PHRASE

Frase

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Syntagma / Oración / Cláusula / Proposición / Enunciado / Konstituente / Satzteil  / Satzglied / Teilsatz / Nexus

 

Wortgruppe, die nach ihrem Kern klassifiziert und benannt ist (z. B. Nominalphrase, Verbalphrase, Adverbialphrase, Präpositionalphrase).

Phrase [griech. phrásis ‘Ausdruck’, ‘Wendung’].

(1)  Aus dem Engl. übernommene Bezeichnung für syntaktisch zusammengehörige Wortgruppen ohne finite Verbformen (NP). Im Unterschied zu phrase bezeichnet engl. clause (Teilsatz) syntaktische Konstruktionen mit finiter Verbform (VP), d. h. clause steht in der grammatischen Hierarchie zwischen phrase und sentence.

(2)  In der Phrasenstrukturgrammatik Bezeichnung für eine Menge von syntaktischen Elementen, die eine Konstituente (Wortgruppe oder Satzteil von relativer Selbständigkeit) bilden. Die wichtigsten P. sind Nominalphrasen, bestehend aus nominalen Ausdrücken mit entsprechenden attributiven Erweiterungen (Nina / die blonde Nina / Nina, die sich gerne Geschichten ausdenkt), Verbalphrasen (z.B. träumt / sieht das Feuer / glaubt, dass sie recht hat) und Präpositionalphrasen (auf dem Pferd). Vgl. auch Adjektivphrase, Determinansphrase.

(3)  Abwertende Bezeichnung für wortreiches leeres Gerede.“ [Bußmann, H., S. 584-585]

„Im Zusammenhang mit der Bestimmung syntaktischer Strukturen ist oft von Phrasen die Rede; der Begriff findet sich in unterschiedlichen Ansätzen. Gemeint ist damit ein Syntagma, also ein strukturell zusammenhängendes Gebilde, das aus einem oder mehreren Wörtern bestehen kann. Benannt werden Phrasen jeweils nach ihrem Kern bzw. nach dem Teil, von dem die übrigen anhängig sind. Man unterscheidet Nominalphrasen (abgekürzt NP), Verbalphrasen (VP) und Präpositionalphrasen (PP).“

[Hentschel, E. und Weydt, H.: Handbuch der deutschen Grammatik. Berlin: W. de Gruyter, ²1994, S. 307]

La frase: La Academia denomina frase a „cualquier grupo de palabras conexo y dotado de sentido“. Según esta definición las oraciones son frases, pero no a la inversa. Expresiones como en la estación de ferrocarril, Mi buen amigo Antonio, con gran fuerza, etc. son frases y no oraciones porque no poseen sentido completo en sí mismas. Las locuciones son también frases hechas que se repiten como fórmulas fijas: por encima de, de vez en cuando, a oscuras, etc. La Lingüística moderna a las frases las denomina sintagmas. Así, la oración  Mi mujer fue la semana pasada al cine consta de las siguientes frases o sintagmas:

[Onieva Morales, J. L.: La gramática de la Real Academia Española (Resumida y aclarada).Madrid, 1993, p. 203]

La frase: En sentido gramatical llamamos frase a cualquier grupo de palabras conexo y dotado de sentido. Según esta definición, las oraciones son frases, pero no viceversa. Expresiones como las recias murallas de la ciudad; en aquella playa solitaria y lejana; con habilidad sorprendente, etc., son frases y no oraciones, porque su sentido no es completo en sí mismo. Las locuciones son también frases hechas que se repiten como fórmulas fijas con valor adverbial, prepositivo, conjuntivo, verbal, etc.: de vez en cuando, cada lunes y cada martes, a cada paso, a fin de que, por entre, en contra de. Las frases que no son oraciones son a menudo elementos constitutivos de oración1.“ [RAE: Esbozo ..., 1977,  p. 351-352]

_______________________________________

1    En Lingüística la frase se denomina sintagma, y su definición es la misma que damos en el texto. También entre lingüistas se llama sintagma, en sentido estricto, la fórmula o esquema de estructura que se repite en el idioma con independencia de las palabras que contenga. Por ejemplo, las oraciones condicionales con la prótasis en imperfecto de subjuntivo se amoldan, en español moderno, al sintagma „si -ra  o -se, -ría (Si pudiera o pudiese, iría; Si sembraras o sembrases a tiempo, cosecharías más). El sintagma „ser + participio“ da significación pasiva a cualquier verbo: La noticia fue pronto conocida en la ciudad; Era hombre estimado por todos.

