sol, en fin, cada uno hace lo que le gusta

[Real Academia Española: Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana, 2005, p. 766-767]

«Oración:

Unidad mayor de análisis sintáctico, que está constituda por un sujeto y un predicado y contiene un verbo conjugado. (Cf. Enunciado, Proposición).

Oración activa. Oración en la que el agente desempeña la función de sujeto y el paciente la de objeto y el verbo está en voz activa: El arquitecto construyó el edificio en 1936.

Oración aseverativa. Véase Oración declarativa o enunciativa.

Oración atributiva. 1. Véase oración copulativa adscriptiva. 2. También se han identificado como atributivas aquellas oraciones que contienen una predicación secundaria. (Cf. Atributo)

Oración compleja. 1. Oración que contiene una oración subordinada: Juan dijo que vendría. (Cf. Oración compuesta). 2. Oración que contiene dos o más predicados con independencia de cuál sea la relación sintáctica que exista entre ellos: Juan dijo que vendría, Juan entró y nosotros nos fuimos. (Véase Oración compuesta. Cf. Oración simple.)

Oración compuesta. 1. Oración constituida por dos oraciones relacionadas por coordinación: Juan entró y nosotros nos fuimos. (Cf. Oración compleja). 2. Oración que contiene dos o más estructuras predicativas, con independencia de cuál sea la relación sintáctica que exista entre ellas: Juan dijo que vendría, Juan entró y nosotros nos fuimos. (Véase oración compleja. Cf. Oración simple.)

Oración copulativa. Oración de predicado nominal, con verbo copulativo. Las oraciones copulativas pueden ser adscriptivas o de caracterización, cuando se predica una propiedad del sujeto o se le incluye en una clase (María es guapa, Los leones son mamíferos), e identificadoras o ecuativas, cuando se establece la identidad de los referentes de dos expresiones lingüísticas (El asesino es el mayordomo).

Oración declarativa o enunciativa. Oración en la que se hace un juicio o una aseveración (Tengo frío). Puede ser afirmativa o negativa. (Véase Oración aseverativa.)

Oración desiderativa u optativa. Oración que expresa un deseo, generalmente con verbo en subjuntivo: Ojalá venga María.

Oración dubitativa. Oración que expresa una duda, generalmente con verbo en subjuntivo: Quizá venga María.

Oración ecuacional. Véase Oración escindida, Perífrasis de relativo.

Oración escindida. Véase Oración ecuacional, Perífrasis de relativo.

Oración exclamativa. Oración que contiene un pronombre, un adjetivo, un adverbio o una construcción exclamativos y significa exclamación. Puede ser directa, si no va subordinada a otra (¡Qué vestido más bonito lleva María!), o indirecta, si se subordina a otra (Mira qué vestido más bonito lleva María).

Oración imperativa o exhortativa. Oración mediante la cual se ordena, generalmente con el verbo en imperativo: Siéntense todos.

Oración impersonal. Oración cuyo sujeto gramatical no tiene referencia ni papel semántico (impersonal gramatical, v.g., Llueve), o no puede determinarse por ser indefinido, arbitrario o genérico (impersonal semántica, v.g., Llaman a la puerta, Se entra poe ahí).

Oración interrogativa. Oración mediante la cual se formula una pregunta. Puede ser directa, si no va subordinada a otra (¿Qué ha comprado María?), indirecta, si se subordina a otra (No me dijo qué había comprado María), parcial, si va introducida por un pronombre o adverbio interrogativo, que es por lo que se pregunta (¿Dónde vives?), total, si se pregunta por la verdad o falsedad de todo el enunciado (¿Ha venido Juan?), o retórica, enunciado formalmente interrogativo en el que el emisor no es neutral con respecto al contenido proposicional, sino que favorece explícitamente una determinada opción. Las preguntas retóricas suelen contener algún marcador negativo (¿No es una criatura maravillosa?).

Oración intransitiva. Oración que contiene, como núcleo de su predicado, un verbo intransitivo o usado intransitivamente: Los patos nadan. (Cf. Oración transitiva.)

Oración nominal. Oración cuyo predicado no es de carácter verbal, sino nominal, adjetival o adverbial (Dentro de cien años, todos calvos).

Oración pasiva. Oración cuyo predicado tiene como núcleo un verbo en voz pasiva: El edificio fue construido en 1936. (Cf. Oración activa.) Una pasiva refleja es una oración en forma activa que contiene un sujeto paciente y cuyo verbo va acompañado por el morfema se: Las casas aún no se han construido.

