KOORDINATION

Coordinación

(Recop.) Justo Fernández López  

 

Vgl.:

Unterordnung / Subordination / Hypotaxis / Parataxe / Satzarten

 

Koordination / Parataxe / Nebenordnung  ·  Coordinación / Parataxis

Koordination [mlat.: coordinare ‘aufeinander abstimmen’]:

(1)  Syntaktische Struktur, die aus zwei oder mehr Konjunktionen (Wörter, Satzglieder oder Sätze) besteht. Koordination kann vorkommen als asyndetische Konstruktion, d. h. die einzelnen Elemente der K. sind nicht durch Konjunktionen verknüpft (bergauf, bergab laufen), oder als syndetische Konstruktion, wobei die Elemente durch koordinierende Konjunktionen (und, aber, denn) verknüpft sind. Die durch die Konjunktionen geleistete »Verknüpfung« bezieht sich sowohl auf morphologische, syntaktische als auch auf semantische und pragmatische Aspekte.

(2)  Synonym für Parataxe.“ [Bußmann, H., S. 424-425]

Koordinierende (von lat. coordinare ‘anreihen’) Konjunktionen verbinden zwei syntaktisch gleichwertige Sätze oder Satzteile. Koordinierende Konjunktionen haben im Deutschen keinerlei Auswirkungen auf die Satzstellung und besetzen auch nicht das Vorfeld, obgleich sie an erster Stelle im Satz stehen können; wenn man sie weglässt, bleibt die Wortfolge unverändert.“ [Hentschel / Weydt, S. 258]

Oraciones coordinadas

Es bastante moderna, en la historia de la gramática, la llamada división tradicional en oraciones coordinadas  y  oraciones subordinadas. En realidad, las llamadas coordinadas no son sino dos segmentos de tipo oracional (oraciones, suboraciones, proposiciones) vinculados de modo que ninguno desempeña una función dentro del otro. Ahora bien, muchas de las llamadas tradicionalmente subordinadas (las adverbiales) pueden considerarse como equivalentes a la llamada principal tradicionalmente, y que se podría llamar central, aglutinadora o no marcada, puesto que es la que no lleva conjunción introductoria de ese tipo adverbial. Las relaciones entre «principal» y «subordinada», que son de tipo nocional, semántico, pueden expresarse por nexos copulativos, e incluso sin nexo alguno, en construcciones yuxtapuestas. Por otra parte, algunas de las subordinadas tradicionales, como las consecutivas, tienen un elemento en la llamada «principal», la partícula tal o equivalentes. Vamos a establecer la distinción entre tres posibles clases lógicas de coordinación: la de inclusión o copulativa, la de exclusión o disyuntiva, y la de restricción o adversativa.

Las oraciones copulativas expresan semánticamente adición: el contenido semántico de una proposición se suma al de la otra. Por eso, en su representación lógica, se simbolizan con el signo de la inclusión (Ù): A Ù B. Las disyuntivas, en lo que respecta a su significado, son expresiones de juicios contradictorios. Puesto que semánticamente expresan exclusión, para representarlas se usa el signo de la exclusión lógica (V): A V B. A partir de las disyuntivas, por reiteración y especialización semántica, se forma el subgrupo de las llamadas distributivas. Las adversativas tradicionales, es decir, las correctivas y excluyentes, no son sino un tipo de las posibles restricciones lógicas, que abarcan un buen número de matices. La proximidad de algunos tipos es palmaria, y así, las adversativas y las concesivas en indicativo coinciden formalmente de modo que es imposible separarlas por ese criterio.“

[Marcos Marín, F.: Curso de gramática española. Madrid: Cincel, 1980, pp. 362-367]

„Las concesivas están también relacionadas con un tipo de coordinación restrictiva o parentética, y que es la adversativa. El criterio de distinción es que, si se trata de adversativas, la conjunción que marca a una de las oraciones necesariamente, puede sustituirse por pero. Esta confusión es especialmente posible con aunque, conjunción adversativa y concesiva. También hay que señalar que las adversativas se construyen en indicativo y las concesivas en indicativo y subjuntivo, por lo que la confusión sólo se plantea entre adversativas y concesivas en indicativo. La distinción, por tanto, de tipo semántico, nos muestra, una vez más, la inutilidad de separar la coordinación de la subordinación.“

[Marcos Marín, F.: Curso de gramática española. Madrid: Cincel, 1980, p. 417]