„La oración se distingue de la frase por la presencia de un verbo en forma personal. La oración más breve consta de una sola palabra que obligatoriamente ha de ser un verbo en forma personal (Llueve). Define a la frase la ausencia de verbo en forma personal. Pueden aparecer infinitivos o gerundios (Prohibido fumar).“

[Alcina Franch, Juan: „Spanisch: Syntax“. In: In: Holtus, Gunter (ed.); Metzeltin, Michael (ed.); Schmitt, Christian (ed.). Lexikon der Romanistischen Linguistik (LRL), Tübingen : Niemeyer, 1992, Bd. VI, S. 160] 

Frase (gr. phrásis ‘expresión’) o período. Nombre de una de las unidades del discurso. Mientras que es relativamente fácil dar una definición objetiva y operativa de las unidades menores del lenguaje, es casi imposible proporcionarla para las unidades mayores; si no se asume el término simplemente en el sentido del lenguaje ordinario, se pueden dar frase las más diversas definiciones, formales o semánticas, todas ellas más o menos insatisfactorias: enunciado con sentido completo, unidad sintáctica comprendida entre dos pausas e independiente sintácticamente, sintagma predicativo unido a sus argumentos, el conjunto de los elementos que dependen de un mismo predicado, etc.“  [Cardona, G. R., p. 121]

„Un texto consta de una o más frases. Una frase es el producto de expresión comprendido entre dos pausas mayores con respecto a las otras y entre una entonación inicial y una entonación final características. En la lengua escrita las pausas mayores son indicadas por el punto y el punto y coma. Los límites de una frase son condicionados en general por:

a.  el ‘aliento’ mental del emisor;

b.  el aliento físico del emisor;

c.  la intención configurativa del emisor (que quiere disponer las palabras de cierta manera y por esta razón introduce pausas).

Normalmente los elementos de una frase obedecen además a ciertas reglas de combinación.

Nótese que no hay correspondencia biunívoca entre proposiciones y frases. Una frase puede constar de ø hasta n proposiciones, una proposición puede ser enunciada mediante una o más frases.“

[Metzeltin, M.: Semántica, pragmática y sintaxis del español. Wilhelmsfeld: Eggert, 1990, p. 14]

„Existen enunciados cuya estructura interna difiere de la propia de las oraciones, pues carecen del núcleo verbal en que se cumple la relación predicativa. Se conocen con el nombre de frases, y sus constituyentes son siempre palabras de índole nominal, esto es, sustantivos, adjetivos o adverbios y naturalmente cualquier otra categoría que funcione como ellas gracias a la transposición. Al no existir el núcleo verbal del que dependan sus demás componentes, las relaciones internas de estos en la frase no son paralelas ni idénticas a las que establecen en la oración. Por esto, las frases no deben clasificarse, como a veces se hace, por analogía con las oraciones a que pudieran ser equivalentes por su sentido. No es correcto, por ejemplo, llamar atributiva a una frase como Año de nieves, año de bienes por su equivalencia semántica con la oración El año de nieves es año de bienes, ya que en la frase no existe el núcleo verbal de la oración. Con el mismo fundamento de la identidad de sentido, se podría equiparar esa frase con otras estructuras oracionales no atributivas, como „La nieve abundante beneficia la cosecha“, „Cuando nieva mucho, la cosecha se espera buena“, etc.

