NOMINALPHRASE

Grupo nominal / Frase nominal

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Verbalphrase

 

«Nominalphrase

Nominalphrase (NP) und Verbalphrase (VP) sind die Hauptkonstituenten des Satzes nach dem Modell der binär teilenden I-C-Analyse (Konstituentengrammatik). Der Nominalteil wird unmittelbar von dem Satzsymbol S dominiert, was die Funktion ‘Subjekt’ symbolisiert. Eine Nominalphrase, die jedoch von der Verbalphrase dominiert wird, hat die Funktion ‘Objekt’.» [Heupel, Carl, p. 155-156]

Nominalphrase [griech. phrásis ‘Wendung’; Abkürzung NP – Auch: Nominale]

Syntaktische Kategorie (bzw. Phrase), die normalerweise ein Nomen (Obst, Glück, Philip) oder Pronomen (ich, jemand, man) als Kern enthält, der in verschiedener Weise erweitert sein kann. Als Erweiterung dienen

a)   Adjunkte, die als Adjektivphrasen meist dem Nomen vorangestellt sind (sehr gute Weine), als (lose oder enge) Appositionen nachgestellt werden (Philip, mein bester Freund; mein Freund Philip), oder

b)     Attribute in Form eines (voran- oder nachgestellten) Genitivattributs (Philips Haus, das Haus meines Freundes), einer Präpositionalphrase (das Haus auf dem Berg) oder eines Relativsatzes (das Mädchen, das nebenan wohnt).

NPs erfüllen im Satz die Funktion eines Subjekts bzw. –Objekts oder kommen als Teil einer Präpositionalphrase vor, die ihrerseits Objekts- oder Adverbial-Funktion hat. Semantisch unterscheidet man zwischen definiten und indefiniten NPs. Definitheit wird bei Gattungsnamen gewöhnlich durch ein (definites) Determinans angezeigt; bei Eigennamen, die inhärent definit sind, hat der bestimmte Artikel keine differenzierende Kraft (vgl. der Jakob, der Rhein, das Elsass). Indefinite NPs können „spezifisch” und „nicht-spezifisch“ verwendet, vgl. die doppelte Lesart von Philip möchte einen Fisch fangen: in der spezifischen Lesart referiert die NP auf einen bestimmten, in der nicht-spezifischen auf einen beliebigen Fisch. Sowohl definite als auch indefinite NPs können generisch verwendet werden (Generizität).

In der Rektions- und Bindungstheorie wird neuerdings angenommen, dass eine NP in eine Determinansphrase (DP) mit einem Determinans als Kern eingebettet ist. NPs kommen ohne Kern vor bei Ellipse des N (Du ziehst mir nicht das Grüne an (W. Busch) oder in Fällen wie Das Gute setzt sich durch, wo nach S. Olsen [1988] ein leeres N anzusetzen ist (hier kann kein N  aus dem Kontext ergänzt werden).“  [Bußmann, S. 530]

Sintagma y predicación

«Está claro que “el mundo visible” no presupone para nadie “el mundo es visible”. Idiomáticamente, “el mundo visible” es eso que llaman un sintagma nominal, es decir, una unidad semántica que reúne, sumándolos en una representación única, los rasgos de todas las unidades que lo componen; mientras que en “el mundo es sensible” no existe tal representación única, sino, por el contrario, un acto lingüístico de predicación mediante el cual relacionamos contenidos que no consideramos como partes de una representación unitaria: en el sintagma, todas las propiedades semánticas forman una unidad; en la predicación, lo esencial es la no unidad, es decir, el acto que relaciona lo que es previamente diferente.»

[Trujillo, Ramón: “Sobre el uso metafórico de los modos en español”. En: Wotjak (ed.): El verbo español. Aspectos morfosintácticos, sociolingüísticos y lexicogenéticos. Frankfurt am Main: Vervuert, 1996, p. 23]

«Frase nominal

Es un enunciado integrado por dos constituyentes entre los que se establece una relación predicativa similar a la que puede darse en una oración copulativa (atribución de propiedades, relación de igualdad). Pero, a diferencia de ésta, la ‘frase nominal’ carece de verbo y, como destaca Hjelmslev (1972: 233), por ejemplo, no es posible insertar uno “sin correr el riesgo de provocar un cambio en el contenido”.

