KOPULATIVE VERBEN

Verbos copulativos

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Kopulaersetze / Nukleus / Nominalprädikat / Prädikat / Attribut / Prädikatsnomen / Grammatikalisierung [Kritik von Marcial Morera]

 

Für die Frage, ob Kopulaverben als Hilfsverben zu betrachten sind, vgl.: Hilfsverb

«Kopula (die) [lat. copula = Band]

1.      Das Verbum sein mit seinen finiten Formen; kann als Teil des Prädikativums, als Bindeglied mit bes. großer Fügungspotenz (Valenz) vielerlei Aussagen zur Bez. eines Daseins oder Soseins mit einem Subj. verknüpfen;
a) identifizierend (gleichsetzend): Diese Frau ist meine Tante.
b) attributiv (charakterisierend oder einordnend): Der Hund ist hungrig. – Der Hund ist ein Haustier.
c) lokativ: Dis Bushaltestelle ist vor der Verkehrsampel.

Von vielen Linguisten wird Kopula nur als Quasi-Symbol, rein grammatisches Quasi-Verb = inhaltsleerer Träger für Tempus-, Modus-, Aspekt-, Person- und Numerusangabe verstanden. Außerdem erscheint sein aber nicht-kopulativ als „Vollverb“ in existentieller Funktion (das Sein aussagend), z.B.: Gott ist! – Die Hochzeit war vor drei Tagen.

2.      Die beiordnende Konjunktion und

[Ulrich, Winfried: Linguistische Grundbegriffe. Kiel: F. Hirt, 1972, S. 67]

«Kopula(tivverb) [engl. auxiliary (verb)].

Teilmenge der Verben, die im Unterschied zu Vollverben nur über eine relativ vage Eigenbedeutung verfügen (sein, werden, bleiben, erscheinen, heißen); Kopulativverben haben vor allem grammatische Funktionen, insofern sie dazu dienen, die Beziehung zwischen Subjekt und Prädikativ herzustellen: Sie ist Tänzerin/unvermählt/von Adel.» [Bußmann, H., S. 425-426]

«Das Verb ermöglicht also gemeinhin einfachere oder kompliziertere syntaktische Programme, wobei das “verbum abstractumsein hinsichtlich der Fügungsmöglichkeiten eine besondere Spannweite aufweist. Da es mannigfache “Aussagekomplemente” zu Bezeichnung eines Da- oder Soseins zu “koppeln” vermag, gilt sein geradezu als “Kopula” (lat. copulaVerknüpfungsmittel”, also “Satzbande”.»

[Erben, Johannes: Deutsche Grammatik. München: Hueber, 121980, § 158]

„Die sehr allgemeine, abstrakte Bedeutung eines ‘verbo copulativo’ gibt Anlass dazu, das mit ihm verbundene (ad)nominale Element einfach als Prädikatskern zu betrachten, während der Kern eines ‘predicado verbal’ das Verb selbst ist. Dies setzt implizit die Annahme einer dreigliedrigen Struktur für die „oración copulativa“ (Subjekt + Kopula + Nominalprädikat) voraus. Eine solche Auffassung, die in der Logik auf die propositionale Struktur im allgemeinen übertragen wird konnte sich - besonders nach der energischen Ablehnung Bellos 1945: 45 - in der spanischen grammatischen Tradition nicht durchsetzen: La división que suele hacerse de la proposición en sujeto, cópula y predicado, no tiene ni fundamento filosófico, ni aplicación práctica al arte de hablar. Carece de apoyo en la historia de las lenguas: ¿cuál es aquélla en que se haya visto o se vea palabra alguna limitada sólo a enlazar el predicado [bei Bello ‘predicado’ = Nominalelement in Verbindung mit ser, estar, usw.] con el sujeto? El verbo que significa existencia en abstracto no es una mera cópula; la existencia en abstracto es un atributo [bei Bello ‘atributo’ = Prädikat]“. [Cartagena / Gauger, 1989, S. 440]

Kopula: Hilfszeitwort. Fehlt im Russischen. Im Spanischen muss zwischen essentiellem und akzidentiellem Sein unterschieden werden /María es enferma / María está enferma/. Im ersten Fall ist sie vorübergehend krank, im zweiten Falle andauernd. Das Verb ‘sein’ ist demnach mehrdeutig. Teilweise ist es ein Hilfsverb, teilweise Vollverb. Im ganzen kann man 5 verschiedene Funktionen feststellen:

1.

Dort ist Maria

(Existenz)

2.

Dies ist Maria

(Identifikation)

3.

Maria ist Arbeiterin

(Klassifikation)

4.