Se han de clasificar las frases según su constitución interna. El tipo de enunciado sin verbo personal más simple es la interjección. Ya se ha afirmado hace tiempo que la interjección „generalmente forma por sí sola una oración completa“, lo cual quiere decir que constituye enunciado independiente. A veces puede combinarse con otras unidades y formar frases complejas (Ah de la casa, Ay de vosotros, Oh hijo mío, Caramba con la niña, etc.). Se ha visto, asimismo, cómo la transposición habilita para el papel de interjección a otras clases de palabras y de grupos nominales, empleados bien en función apelativa dirigidos al interlocutor, o como manifestación de la actitud del hablante (¡Fuera!, ¡Mi madre!, ¡Y un jamón!, ¡Hala!, ¡Vaya!, etc.).

Cuando la situación coloquial permite al hablante reducir a lo imprescindible lo que profiera, el enunciado puede estar constituido en exclusiva por unidades nominales. En estas circunstancias, las frases son en realidad secuencias truncas, resultado de la elipsis de un verbo consabido: -¿Quién ha venido?  -El cartero. En las frases de intención apelativa, destinadas a influir sobre el interlocutor, sería erróneo suponer la elipsis de un verbo en imperativo, como si las secuencias A trabajar, A la cama, A la calle, Andando fuesen representantes abreviados de oraciones como Id a trabajar, Vete a la cama, Salid a la calle, Vamos andando.

En resumen, los enunciados clasificados como frases pueden ser unimembres o bimembres. Las frases unimembres se comportan como las interjecciones, tanto si están constituidas por una sola palabra (¡Lástima!, Gracias, Vaya), como si consisten en un grupo unitario más o menos complejo. En las frases bimembres, la relación establecida entre los dos términos es variable.“

[Alarcos Llorach, Emilio: Gramática de la lengua española. Madrid: Espasa-Calpe, 1994, pp. 384-389]

Frase:

1. Conjunto de palabras que basta para formar sentido, especialmente cuando no llega a constituir una oración cabal.

2.  frase hecha

3.  idiotismo

4.  Modo particular con que ordena la dicción y expresa sus pensamientos cada escritor u orador. La frase de Cicerón se diferencia mucho de la de Salustio.

5.  Índole y aire especial de cada lengua. La frase castellana tiene gran afinidad y semejanza con la griega.

6.  Mús. Sección breve de una composición, con sentido propio.

Frase hecha, frase proverbial

La que, en sentido figurado y con forma inalterable, es de uso vulgar y no incluye sentencia alguna; v. gr.: ¡Aquí fue Troya!; como anillo al dedo.

Frase musical

Periodo de una composición delimitado por una cadencia y que tiene sentido propio.

Frase proverbial

La que es de uso común y expresa una sentencia a modo de proverbio; v. gr.: Cada cual puede hacer de su capa un sayo.

Frase sacramental

La fórmula consagrada por el uso o por la ley para determinadas circunstancias o determinados conceptos.

Gastar frases

Hablar mucho y con rodeos y circunloquios.”

[Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española. Madrid: Espasa Calpe, 1992]

frase (Del lat. phrasis, y este del gr. φρσις, expresión).

Conjunto de palabras que basta para formar sentido, especialmente cuando no llega a constituir oración.

Gram. grupo.

Ling. Expresión acuñada constituida generalmente por dos o más palabras cuyo significado conjunto no se deduce de los elementos que la componen.

grupo

Gram. Conjunto de palabras estructuradas, relacionadas en torno a un núcleo. Generalmente, le corresponde un comportamiento sintáctico unitario.

grupo adjetival o adjetivo

Gram. El que está construido en torno a un adjetivo. Fácil de leer.

grupo adverbial

Gram. El que está construido en torno a un adverbio. Lejos de la ciudad.

grupo nominal

Gram. El que está construido en torno a un nombre o sustantivo. Campos de maíz.

grupo preposicional

Gram. El encabezado por una preposición. Desde mi ventana.

grupo verbal

Gram. El que está construido en torno a un verbo. Lanzar la piedra.

[DRAE]

«En este capítulo el término ‘frase’ será usado en su sentido más general, que incluye el sentido de ‘frase verbal extendida’ o ‘cláusula’ (la “frase más larga”), y el término ‘cláusula’ será aplicado tanto a las “frases más largas” independientes como a las dependientes, es decir, tanto a, p. ej., Juan dice que Ana escribió un libro como a que Ana escribió un libro. Los dos tipos de frase que importan más son la frase verbal y la frase nominal, con el sujeto incluido, si hay sujeto (o las frases “extendidas” correspondientes), es decir, las dos realizaciones estructurales canónicas de la proposición.»