El mejor alcalde, el rey,

Alegría callada, alegría pagada,

son dos enunciados que Roca Pons (1974: 299) ofrece como ejemplos de ‘frase nominal’ en esta acepción del término. Ambos son, como se ha dicho, enunciados sin verbo copulativo expreso; pero, además, según comenta Roca Pons, “no se trata en tales casos de elipsis, pues la presencia del verbo daría otro carácter a la expresión y perdería, precisamente, el que tiene como máxima, refrán, título, etc.

También equivale a sintagma nominal

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 253-254]

«Nominal.

1.- Referente al nombre.

2.- Formas nominales del verbo. Son aquellas que en cierto modo participan de la naturaleza del nombre. Vid. Verbum infinitum.

3.- Frase nominal. [A. Nominalsatz]. frase que no tiene verbo ni cópula: omnia praeclara, rara; perro ladrador, poco mordedor. La naturaleza de la frase nominal está sometida a discusión. Hjemslev (1948) sostiene que hay en ella tres elementos verbales implícitos: aspecto infectum, tiempo presente y modo indicativo. Benveniste (1950), por el contrario, plausiblemente que la frase nominal es, por naturaleza, no temporal, no modal y no aspectual. Separa (como Hjemslev) la frase nominal de la oración atributiva y escribe: «Desde el punto de vista indoeuropeo, la segunda no es una variante más clara o más completa de la primera, ni la primera una forma deficiente de la segunda. Una y otra son posibles, pero no para la misma expresión. Una aserción nominal completa en sí coloca el enunciado fuera de toda localización temporal o modal y fuera de la subjetividad del hablante... Tiene valor de argumento, de prueba, de referencia. Se la introduce en el discurso para mover y convencer, no para informar. Es, fuera del tiempo, de la persona y de la circunstancia, una verdad proferida como tal». Por ello se utiliza preferentemente en frases sentenciosas y proverbios, si bien en indoeuropeo, en griego y aun en latín, tenía una vitalidad que excedía en mucho a los estrechos marcos modernos de su empleo.»

[Lázaro Carreter, Fernando: Diccionario de términos filológicos, p. 294-295]

«Frase nominal

La facultad de predicar una propiedad, un proceso o una acción de un determinado sujeto no es exclusiva de los verbos conjugados. Los sintagmas adjetivos, los sintagmas preposicionales, ciertos adverbios, algunos nombres y formas no personales de los verbos pueden establecer también una relación predicativa con un sujeto. Es lo que se conoce con el nombre de predicación no verbal, o sea, aquella predicación que no está vinculada con los rasgos flexivos de persona, número, tiempo y modo, típicos de un verbo conjugado, sea porque se trata de una forma verbal no personal o porque es una categoría de otra naturaleza léxica. [...]

Se denomina frase nominal al enunciado de carácter independiente en el que concurre un sujeto junto a un predicado no verbal, es decir, un sintagma adjetivo, un sintagma nominal, un sintagma preposicional u otro tipo de categoría. Autores como Benveniste (1966) han puesto de relieve la productividad de esta construcción en numerosas lenguas y han destacado dentro del grupo de las románicas el caso del latín. En esta lengua abundan aserciones como

Triste lupus stabulis,

Varium et mutabile semper femina,

en las que los predicados no verbales triste o varium et mutabile junto a sus respectivos sujetos pueden dar lugar a oraciones independientes aún sin la presencia del verbo copulativo est. Estas oraciones conviven con correlatos en los que la cópula sí está presente como

Triste lupus stabulis est,

Varium et mutabile semper femina est.