Maria ist fleißig

(Charakterisierung)

5.

Maria ist zu Hause

(Lokativ)

Die formale Identität der Kopula - (im Russ. Nullform) - verdeckt die ihr zugrunde liegenden logischen Strukturen.“  

[Heupel, Carl: Taschenbuch der Linguistik. München: List, 1973, S. 130]

«Cópula

Toda palabra que sirve para unir dos términos de una frase o dos frases. Las cópulas por excelencia son las conjunciones y verbos copulativos.»

[Lázaro Carreter, F.: Diccionario de términos filológicos, p. 116]

Cópula (cultismo del lat. copula ‚unión, conjunción’ y, de ahí, también ‚pareja’)

Elemento de enlace; en particular en ciertas lenguas una forma del verbo ‚ser’ que enlaza el nombre al predicado; el rey es rubio; en algunas lenguas (como el tagalo) la cópula es pronominal, es decir, su función la desempeña un pronombre.“ [Cardona, R., p. 65]

„Unos cuantos verbos (los llamados copulativos: ser, estar, parecer) tienen un signo léxico de alusión tan extensa que requieren la precisión de un término adyacente para poder hacer una referencia concreta: El niño es inteligente, La maestra está cansada, Los muchachos parecen dóciles. Esta función de atributo (o predicado nominal) está asignada, en principio, a adjetivos, pero pueden cumplirla también sustantivos y otras unidades. Otros verbos admiten adyacentes análogos al atributo: El ciclista llegó cansado, Dejar abierta la ventana.“ 

[Alarcos Llorach: Gramática de la lengua española. Madrid, 1994, p. 258]

„Tradicionalmente, los predicados construidos con los verbos ser y estar más predicativo se denominan „predicados nominales“. Este enfoque tiene base semántica, pues el núcleo de significación del predicado se halla en el nombre (sustantivo o adjetivo) predicativo. El verbo se presenta como un nexo que une ambos constituyentes, y por ello se llama copulativo.

Desde el punto de vista sintáctico los verbos copulativos se comportan como los demás: concuerdan en persona y número con el sujeto e indican el tiempo, modo y aspecto de la oración; son, pues, predicados verbales.

Llamaremos verbos copulativos a los verbos intransitivos que se construyen con predicativo subjetivo no omisible tal que, cualquiera que sea su género o su número, pueda representarse y duplicarse con el pronombre invariable lo (caso predicativo (1)). Los verbos copulativos son ser, estar y  parecer.

¿María es madrileña?

 Lo es.

¿Pedro es mexicano?

¿Ellas son tus primas?

 Lo son.

¿Pedro y Manuel son mexicanos?

¿Están contentos ustedes?

 Lo estamos.

Es joven, pero no lo parece.

Observemos que ser y estar no siempre son copulativos; pueden construirse con modificadores circunstanciales no omisibles:

... la fiesta sería mejor a media tarde ...

... ¿en dónde están los pétalos marchitos de tus trajes?“ [Kovacci, El comentario ..., p. 78]

__________________________

1       Alcina Franch y Blecua (Gramática, § 7.2.1) denominan „integrables“ a los modificadores del verbo que „pueden ser conmutados por los pronombres personales átonos que se integran en el grupo acentual del verbo ordenador de la oración en que aparecen“; es decir, el objeto directo (conmutable por lo, la ...), el objeto indirecto (conmutable por le, les) y el predicativo, al que los autores llaman „atributo“, conmutable por lo invariable.

«Se llaman copulativos porque su misión en las oraciones se reduce a servir de nexo [cópula] entre el sujeto y el predicado sin que añadan nada al significado de la oración. Si bien el verbo ser puede no añadir nada al significado de la oración, otros verbos copulativos como estar o parecer sí conllevan significado. En una oración predicativa, el verbo predica y determina a sus argumentos. En una oración atributiva [= de predicado nominal], no es el verbo sino el complemento atributivo, el que reconoce a sus argumentos.»

[Gili Gaya, Samuel (1943): Curso superior de sintaxis española. Barcelona: Biblograf, 1961, § 42]

«Predicado nominal y predicado verbal

En las oraciones bimembres puede haber dos clases de predicados: nominal y verbal.