[Peregrín Otero, Carlos: “Pronombres reflexivos y recíprocos”. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe. 1999, vol. 1, § 23.1, p. 1433]

«Frase (gr. phrásis, discurso).

Término de utilización múltiple por el que se designa la oración, el sintagma, el período o el enunciado.

Cualquier conjunto de palabras dotado de significación.

Construcción sin significación completa, formada por un núcleo nominal, adjetivo o adverbial y otros elementos adyacentes capaz de ejercer una función de complemento oracional.

Frase adverbial: Tipo de frase o locución funcionalmente equivalente a un adverbio: Tal vez no vuelva nunca más.

Frase conjuntiva: Tipo de frase con valor funcional de una conjunción: Lo hará siempre y cuando se le pague lo justo.

Frase hecha: Grupo de palabras cuyo significado específico no equivale a la integración regular de los significados de las palabras que lo componen: Al verle desvalido le echó una mano.

Frase preposicional: Tipo de frase que ejerce la función de una preposición: Se quedó disimuladamente junto a ella.

Frase proverbial: Expresión hecha que se reproduce en cuanto concurren circunstancias análogas a las que la promovieron en su origen: Manos blancas no ofenden para indicar que se pasa por algo cualquier insulto atendiendo a la personalidad de quien lo profiere.»

[ANAYA. Diccionario de lingüística. Madrid: Anaya, 1986]

«Frase:

1.    Término que alterna, en significación equivalente, con el de oración.

2.    A. Bello llama frase sustantiva a la reunión de un sustantivo con las modificaciones que lo especifican o explican (la última tierra de occidente); de igual modo, habla de frase adjetiva (cubiertas de bellas y olorosas flores), frases verbales (corría presuroso por la pradera) y frases adverbiales (lejos de todo trato humano).

3.    Frase adverbial, conjuntiva, prepositiva. Ver bajo locución.

4.    Frase proverbial. Combinación estable de dos o más términos, que se diferencia gramaticalmente de la locución en que no puede funcional como elemento oracional. «Es siempre algo que se dijo o se escribió, y su uso en la lengua tiene el carácter de una cita, de una recordación, de algo que se trae a cuento ante una situación que en algún modo se asemeja a la que dio origen al dicho. Su valor expresivo no está en las imágenes que pueda contener, cosa que es esencial en las locuciones significantes, sino en el paralelismo que se establece entre el momento actual y otro pretérito, evocado con determinadas palabras» (J. Casares). Ejemplos: díjolo Blas, punto redondo; otro gallo cantaría; con su pan se lo coma.

5.    Frase idiomática. Ver idiomatismo.

6.    Frase nominal [A. Nominalsatz]. Frase que no tiene verbo ni cópula: omnia praeclara, rara; perro ladrador, poco mordedor. La naturaleza de la frase nominal está sometida a discusión.

7.    Algunos lingüistas norteamericanos distinguen entre frase [I. Phrase] y oración [I. Sentence]. Una forma libre que consta de dos o más formas libres más pequeñas es una frase; por ejemplo, inglés poor John, John ran away, o yes, sir (Bloomfield). Los límites de la frase pueden coincidir con los de la oración, pero no es necesario. Bloch y Trager han simplificado la definición dada por Bloomfield de esta manera: Frase es una construcción sintáctica formada por dos o más palabras.»

[Lázaro Carreter, F.: Diccionario de términos filológicos. Madrid: Gredos, 1967, p. 198-199]

«Frase

1.    En la terminología procedente de la lingüística de habla inglesa, ‘frase’ es equivalente a sintagma. Según esta acepción, El libro nuevo sería, pues, una ‘frase’ nominal, Demasiado nuevo una ‘frase’ adjetiva.

2.    Asimismo, ‘frase’ se ha utilizado, especialmente en la lingüística francesa, como equivalente de oración, en cualquiera de sus variantes. El representante sindical se marchó sin respuesta sería, por tanto, una ‘frase’, según esta segunda acepción.