Oración principal. En una oración compleja o compuesta, aquella a la cual se subordina otra: Cuando llegaron, ya estábamos cenando. (Cf. Oración subordinada.)

Oración recíproca. Oración que contiene un verbo con un pronombre recíproco. Las oraciones recíprocas suelen llevar las formas el uno al otro, los unos a los otros, recíprocamente, mutuamente, etc.: Se lavaron (las manos) {los unos a los otros/mutuamente}. (Cf. Oración reflexiva.)

Oración reflexiva. Oración que contiene un verbo con un pronombre reflexivo: Juan se lavó (las manos). (Cf. Oración recíproca.)

Oración simple. Oración que contiene un solo verbo en forma personal: Ana canta por las mañanas. (Cf. Oración compleja, Oración compuesta.)

Oración transitiva. Oración que contiene, como núcleo de su predicado, un verbo transitivo: Juan estudia inglés. (Cf. Oración intransitiva.)

Oración yuxtapuesta. Oración que se una a otra sin ningún nexo: Entró por la puerta, se sentó, no dijo nada

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, p. 84-86]

«Oración subordinada:

Oración que modifica a un elemento de otra oración o a otra oración en su conjunto. (Cf. Oración principal.)

Oración subordinada adjetiva. Oración subordinada que desempeña la función de un adjetivo con respecto a un nombre. Habitualmente, este término se usa como sinónimo de ‘oración subordinada de relativo’. Nótese, no obstante, que hay oraciones adjetivas, como las oraciones participiales (el libro escrito por Cervantes), que no tienen la forma de una oración de relativo, así como oraciones de relativo que no son adjetivas, como las relativas apositivas que modifican a una oración (Llegó tarde, lo cual nos molestó mucho.)

Oración subordinada adverbial. Oración no seleccionada por el verbo. Las subordinadas adverbiales se suelen dividir en adverbiales propias, cuando pueden ser sustituidas por un adverbio (las subordinadas de lugar, tiempo y modo), y adverbiales impropias, cuando no puede sustituirlas un adverbio (las subordinadas causales, finales, concesivas y condicionales). (Cf. Oración subordinada circunstancial.)

Oración subordinada causal. Oración subordinada que expresa la causa de lo denotado por la oración principal: Tose porque tiene bronquitis. (Cf. Causalidad.)

Oración subordinada circunstancial. Algunos autores prefieren esta denominación a la de 'oración subordinada adverbial', y dentro de las subordinadas circunstanciales distinguen entre circunstanciales adverbiales (las que se pueden sustituir por un adverbio) y no adverbiales (las que no pueden ser sustituidas por un adverbio). (Cf. Oración subordinada adverbial.)

Oración subordinada comparativa. Oración mediante la cual se expresa el segundo término de una comparación (María es más lista de lo que crees). La mayoría de los autores consideran estas oraciones como subordinadas, si bien algunos las incluyen en el grupo de las coordinadas por no desempeñar una función con respecto al verbo principal. Otros autores, por su parte, destacan que la oración comparativa no complementa a la principal sino a un cuantificador que, a su vez, modifica a un elemento de esta y ponen, así, en cuestión su condición de adverbial o circunstancial. Las construcciones comparativas pueden ser de igualdad (Juan es tan alto como tú habías dicho) o de desigualdad; entre estas últimas se distinguen las comparativas de superioridad (Juan ha comido más de lo que aguantaba su cuerpo) y de inferioridad (María habla menos de lo que debería).

Oración subordinada concesiva. Oración subordinada que expresa un impedimento a pesar del cual se cumple lo expresado en la principal: Aunque llueve, saldremos.

Oración subordinada condicional. Oración subordinada que indica una situación hipotética que ha de cumplirse para que se cumpla también lo expresado en la principal: Si vinieras, verías mi nueva cocina. (Cf. Apódosis, Prótasis.)

Oración subordinada consecutiva. Oración subordinada que expresa una consecuencia de la principal (Juan es tan listo que ha llegado a preocupar a sus padres, Tantas veces va el cántaro a la fuente que al final se rompe, Tal es su ignorancia que no sabe ni dónde está su propio pueblo). Algunos autores piensan que, como en el caso de las oraciones comparativas, una oración consecutiva no complementa a la principal sino a un cuantificador que, a su vez, modifica a un elemento de esta y ponen, así, en cuestión su condición de adverbial o circunstancial. (Cf. Oración coordinada consecutiva).