Según Benveniste, no hay que deducir necesariamente de la coexistencia de las opciones anteriores que la primera deriva de la segunda a través de un proceso de elisión de la cópula. El latín ofrece esta disyuntiva porque las frases anteriores no son equivalentes respecto a su significado. Las oraciones sin el verbo est están siempre ligadas a un discurso directo  son argumentos de autoridad justamente porque la ausencia de la cópula permite interpretarlos no como hechos concretos sino como verdades permanentes desligadas de cualquier incidencia a lo largo del tiempo. En contraste, las oraciones con el verbo est se utilizan para narrar un hecho determinado, describir una manera de ser o una situación concretas. [...]

El español posee varios tipos de frases nominales: los refranes o aforismos, las frases nominales exclamativas y las variedades que pueden hallarse en registros especiales. En todos los casos, la ausencia de un verbo flexionado en el predicado no atenta contra la inteligibilidad de las secuencias dado que factores contextuales suplen la información necesaria para poder interpretarlas correctamente.»

[Hernanz Carbó, Ma Lluïsa / Suñer Gratacós, A.: "La predicación: La predicación no copulativa. Las construcciones absolutas". En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe. 1999, § 39.1-2]

«Grupo nominal (GN)

a) Desde el punto de vista sintáctico, grupo nominal es un conjunto de palabras ordenadas en torno a un nombre y con unidad de función: El más hermoso cuadro del museo, El tren de Valencia, Mi libro azul.

b) Semánticamente, los elementos que acompañan al sustantivo completan o perfeccionan su significado.

c) Al nombre en torno al cual se organizan las demás palabras se le llama núcleo del grupo.

Observación importante:

Hasta que no se tenga una oración, no se puede hablar de sujeto y predicado (funciones); por tanto, para hablar de grupo del sujeto (grupo nominal sujeto) y del grupo del predicado (grupo verbal predicado) tenemos que estar hablando necesariamente de una oración (sintaxis).

En cambio, puedo estudiar los nombres y los verbos sin que lleguen a organizarse en oración: los océanos del hemisferio sus es un grupo nominal porque su núcleo es un nombre sustantivo; pero no puede hablarse de grupo del sujeto, porque no sé qué función desempeñará en la frase que todavía no he pronunciado. En algunos casos, ese grupo nominal se transformará en grupo nominal sujeto (los océanos del hemisferio sur son ricos en pesca) y hasta lo podemos encontrar dentro del grupo del predicado: Naufragó en los océanos del hemisferio sur.

Caminaban lentamente es un grupo verbal, porque su núcleo es un verbo. Pero hasta que no le atribuya un sujeto no constituiré oración: sólo entonces podré llamar a ese grupo verbal con el nombre grupo del predicado (grupo verbal predicado).

En resumen: grupo nominal y grupo verbal hacen referencia a su propia constitución interna (sintaxis del nombre y del verbo) y grupo del sujeto y grupo del predicado hablan de la relación que hay entre un grupo nominal y un grupo verbal cuando están enfrentados concordando en número y persona (sintaxis de la oración).»

[Alonso Marcos, A.: Glosario de la terminología gramatical. Unificada por el Ministerio de Educación y Ciencia. Madrid: Magisterio Español, 1986, p. 222-223]

·

«El grupo nominal

Los grupos nominales se construyen en torno a un sustantivo. Pueden ser muy simples, como los constituidos por un solo nombre (Me gusta mayo; Entra aire; Llamó Marta) o mucho más complejos, como el subrayado en Se introdujo entre los surcos de la lenta y pesada muchedumbre que bajaba por la calle en aquel momento, atraída por la tragedia (Somoza, Caverna). La complejidad de los grupos nominales se debe a los diversos elementos que pueden incidir sobre el sustantivo: artículos y otros determinantes (Te llamó el jefe; No me gusta este autor; Algunas fechas no eran correctas), adjetivos y participios (Entra aire frío; Espero noticias recientes; Retiró los billetes reservados), sustantivos o grupos nominales (el doctor García), complementos preposicionales de muy diverso tipo (lazos de colores, ladrones sin escrúpulos, viaje al Polo Norte, la idea de que vengas), así como oraciones de relativo (cosas que faltan; el gato, que seguía allí)».

[RAE: Nueva gramática de la lengua española. Manual. Madrid, 2010, § 12.6.1a]