3.    En una acepción diferente de las anteriores, ‘frase’ se ha empleado también para identificar, específicamente, al enunciado que carece de verbo en forma personal, como por ejemplo: ¡Qué día tan maravilloso!, ¡Un café, por favor! (Stati, 1972; Alcina y Blecua, 1975). Cf regla de estructura de frase.

Frase bimembre

Enunciado integrado por dos constituyentes entre los que se establece una relación predicativa (atribución de propiedades o relaciones a una entidad), pero sin que dicha relación se exprese mediante un verbo en forma personal.

Buena vida la del canónigo.

Prohibida la entrada.

¡Lástima de cuadro!

son algunos de los enunciados que E. Alarcos presenta en su Gramática (1994: 389) como ejemplos de ‘frase bimembre’. La llamada ‘frase nominal’ es uno de los tipos de ‘frase bimembre’.

Frase hecha o diomática

Equivale a cliché.

Frase nominal

Es un enunciado integrado por dos constituyentes entre los que se establece una relación predicativa similar a la que puede darse en una oración copulativa (atribución de propiedades, relación de igualdad). Pero, a diferencia de ésta, la ‘frase nominal’ carece de verbo y, como destaca Hjelmslev (1972: 233), por ejemplo, no es posible insertar uno “sin correr el riesgo de provocar un cambio en el contenido”.

El mejor alcalde, el rey,

Alegría callada, alegría pagada,

son dos enunciados que Roca Pons (1974: 299) ofrece como ejemplos de ‘frase nominal’ en esta acepción del término. Ambos son, como se ha dicho, enunciados sin verbo copulativo expreso; pero, además, según comenta Roca Pons, “no se trata en tales casos de elipsis, pues la presencia del verbo daría otro carácter a la expresión y perdería, precisamente, el que tiene como máxima, refrán, título, etc.

También equivale a sintagma nominal.

Frase unimembre

Es un enunciado no oracional, es decir, no organizado según una estructura sujeto-predicado o SN-SV, que está integrado por una sola unidad sintáctica. Los siguientes enunciados, constituidos únicamente por un sintagma nominal, son algunos e los ejemplos de ‘frase unimembre’ que ofrece E. Alarcos (1994: 389):

¡Mi madre!

¡Lástima!

¡El dolor que tenía!»

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 253-254]

«Para obviar las dificultades de la definición de palabra, los lingüistas han recurrido a establecer una unidad sintagmática, el sintagma. En sentido amplio, las palabra podía estar comprendida dentro de esta clase y ello porque, en esa definición comprehensiva, un sintagma sería un conjunto de al menos dos elementos unidos por una relación funcional, es decir, de dependencia: uno sería el núcleo y el otro el modificador, determinante o adyacente. En general, se considera que el sintagma es un conjunto binario, de acuerdo con el binarismo dominante en los criterios estructurales, pero, en rigor, en este tipo de definición más amplia, ello tampoco serían imprescindible. La definición, desarrollada, a partir del Curso de Lingüística General, por Charles Bally, en su Linguistique Générale et Linguistique Française (esp. pár. 154-163) se precisa en el sentido de que se trata de una estructura binaria, cuyos miembros son intercambiables con otros de la misma clase sin que se altere gramaticalmente (i. e. sistemáticamente) el conjunto. Uno de los miembros es el determinado (+), otro el determinante (+ ‘).

El término sintagma se ha extendido enormemente en las publicaciones europeas, hasta hacerse sinónimo de frase (es habitual en las traducciones de estudios generativistas verter phrase por sintagma. En rigor, esto no es exacto, porque para que exista sintagma es preciso que el conjunto sea binario, mientras que una frase puede estar constituida por un solo elemento: un monema o morfema puede constituir una frase, para que haya sintagma son necesarios dos. (El uso, naturalmente, puede extender el nombre de sintagma a un conjunto de un solo elemento, es decir, a una frase, como un nombre propio o un pronombre, según van Hout, citado por M. Taboada, pero será una extensión del uso propio de sintagma.)»