Oración subordinada de relativo o relativa. Oración subordinada introducida por un pronombre o un adverbio relativo. Puede ser especificativa, si restringe el conjunto de elementos denotado por el nombre al que modifica (Los estudiantes que fueron aceptados en la Facultad celebraron su triunfo), o explicativa, si funciona como una aposición (Los estudiantes, que fueron aceptados en la Facultad, celebraron su triunfo).

Oración subordinada final. Oración subordinada que denota finalidad u objetivo de lo expresado en la principal: Te lo explicaré de nuevo para que lo entiendas.

Oración subordinada locativa o de lugar. Oración subordinada que localiza la acción o el proceso expresados por la principal en un lugar determinado: Nos encontraremos donde vive Juan.

Oración subordinada modal o de modo. Oración subordinada que indica la manera en la que se lleva a cabo o tiene lugar la acción o el proceso expresados por la principal: Lo haremos como debe hacerse.

Oración subordinada sustantiva o completiva. Oración subordinada que desempeña las funciones típicas de los sintagmas nominales: sujeto (Me gustaría que te quedaras), objeto directo (Me dijo que me quedara), complemento de una preposición (Cuento con que me ayudes), etc.

Oración subordinada temporal o de tiempo. Oración subordinada que localiza la acción o el proceso expresados por la principal en un momento determinado: Nos encontraremos cuando sea posible

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, p. 86-87]

 

«Tipos de subordinadas

Las oraciones subordinadas se dividen tradicionalmente en tres grupos: sustantivas (o argumentales, porque, con escasas excepciones, son las únicas que constituyen argumentos de algún predicado): Mencionó que llegaría hoy; Prometo estudiarme la lección; Dime cómo te va; adjetivas o de relativo: el color que te gusta, las personas a las que me refiero, nada que decir; adverbiales o circunstanciales: Aunque no te lo creas, me gusta la música que oyes; Si quieres, te espero; Este autor escribe como a mí me gustaría escribir.

La distinción tradicional entre estas tres clases de subordinadas se apoya en una equivalencia o correspondencia aproximada entre las categorías y las funciones. Así, las subordinadas sustantivas ejercen las funciones características de los grupos nominales: Mencionó {que llegaron ~ su llegada}. Las adjetivas corresponden a las oraciones de relativo con antecedente expreso, al que modifican a la manera de los adjetivos, como en el libro que estoy leyendo, la casa donde vivo, el autor cuyo texto pretendo identificar. Las relativas con antecedente implícito no funcionan como adjetivos, sino que se asimilan a los grupos nominales, adverbiales o preposicionales: quien usted señale, lo que a ti tanto te gusta, cuando se ponga el sol, etc. El término oración subordinada de relativo alude a la forma en la que la oración está construida, ya que una oración de relativo es, en efecto, la que contiene un relativo. Por el contrario, el término subordinada adjetiva alude a la función sintáctica que la oración desempeña, similar a la de los adjetivos.

El tercer grupo de oraciones subordinadas, las adverbiales o circunstanciales, es el más polémico de los tres, hasta el punto de que son raras las gramáticas modernas que les dan cabida como unidades del análisis sintáctico. De hecho, el paralelismo con los adverbios en los que se basa esa denominación es inexacto y puede estar forzado, ya que no existen adverbios que puedan sustituir a las oraciones finales, concesivas, causales, etc. El problema no se resuelve sustituyendo el término adverbial por circunstancial, ya que las prótasis condicionales o concesivas no son complementos circunstanciales, sino que participan en estructuras bimembres (denominadas tradicionalmente períodos). Por otra parte, la clase de las subordinadas adverbiales da lugar a cruces, solapamientos o traslapes con otras clases de oraciones. Así, en Este autor escribe como a mí me gustaría escribir, la presencia del adverbio relativo como asimila el segmento subrayado a las relativas sin antecedente expreso (cf. del modo como a mí me gustaría escribir), a pesar de lo cual se considera tradicionalmente una subordinada adverbial. En esta obra se empleará el término subordinación adverbial cuando se desee recordar su contenido tradicional o abarcar conjuntamente el grupo que corresponde a estas oraciones en la tradición gramatical hispánica. También se aplicará el término subordinada adverbial a las oraciones subordinadas de gerundio, como en Salió de la casa dando un portazo.»

[RAE: Nueva gramática de la lengua española. Manual. Madrid: Espasa Libros, 2010, § 1.7.3a-c]