El primero posee la siguiente estructura: un verbo copulativo (ser o estar) y un complemento predicativo (en otras gramáticas se le denomina atributo) formado esencialmente por un sustantivo o adjetivo que es el núcleo o base (semántica) del predicado:

Los caballos de carreras

son

veloces

Tu padre

es

un buen médico

Las niñas

estaban

contentas

sujeto

verbo copulativo

predicado (atributo)

predicado nominal

 

En las oraciones de predicado verbal, el verbo es el núcleo o palabra esencial del predicado:

 

Ernesto

compró

el periódico

El pájaro

volaba

muy alto

sujeto

núcleo

complemento

predicado verbal

 

Oraciones con verbo copulativo

Son las oraciones de predicado nominal. Estas oraciones expresan cualidades del sujeto, es decir conceptos adjetivos que pueden designarse por alguno de los siguientes medios:

a)      un adjetivo léxico: La torre es alta.

b)      Un sustantivo, pensado como un conjunto de cualidades: Mi amigo es albañil (posee las cualidades de un albañil).

c)       Una frase equivalente a un adjetivo: Mi amigo es de Córdoba (= cordobés).

d)      Un adverbio adjetivado: La gente es así.

e)      Un pronombre: Mi casa es aquélla.

f)        Cualquier palabra o frase de valor nominal: Todo esto es perder el tiempo,

Es tan estrecha la relación entre sujeto y complemento predicativo que ambos conciertan en género y número: Este libro es caro; Esta revista es cara.

Los verbos ser y estar (otras gramáticas añaden parecer) se denominan copulativos, porque su función se limita a unir el sujeto y el predicado como una mera cópula o unión (han perdido su significado originario y se ha convertido sólo en nexos). Sin embargo poseen su significado gramatical y expresan modo, tiempo y aspecto como todos los verbos.

A veces no se expresa el verbo copulativo, por no estar presente en la mente del que habla, o por estar elíptico o sobreentendido:

¡Hermoso caballo!

Normalmente se suprime en refranes:

Perro ladrador, poco mordedor,

y en oraciones interrogativas o exclamativas en las cuales el sentimiento predomina sobre la idea de tiempo:

¡Qué tonto!

¿Tú militar?

Ser y estar como verbos copulativos

Cuando el complemento predicativo es un sustantivo, pronombre o infinitivo se emplea siempre ser.

Los adjetivos calificativos pueden construirse, en general, con ser o con estar.

Cuando pensamos la cualidad como una cambio, real o posible, que sobreviene al sujeto, se usa estar:

Este hombre está borracho

(no es lo mismo decir es un borracho).

Dicho con otras palabras, la cualidad que se predica con estar va inserta en unas circunstancias de lugar, tiempo, acción, etc., mientras que con ser la sentimos como independiente de toda circunstancia. [...]

Ser y estar como verbos predicativos y auxiliares

Además de su uso como copulativos, ambos verbos pueden funcionar como núcleos verbales de oraciones predicativas, con significado propio:

a)      Ser recobra su significado primitivo de existir, ocurrir, suceder en algunas oraciones: Eso será si yo quiero; Sea lo que sea, ya lo veremos; Es que no quiero ir; Es que no tengo tiempo, con lo que se indica réplica o contrariedad.

b)      Estar significa comúnmente permanencia, situación o posición local: No está en el pueblo; SU casa está en las afueras. Este significado se aplica también al tiempo: ¿A cuánto estamos del mes?

Ser y estar también pueden funcionar como auxiliares en la formación de la voz pasiva: Los árboles habían sido talados ya; La paz estará firmara en breve.

Complemento predicativo con otros verbos

Otros verbos, además de los copulativos ser y estar, pueden funcionar de nexo o cópula entre el sujeto y el complemento predicativo:

El partido resultó aburrido,

en esta oración aburrido enuncia una cualidad del partido, pero al mismo tiempo significa conjuntamente una modificación adverbial del verbo resultó.

Esta construcción es frecuente con verbos de estado, de situación, de movimiento, de apariencia y de otras significaciones:

Marta se encuentra desganada;

Los ciclistas corrían contentos;

Esta niña parece lista;

Esta corbata me resulta cara.

Las oraciones construidas con estos verbos (denominados semipredicativos o semicopulativos) tienen en común con ser y estar la concordancia del adjetivo en función de complemento predicativo con el sujeto:

El niño duerme tranquilo;

La niña duerme tranquila.

Por el contrario, se diferencian de las estrictamente copulativas en que el núcleo de la predicación recae en el verbo

[Onieva Morales, Juan Luis: La gramática de la Real Academia Española (Resumida y aclarada). Madrid: Playor, 1993, p. 210-212]

«Verbos copulativos:

Los verbos copulativos son aquellos que sirven de puente entre un atributo y un sujeto o complemento directo. Verbos copulativos son

ser, estar, parecer, andar, resultar, ponerse, quedarse

entre otros, siempre que desempeñen esa función de puente. En caso contrario, no son copulativos.

Tú eres simpático (cop.)

Fue en Madrid el concurso (no cop.)