[Marcos Marín, Francisco: Curso de gramática española. Madrid: Cincel, 1980, p. 158]

Frase es, sin acudir a voluminosos lexicones, un término harto polisémico en la conciencia de los hispanohablantes. Por si fuera poco, la moderna lingüística norteamericana ha acuñado dos nuevas expresiones: noun phrase y verb phrase, que unos traducen literalmente y otros mediante el tecnicismo gramatical sintagma, a veces empleado con manifiesta desenvoltura e imprecisión.

En cuanto a la voz modismo, que yo prefiero mientras no acuñen otra mejor, no está lejano el día en que Ortega y Gasset, de vuelta a España después de la guerra civil – años cuarenta – organizó en su Instituto de Humanidades un seminario, con participación de ilustres personalidades, sobre el modismo. No se han publicado, que yo sepa, las intervenciones, aunque sí recuerdo el interés despertado en artículos y conversaciones de los participantes.

El hecho es que tanto frase como modismo carecen hoy en español de la precisión y nítido contorno semántico del inglés idiom, cuya implantación en el español hablado hoy crearía perturbaciones, igual que pasaría en francés e italiano, que también equiparan idioma a lengua. No obstante, el uso admitido por el diccionario académico para el adjetivo idiomático legitima de sobre el de nuestros autores, pues acentúa, como hacen ellos, lo peculiar de una lengua, sin llegar al valor peyorativo de idiotismo, que en los diccionarios franceses no sufre tal calificación, pero que en castellano sería hoy inaceptable por contaminación con su popular y frecuente adjetivo.”

[Emilio Lorenzo, de la RAE: “Prólogo”. In: Domínguez González, P./Morera Pérez, M./Ortega Ojeda, G.: El español idiomático. Frases y modismos del español. Barcelona: Ariel Lingüística, 1988, p. 9-10]

«Oración, enunciado, proposición:

Son tres los tipos de definición de la oración más frecuentes en los libros de texto:

(a) Algunos autores definen la oración según criterios exclusivamente sintácticos o formales, como son su estructura de sujeto y predicado o la presencia de un verbo en forma personal.

(b) Otros autores recurren a criterios nocionales del tipo de "unidad o conjunto de palabras que poseen sentido completo", asimilando de este modo oración a 'enunciado'.

(c) Hay quien utiliza, además, criterios distribucionales y emplea definiciones basadas en la independencia y la autonomía, del tipo de "forma lingüística no incluida en una construcción más amplia". [...]

Las definiciones puramente nocionales plantean problemas de difícil solución. [...] Quizá el problema más grave que presenten las aproximaciones nocionales es el de definir la idea de 'sentido completo', un concepto que a veces se relaciona con la independencia y la capacidad de la oración de ser emitida aisladamente y en otras ocasiones tiene más que ver con llevar a cabor ciertos actos de habla o con contener cierta modalidad o incluso presentar determinados rasgos entonativos. [...]

La noción de sentido completo conviene no al concepto de oración sino al de 'enunciado', que se define como la realización de una expresión lingüística por parte de un hablante en una situación concreta y con una intención determinada. Un enunciado, así concebido, puede corresponder a una, o más de una o a ninguna oración; puede ser una estructura tan compleja como un párrafo de un texto escrito o puede ser lo que se llama un 'fragmento', esto es, un solo sintagma, como por ejemplo En el coche, dicho en respuesta a la pregunta ¿Dónde está la maleta? [...]

Conviene, pues, utilizar criterios puramente formales para definir la oración con precisión.

La oración es la unidad mayor del análisis gramatical y puede muy bien ser considerada como la unidad central de la sintaxis. La característica fundamental de la oración es la de ser bimembre, la de estar integrada por un sujeto y un predicado. Es también un rasgo central de la oración el de contener un verbo conjugado. [...] Si la propiedad particular es la de carecer de un verbo en forma personal, tenemos las llamadas oraciones de infinitivo o las construcciones absolutas de gerundio o participio. [...] En muchos libros de texto se precisa que en las oraciones impersonales, si bien no aparece un sujeto léxico, sí hay un sujeto gramatical (de tercera persona del singular). Se puede concluir, por tanto, que las impersonales son también oraciones.

