LEXEM

Lexema

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Monem / Lexematik / Morphem

 

Lexem:  ¹ Semantem, Sem, Semem

Lexeme sind Einheiten der Ausdrucksebene, denen bestimmte lexikalische Inhalte (Sememe) zugeordnet sind, im Gegensatz zu den grammatischen Morphemen (Grammatemen), die nur grammatische Funktionen anzeigen. Zwischen Lexem + Grammatem steht das Derivativ, das als klassenbildende Einheit (Klassem) zur Grammatik, als Modifikator des Lexems jedoch auch zum Lexikon gehört.“ [Heupel, Carl, S. 134]

«Lexem

Lexem: ein Morphem, das lexikalische Bedeutung hat. Es gibt Wörter, die aus nur einem Lexem bestehen wie

Haus, Hof, Baum, groß.

Sehr häufig haben die Wörter zusätzlich grammatische Morpheme oder Wortbildungsmorpheme:

lauf/en, ge/läuf/ig, größ/er.

Dem Lexem entspricht in der traditionellen Grammatik der Begriff Wortstamm.»

[Bünting, K.-D. / Eichler, W.: Grammatik-Lexikon. Frankfurt a.M.: scriptor, 1989, S. 100]

Lexem: Abstrakte Basiseinheit des Lexikons auf Langue-Ebene, die in verschiedenen gramm. Wortformen realisiert werden kann, vgl. das Lexem schreib- in schreiben, schriebst, schrieben. L. können auch Teil anderer Lexeme sein, vgl. Schreiberling, Geschriebenes, vorschreiben. L. im weiteren Sinn wird auch synonym verwendet für -Wort als lexikalische Einheit bzw. Element des Wortschatzes. – Eine abweichende Verwendung von L. findet sich in Fleischer [1969]: L. sind kleinste (mehr oder weniger idiomatisierte) semantische Einheiten, d.h. alle nicht regelmäßig semantisch motivierten ein- oder mehrgliedrigen Ausdrücke, z.B. blau, blaublütig, einbläuen, blauer Montag, Blaustrumpf.“ [Bußmann, H., S. 446f]

«Lexeme und Morpheme

Die Sprachzeichen, die im Text zusammentreten, sind von zweierlei Art. Lexeme sind Sprachzeichen, deren Bedeutungs-Anweisungen das Verhalten in der Welt steuern. Sie sind in jeder Sprache sehr zahlreich und vielgestaltig. Ihre lexikalischen Bedeutungen sind in den Wörterbüchern verzeichnet, beispielsweise unter solchen Einträgen wie einkaufen (Verb), Markt (Nomen), billig (Adjektiv). Von den Lexemen unterscheiden sich die grammatischen Morpheme, die den Zusammenhalt der Sprachzeichen im Text steuern und mit ihren Anweisungen dem Hörer helfen, sich im Text zu orientieren. Sie sind im ganzen weniger zahlreich als die Lexeme und lassen sich jeweils in überschaubaren Paradigmen ordnen, zum Beispiel als Präpositionen, Frage-Morpheme, Partikeln, Genus-, Kasus- und Numerus-Flexive. Ihre Bedeutungen sind grundsätzlich sehr einfach strukturiert. Die Grenze zwischen Lexemen und Morphemen ist jedoch fließend.»

[Weinrich, Harald: Textgrammatik der deutschen Sprache. Unter Mitarbeit von Maria Thurmair, Eva Breindl und Eva-Maria Willkop. Hildesheim: Olms, 4., revidierte Auflage 2007, S. 20]

„Los lexemas de una lengua se pueden ordenar según:

a.  su estructura fonémica (o forma):

     diccionarios alfabéticos, de rima e inversos;

b.  los noemas por ellos cubiertos:

     diccionarios ideológicos, analógicos y por la imagen;

c.  su combinabilidad:

     estudios sobre los clíticos;

d.  su movilidad:

     estudios sobre los clíticos;

e.  su conmutabilidad;

f.   su función en un esquema proposicional u oracional.

