RELIEFBILDUNG

Relieve

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Relevación / Hervorhebungsstrukturen / Realce

 

Relieve - Reliefbildung / Hervorhebungsstrukturen

Formas sintácticas de relieve:

Con la construcción ser + pronombre relativo (tipificada como lo que ... es N) se pueden destacar las funciones nucleares de la oración de sujeto-predicado verbal. La fórmula tiene algunas restricciones de realización derivadas llenado de las funciones. Este hecho es independiente del aspecto formal de la construcción: de sus características estructurales y de sus relaciones paradigmáticas (con las oraciones base). Las restricciones son semánticas y se establecen por la incompatibilidad de los rasgos de significado del pronombre relativo y realizaciones particulares de la función; tal es el caso de algunos pronombres indefinidos, como alguien, nadie, ninguno, o de la presencia de adverbios y conectores como también, tampoco, hasta, incluso, cuyo significado incluye correlaciones o presuposiciones. En la construcción:

Entonces fue cuando ella lo miró, con triste, íntima sorpresa.

se realiza el circunstancial de tiempo, que aparecería sin el mismo relieve en:

Entonces ella lo miró, con triste, íntima sorpresa.

Esta oración base está representada en la primera por la proposición de relativo, que desdobla el circunstancial con el relacionante cuando, y lo identifica en un nuevo predicado con ser mediante la expresión pertinente (entonces). Ésta y el relacionante tienen el mismo rasgo específico ‘tiempo’, que en otros casos puede ser ‘humano’ (él es quien / el que ...), ‘lugar’ (en el campo es donde ...), etc. Desde el punto de vista semántico se establece la identidad referencial de los dos constituyentes que acompañan a ser.

Realce nominal:

Los constituyentes en construcción con ser son nominales cuando se ponen de relieve el sujeto, el objeto directo (no ‘personal’), el predicado y el predicativo de la oración base. Si ésta fuese:

Eres imaginativo,

el análisis de la estructura de relieve no ofrece dudas: el adjetivo es predicativo:

Imaginativo es (lo que eres).

Tomando en cuenta la figura tonal de esta oración, observamos que la cima melódica se sitúa en el constituyente destacado sintácticamente, que es el predicativo.

Es IMAGINATIVO lo que eres.

Lo mismo ocurre con otros contextos. Los constituyentes aparecen en determinados órdenes, pero la cima melódica 1 recae en todos en el constituyente identificador:

*Es el que salió PEDRO.

Por consiguiente, en la fórmula de relieve, la proposición sustantiva de relativo es el sujeto y el constituyente destacado el predicativo:

Es Pedro (el que salió).

Estructura sin realce:

Cualquiera de las oraciones examinadas puede seguir en el diálogo a otras como: ¿Salió Francisco?; Alguien salió; ¿Quién salió?, en las que se supone la salida de alguien no identificado o identificado erróneamente.

Una secuencia sintáctica formada por proposición de relativo + ser + sustantivo, puede responder no a una pregunta por el sujeto, sino a una pregunta por el predicativo. En la respuesta, que no expresa ningún realce, es la proposición la que contiene la cima melódica, y por lo tanto funciona como predicativo, a la inversa de la fórmula de relieve.

(¿Cuál / quién es Pedro?) Pedro es el que SALIÓ. / El que SALIÓ es Pedro.

Es el que SALIÓ, Pedro. / *Es Pedro el que SALIÓ.

Realce de adverbios y complementos:

La función que se realza puede manifestarse con adverbio, complemento o gerundio (que no pueden interpretarse como sujeto); el relativo también puede requerir preposición:

... a quien el campo dicta su mejor lección es al poeta.

Trabajando es como no se puede uno hacer rico.  (Pío Baroja)

La proposición de relativo es sustantiva y funciona como sujeto de la oración; el constituyente destacado puede ser circunstancial o predicativo.

Fórmulas de esquema condicional

Relieve causal:

Si la oficina está cerrada es que / porque Gonzalo se ha ido.

Relieve de circunstanciales:

Si ella sale es con sus sobrinos.  Si llegó a esa posición fue con esfuerzo.

Aseveración encarecedora:

Si algo me desagrada es el ruido.

Ponderación de la cantidad:

Si no tardó diez minutos en contestar, no tardó nada / ni uno.

Minimización de la cantidad:

Si escribí cuatro o cinco líneas del artículo es / fue mucho.

Si escribí cuatro o cinco líneas a lo sumo, es mucho.

Aseveración categórica:

Que me maten si no estamos ya en el lugar del fuego o bien cerca.  (Cervantes, Quijote, II; XLI)

La oración asevera: Estamos ya en el lugar del fuego o bien cerca.

La polaridad inversa se ilustra en: Que me aspen si entiendo (M. Delibes), donde se asevera enfáticamente: No te entiendo.

[Kovacci, Ofelia: El comentario gramatical. Teoría y práctica II. Madrid: Arco / Libros, 1992, S. 212-221]

_____________________

1       La cima melódica - que pertenece al rema - contiene el acento de mayor intensidad de la oración y, en ciertos órdenes (enfáticos), los tonos más altos.