Otro conflicto terminológico es el uso del término 'proposición'.

Una proposición, en su acepción habitual en los estudios de semántica, es un objeto abstracto que describe un estado de cosas y tiene un determinado valor de verdad: es la denotación de una oración [Dictum] excepción hecha de la modalidad oracional [Modus]. Sin embargo, en nuestra tradición gramatical se considera también que una 'proposición' es una estructura (o grupo de palabras) bimembre para la que no sirve la definición de oración según criterios semánticos (no tiene sentido completo) o distribucionales (carece de autonomía sintáctica). Dicho con otras palabras, se trata de un término que algunos autores reservan para la 'oración subordinada'. Hay, así, libros de texto en los que se habla de proposiciones (y no de oraciones subordinadas) adjetivas, sustantivas y adverbiales. Una definición de proposición bastante común también en los textos es la de "unidad lingüística con estructura oracional que contribuye a formar una oración completa". En este caso, además de las subordinadas, reciben también el nombre de proposiciones las oraciones coordinadas.

Con esta segunda acepción (en sus dos variantes), el término 'proposición' contribuye a engrosar la ya considerable lista de denominaciones gramaticales sin que su uso introduzca, en nuestra opinión, ninguna distinción nocional relevante. Si la oración se define desde un punto de vista estrictamente sintáctico como la estructura formada por un sujeto y un predicado, las subordinadas y las coordinadas son también oraciones, unas oraciones que, simplemente, presentan la particularidad de que forman parte de oraciones complejas.»

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, p. 41-45]

«Sintagma:

Unidad lingüística compuesta por una palabra (el núcleo del sintagma) y por todos los elementos que la modifican o complementan que desempeñan de manera unitaria una determinada función en la estructura de la que forma parte.

Dependiendo de la categoría de su núcleo, los sintagmas pueden ser:

(a) adjetivos o adjetivales: muy aficionado al fútbol,

(b) adverbiales: bastante lejos de Madrid,

(c) nominales: unos diseñadores famosos,

(d) preposicionales: incluso en Almería,

(e) verbales: no come bastante

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, p. 97]

«Frase:

Enunciado que carece de verbo en forma personal: ¡Tres cervezas, por favor!»

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, p. 97]

«Oración nominal:

Oración cuyo predicado no es de carácter verbal, sino nominal, adjetival o adverbial.

Las secuencias que contienen un predicado no verbal (nominal, adjetival, adverbial) son las llamadas 'oraciones nominales', como las que aparecen generalmente en titulares de prensa, exclamaciones, refranes o sentencias:

El asesino más buscado de Filipinas, por fin entre rejas.

¡Excelente trabajo!

Aprendiz de mucho, oficial de nada.

Dentro de cien años, todos calvos.»

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, p. 85 y 43]

«Frase:

Ling. Expresión acuñada constituida generalmente por dos o más palabras cuyo significado conjunto no se deduce de los elementos que la componen.» [DRAE]

«Frase:

Conjunto de palabras dotado de sentido propio, que puede constituir o no una oración:

El autor utiliza un estilo conciso, de frases cortas.

Frase hecha:

Frase de uso común, que tiene forma fija y sentido figurado:

Su discurso está lleno de latiguillos y frases hechas.»

[Real Academia Española: Diccionario del estudiante. Madrid: Santillana, 2005, p. 667]

«Grupo

Grupo acentual. Conjunto de sílabas subordinadas a un mismo acento principal.

Grupo fónico. Porción del discurso comprendida entre dos pausas.

Grupo (sintagmático).

1.     Algunos autores emplean este término como sinónimo de ‘frase’ o ‘sintagma’.

2.     Otros autores, los menos, lo utilizan para referirse al conjunto formado por el núcleo de una frase más sus complementos con exclusión de los ‘modificadores” situados a su izquierda, v.g. [[Ese [estudiantes de físicas]GN]sn [no [aprobó el examen]GV]sv]o.».

[Eguren, L. / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 206, p. 74]