La unidad de estos inventario no es el monema, la no exactamente definida „palabra“. La palabra como unidad del léxico es probablemente el resultado del esfuerzo intuitivo emprendido por el hombre desde la antigüedad por establecer una unidad mínima del discurso, esfuerzo detenido en su evolución en el siglo XV por la invención de la imprenta. La ‘palabra’ puede coincidir con un monema, pero muchas veces corresponde a un grupo de monemas cuyos elementos son menos libremente combinables que otros.“

[Metzeltin, M.: Semántica, pragmática y sintaxis del español. Wilhelmsfeld: Eggert, 1990, p. 139]

«Lexema:

1.    Dentro del prestigio que durante mucho tiempo tuvo en el estructuralismo la llamada corriente –ÉMICA, se creó, a imagen y semejanza de las unidades mínimas de otros niveles de análisis lingüístico (monema, plerema, sema, etc.), el ‘lexema’, con el significado de unidad léxica mínima, que no significativa, ya que la unidad mínima significativa era el monema o morfema. De esta manera intentaron evitar los muchos significados que sugiere el término tradicional de palabra. En esta primera acepción ‘lexema’ equivale totalmente a lexía, pudiendo ser, por tanto, lexía/lexema simple, compuesta y compleja.

2.    En la lingüística inglesa, el término ‘lexema’ alude a la unidad significativa que subyace, como elemento constante, a las distintas formas flexivas que puede adoptar una palabra. Puede considerarse, por tanto, como la significación que resultaría al despojar a la palabra de todas las modificaciones aportadas por los morfemas que configuran su paradigma flexivo. Así, por ejemplo, según Mathews (1980: 35), muere, muerto, muriendo, morir, son formas de un mismo ‘lexema’ de una misma unidad significativa que, convencionalmente, se representa como MORIR. Igualmente, podemos decir que alto, altas, alta, son palabras flexionadas que aportan distintas modificaciones gramaticales (género, número) a un mismo ‘lexema’ ALTO, la unidad significativa integrada únicamente por las propiedades comunes que comparten estas palabras concretas: los rasgos semánticos diferenciales (lo que distingue a alto de bajo, viejo, etc.) y el peculiar modo de significar que le confiere su pertenencia a una determinada categoría (“adjetivo”, en este caso).
El ‘lexema’ es, pues, una entidad abstracta que no puede identificarse con palabras concretas, puesto que todas conllevan alguna significación gramatical añadida. Así, por ejemplo, la palabra alto comporta, además de la significación léxica, los valores gramaticales {masculino} y {singular}. Morir, como palabra concreta, lleva asociado el morfema gramatical {infinitivo}. No obstante, cuando se menciona una palabra considerándola únicamente como ‘lexema’ (tal como se hace, por ejemplo, en las entradas de los diccionarios) suele representarse, convencionalmente, mediante la forma flexiva que se considera más neutra o menos marcada, la que teóricamente conlleva menos modificaciones morfemáticas: el infinitivo (morir) si se trata de un verbo, el masculino singular (alto) si es un adjetivo, el nominativo singular (homo, “hombre”) cuando se trata de un sustantivo en una lengua con distinciones de caso.

3.    Sin embargo, en la lingüística francesa también ha sido usado el término ‘lexema’ para referirse a los monemas que transportan el significado referencial. De esta forma, un ‘lexema’ sería el complementario de un gramema. La palabra “casa”, por ejemplo, constaría del ‘lexema’ casa y del gramema s. Son palabras de base lexemática los sustantivos, los adjetivos, los verbos y adverbios por contener en su composición un ‘lexema’, entendido en esta acepción, esto es, con significado referencial.

4.    También en la lingüística francesa se ha usado para diferenciar las unidades del léxico que serían los ‘lexemas’, de las unidades del vocabulario, que son los vocablos (Muller, 1963: 155-170).

5.    Se pueden encontrar otros muchos significados de ‘lexema’, como el de Greimas, para quien el ‘lexema’ es un conjunto de semas unidos entre sí por relaciones jerárquicas, o el de Schmidt, para quien el lexema es el resultante de la combinación de rasgos fonológicos, rasgos sintácticos y rasgos semánticos.

Se llama archilexema, de acuerdo con las ideas de Pottier y de Coseriu, al ‘lexema’ que posee todos los semas de un campo semántico.»

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 326]

«Lexema

Véase Morfema léxico. Cf. Base, Raíz.

Morfema léxico: Morfema con significado conceptual. Son morfemas léxicos las formas radicales o libres de los verbos, los nombres y los adjetivos, así como la mayor parte de las preposiciones y los adverbios. También pueden considerarse morfemas léxicos los afijos derivativos, dado que aportan un significado léxico o conceptual a la raíz a la que se añaden.»

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, p. 81-82]