KAUSATIVE und FAKTITIVE KONSTRUKTIONEN

Las construcciones causativas

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Faktitive Verben / Transitivität

 

«Verbo causativo.

Se dice del verbo o forma verbal cuyo sujeto no realiza la acción, sino que obliga a que la realice otro. Así, latín moneo ‘hacer recordar, advertir’ frente a memini ‘acordarse’. Se llama también factivo o factitivo

[Lázaro Carreter, F.: Diccionario de términos filológicos. Madrid: Gredos, 1981, p 87]

Teorías de las construcciones causativas:

“Este tipo de construcciones puede considerarse bajo dos aspectos:

a) análisis de los rasgos sintácticos y semánticos de la secuencia: hacer + infinitivo;

b) como proceso productivo para formar estructuras transitivas a partir de otras intransitivas, más 'básicas' o subyacentes.

El Esbozo de la RAE (pág. 378) define las construcciones 'causativas' como  aquellas donde el sujeto no realiza por sí mismo la acción, sino que  ordena, encarga, dirige, etc., la acción que otro ejecuta. Es lo que vemos  en: El rey construyó el palacio. Ahora bien, tal interpretación surge de  nuestro conocimiento de la realidad extralingüística, pues sabemos que los  reyes no suelen construir edificios con sus manos. Según esto, una frase  como Juan está construyendo una casa, sería ambigua (puede construirla él  personalmente, o hacerla construir por unos obreros). Por otro lado, ¿quién construye: el arquitecto, el maestro de obras, los albañiles ...?  Todas estas cuestiones no surgen de la estructura sintática de estas  frases, sino de nuestro saber acerca del mundo. ¿Cómo integrar esto en una  teoría sintáctica?

Para algunos generativistas como Dubois, frases como la anterior suponen  una transformación a partir de otras más 'profundas' donde el sujeto es el  'agente directo'. Sin embargo, como señala Ruwet, esto descansa en la  gratuita suposición de que la relación Sujeto-Verbo implica, como modelo,  una conexión directa en la realidad (en estos casos, de tipo físico). 

En el Diccionario de Cuervo (pág. V), al hablar de las vacilaciones de los  verbos entre usos transitivos e intransitivos, se cita el paso de un  sentido intransitivo a otro 'causativo' o 'factitivo': subir por "hacer  subir" o "poner arriba". Y cita también la construcción refleja como  escalón hacia el sentido intransitivo de verbos transitivos: mover > moverse. Las discusiones actuales sobre este problema se mueven en torno  de estas intuiciones de Cuervo.

Blinkenfeld llama bivalencia funcional al hecho de que la mayoría de los  verbos pueda funcionar en estructuras transitivas o intransitivas, sin  constituir categorías cerradas de verbos. En las frases transitivas con  estos verbos hay un sentido de acción extrovertida: il accroît son bien,  lo cual puede explicitarse por medio de la construcción 'factitiva': il  fait accroire son bien. Mientras que en las intransitivas hallamos un  sentido de acción introvertida, lo cual las relaciona con las  mediopasivas; son bien accroît; este último sentido aparece también cuando  el verbo se ve incrementado por el elemento se, sin función propiamente  refleja. Por tanto, el sentido 'factitivo' puede definirse como el propio  de aquellos verbos o expresiones complejas, donde, gracias a la  intervención de alguien o algo (el sujeto sintáctico), se provoca un  estado, actividad, etc., en otro ser (el objeto directo). Este sentido  aparece en la mayoría de los casos en que un verbo intransitivo se emplea  en estructuras transitivas, proceso bastante general, aunque en español  puede considerarse menos frecuente que en inglés o francés (mientras que  el español usa mucho más se para dar un contenido 'medio' a los verbos  transitivos).