La comida fue exquisita (cop.)

La tiza está en el aula (no cop.)

Juan parece tonto (cop.)

La gente anda nerviosa (cop.)

La conferencia resultó interesante (cop.)

Juan se puso nervioso (cop.).

Juan se puso encima de la mesa (no cop.)

Me llaman tonto (cop.) (El verbo actúa como puente entre el atributo tonto y el complemento directo me)

Me llaman tus amigos (no cop.)»

[Gómez Torrego, L.: Manual de español correcto. 2 vols. Madrid: Arco/Libros, 1991, p. 90-91]

«Verbo copulativo:

Clase de verbos que se caracterizan por su escaso o nulo contenido léxico y por constituir el ‘núcleo’ verbal en las oraciones adscriptivas:

El niño es/está insoportable.

Dada su condición de verbo vacío o casi vacío de significado léxico, se considera comúnmente que el papel básico del ‘verbo copulativo’ es aportar las distinciones de tiempo, modo, aspecto, etc., necesarias para la existencia de una predicación, en tanto que el atributo constituiría el verdadero núcleo semántico del sintagma verbal. No existe total acuerdo sobre cuáles son los ‘verbos copulativos’ en español. Mientras para algunas gramáticas sólo lo serían ser y estar, en otras, la clase se hace extensiva también a verbos como ponerse, volverse, quedarse. Para justificar su condición de ‘verbos copulativos’ se aduce que en enunciados como

El cielo se puso gris,

La casa se ha quedado helada,

El chico se ha vuelto triste,

estos verbos se han gramaticalizado. Esto es, con respecto a los valores que exhiben cuando no se utilizan como ‘copulativos’

Ana se puso su mejor traje,

Federico se ha quedado en su casa para terminar el trabajo,

El chico se volvió a su pueblo para pasar las Navidades,

ponerse, volver, quedarse se han desemantizado, se han vaciado de contenido léxico y han modificado, en consecuencia, su capacidad para seleccionar complementos (ya no requieren un objeto directo o un complemento de lugar) e, incluso, para seleccionar a su sujeto (ponerse, por ejemplo, ya no requiere sujeto [+animado]. Solamente aportan a la oración, además de los morfemas específicamente verbales, ciertas matizaciones aspectuales (cf Parroche, 1990).»

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 589]

«Núcleo de las oraciones atributivas o de predicado nominal

Hay dos tipos de verbos: los predicativos y los copulativos o atributivos. La mayoría de los verbos son predicativos; estos se caracterizan por tener significado pleno. Unos pocos verbos (ser, estar, parecer) son copulativos o atributivos, y se caracterizan por estar vacíos o casi vacíos de contenido semántico, por lo que necesitan un adyacente obligatorio para poder funcionar junto con él como predicado. A este elemento adyacente se le denomina atributo:

Mi hermano es periodista.

Luis está triste.

Mi gato parece cansado.

En estos casos, aunque es el atributo el que aporta la mayor carga de contenido léxico o, dicho de otro modo, aunque el atributo es el soporte semántico principal de la predicación, desde el punto de vista sintáctico el verbo sigue siendo el núcleo oracional y el núcleo del predicado.

Hay otros verbos, permanecer, ponerse, volverse, sentirse, etc., denominados tradicionalmente seudocopulativos, que seguidos de un adjetivo (o sintagma adjetival) pueden comportarse de forma similar a los verbos propiamente atributivos.»

[Gómez Manzano, Pilar / Cuesta Martínez, Paloma / García-Page Sánchez, Mario / Estévez Rodríguez, Ángeles: Ejercicios de gramática y de expresión. Con nociones teóricas. Madrid: Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, 2006, p. 10]

«La distinción tradicional entre verbos ‘predicativos’ y verbos ‘copulativos’ (o ‘atributivos’) fue introducida en la gramática por los racionalistas, en términos de verbos ‘adjetivos’ y verbos ‘sustantivos’ respectivamente (véase Gutiérrez Ordóñez 1986: 15). Navas Ruiz (1977: 17) recoge la concepción tradicional de oración ‘atributiva’, verbo ‘atributivo’ y ‘atributo’. [...] Penadés (1994) define, según orientación metodológica basada en la primera y segunda escuela de Praga, ‘verbo atributivo’ como aquel verbo que exige un atributo, independientemente del contexto y de la situación, y decide que los verbos ser y estar, tradicionalmente considerados atributivos, no son, de hecho, vernos copulativos, sino que poseen significado léxico, con sus correspondientes acepciones.»  

[Fernández Leborans, Ma Jesús: “La predicación: las oraciones copulativas”. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe, 1999, § 37.1.1, n. 2]

«El verbo transitivo es aquel que aparece con un sintagma nominal de complemento, al cual rige tanto sintáctica como semánticamente. En

Vimos la película,

Vimos la destrucción de la ciudad,

las frases nominales la película y la destrucción de la ciudad están regidas sintáctica y semánticamente por el verbo. La rección sintáctica la vemos en el hecho de que es el verbo el que determina que ha de llevar un sintagma nominal como complemento. Este complemento es un complemento nuclear. Semánticamente, es el verbo el que también determina que esta frase nominal tenga que ser algo ‘visible’.

Volvamos al caso del complemento atributivo

Maggie es la mamá de Gabrielita.

En este ejemplo, el verbo ser rige sintácticamente a la mamá de Gabrielita. De allí que el verbo estar no pueda aparecer en el mismo contexto, como se ve en

* Maggie está la mamá de Gabrielita.

Esto se debe a que en tanto el verbo ser requiere de un sintagma nominal como complemento, el verbo estar no lo permite. Sin embargo, el verbo copulativo ser no parece regir el complemento atributivo la mamá de Gabrielita el que determina el posible sujeto en

Maggie es la mamá de Gabrielita.

Esto se muestra en los siguientes ejemplos:

(a) #Esta roca es la mamá de Gabrielita.

(b) Esta roca es un símbolo de la paz.

Si fuera el verbo ser el que rigiera al sujeto, esperaríamos que esta roca fuera posible tanto en (a) como en (b). En las oraciones copulativas el verbo rige sintácticamente al complemento atributivo, pero no lo rige semánticamente; más bien, es el complemento atributivo el que rige semánticamente al sujeto. De allí la observación de las gramáticas tradicionales de que un verbo copulativo es simplemente un ‘nexo’ entre el sujeto y el predicado. Gili Gaya (1943: § 42) observa sobre los verbos copulativos “se llaman copulativos porque su misión [en la oración] se reduce a servir de nexo entre el sujeto y el predicado sin que añadan nada al significado de la oración”. Si bien el verbo ser puede no añadir nada al significado de la oración, otros verbos copulativos como estar o parecer sí conllevan significado. En una oración predicativa, el verbo predica y determina a sus argumentos. En una oración atributiva, no es el verbo, sino el complemento atributivo, el que reconoce a sus argumentos.

Ya que el verbo copulativo no rige semánticamente a su complemento en

Maggie es la mamá de Gabrielita,

el sintagma nominal la mamá de Gabrielita no es un complemento directo de la cópula ser. Por lo tanto, el verbo ser no es un verbo transitivo.

Tal conclusión puede sorprendernos, ya que los complementos de los verbos copulativos son pronominalizables por el pronombre clítico lo:

–¿Maggie es la mamá de Gabrielita?

–Sí, lo es.

Este pronombre clítico parece ser acusativo, lo cual podría llevarnos a pensar que los complementos mamá de Gabrielita y lo son realmente complementos directos. Estos datos ponen en duda nuestra definición de ‘transitividad’. Esta paradoja demuestra lo escurridiza que es la noción de transitividad. [...]

Para definir ‘transitividad’, la única noción relevante parece ser la de ‘rección’ sintáctica y semántica, entendiendo por la primera la determinación de una categoría específica por parte de un núcleo (en nuestro caso el verbo que rige a una frase nominal) y por la segunda, la determinación de ciertos rasgos semánticos por el mismo núcleo.»

[Campos Héctor: “Transitividad e intransitividad”. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe, 1999, § 24.1.2]

cópula. (Del lat. copŭla).

1. f. Atadura, ligamiento de algo con otra cosa.

2. f. Acción de copular.

3. f. Fil. Término que une el predicado con el sujeto. [DRAE]

«verbo copulativo

El que, prácticamente vacío de significado léxico, sirve de unión entre un sujeto y un atributo y admite que este sea sustituido por el pronombre neutro lo; son copulativos en español los verbos ser, estar y parecer:

La conferencia fue interesante [lo fue].

El enfermo está tranquilo [lo está].

Pareces cansado [lo pareces].

Se consideran semicopulativos los verbos que sirven de enlace entre un sujeto y un atributo, pero no admiten la sustitución de este por el pronombre lo:

Juan anda preocupado estos días [*lo anda].

El niño sigue dormido [*lo sigue].

El tipo se volvió loco [*se lo volvió].»

[RAE: Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana, 2005, p. 771]

«oración copulativa

La que contiene un verbo copulativo:

Los resultados son excelentes.

La sala estaba desierta.»

[RAE: Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana, 2005, p. 767]