Chomsky: Las transformaciones causativas1 fueron planteadas por Chomsky, al observar que de algún modo hay que formalizar la relación existente  entre re y redden ("rojo" y "enrojecer"), o entre soft y soften ("suave" y "suavizar"), o también entre fright y frighten ("susto" y "asustar").  Según él, una frase como it frightens John proviene de una construcción  causativa aubyacente: it - makes - S, donde S domina a John (is) afraid   (ahora no relaciona el verbo con el sustantivo, sino con el adjetivo). Por  tanto, los adjetivos se dividirán entre los que pueden sufrir esta  transformación y los que no pueden. [...] Sin embargo, la postura de  Chomsky en este problema no es muy firme. Sus nuevas afirmaciones hay que  entenderlas dentro de la polémica con los partidarios de la llamada  Semántica generativa. En general, puede decirse que Chomsky está  restringiendo el componente transformacional de su gramática, al ver que  las transformaciones pueden ser un recurso tan poderoso que acaben por no  explicar nada al poder explicarlo todo. La relación entre frases no se  hará ahora por medio de reglas transformacionales, generales, sino por la  descripción particular, atomizada incluso, de los elementos lingüísticos  por medio de rasgos. Y esto va a repercutir en el análisis de los  causativos, con una postura que luego adoptará Ruwet. [...] Por todo ello  acaba proponiendo, en vez de la transformación causativa, la existencia de  un rasgo semántico [+ causa], que puede asignarse a algunos verbos, y cuya  asignación convierte al verbo intransitivo en transitivo, y revisa sus  rasgos seleccionales de modo que el primitivo sujeto se convierta en  objeto. Por tanto, ambos tipos de frases han de considerarse ahora  'básicos' en la gramática; y unas reglas de redundancia precisarán, en  líneas generales, los comportamientos provocados por este rasgo.

Lyons (Introducción, págs. 362 y sigs.) dedica un amplio estudio al  problema de los 'causativos', inserto en su análisis de las relaciones  funcionales de la oración sobre bases "nocionales". Su concepción de la  transitividad radica en:

a) conceptos de 'actor' y 'paciente', que no  tienen por qué coincidir con los criterios gramaticales por los que se establecen los sujetos y objetos gramaticales (piénsese en las oraciones  pasivas);

b) las construcciones ergativas: equivalencia formal entre el objeto de la oración transitiva y el sujeto de una intransitiva.  Sobre esta base construye Lyons su teoría de la transitividad, y, concretamente, de las construcciones 'causativas' o 'ergativas', sin  preocuparse excesivamente de los problemas formales que puedan surgir  dentro de la gramática generativa. 

Según Lyons, hay una serie de estructuras intransitivas de donde se generan estructuras transitivas, por medio de una 'transformación  causativa', cuyos efectos son:

a) el sujeto de la intransitiva se  convierte en objeto de la transitiva;

b)        se introduce un nuevo sujeto, nocionalmente 'agente' (Lyons lo restringe a los nombres 'animados');

c) el verbo queda marcado semánticamente como 'causativo' (como vemos integra  los dos análisis que hizo Chomsky sobre estas frases).

Este proceso puede producirse sin modificación aformal del verbo: to move en inglés, o hervir en español; con dos elementos léxicos diferentes: to  die y to kill en inglés, o morir y matar en español; con un auxiliar  factitivo, como to make o to cause en inglés, faire en francés, o hacer en  español. Lyons no cree, contra Chomsky, que la diferencia entre causación  directa e indirecta sea un obstáculo para admitir esta transformación.  Sin embargo, al plantear esta transformación, no sabemos si Lyons está  operando con verdaderas estructuras sintácticas, donde los elementos  léxicos están ya presentes (en el sentido de Chomsky), o con estructuras  semánticas, cuyos elementos no tienen que ver con los elementos léxicos  reales de la lengua. Aunque parece seguir el primer camino, en ocasiones  toma el segundo. [...]

La transformación causativa es un proceso recursivo, y puede aplicarse a  construcciones transitivas, generando construcciones causativas de tres  'lugares' (S-OD-OI). P. ej.: hacer tener > dar, hacer ver > mostrar.  Sin embargo, estas construcciones causativas derivan de frases transitivas  que no pueden generarse, a su vez, de intransitivas por la primera  transformación causativa. El mismo Lyons admite que son muy pocos los  verbos que admiten un análisis semejante, donde su objeto indirecto sería  sujeto de alguna oración transitiva adyacente. Esta interpretación no pasa  de ser una paráfrasis del significado de estos verbos, pero no un  verdadero proceso transformacional. 

Semántica generativa. Frente a Chomsky, los lingüistas de este grupo  postulan una estructura 'básica, no sintáctica y formal, sino puramente  semántica, e incluso lógico-conceptual, cuyos elementos no tendrán nada  que ver con los elementos léxicos reales de las lenguas. Por otro lado,  hablan de transformaciones 'preléxicas': introducen elementos léxicos  reales, o 'palabras' de la lengua, a partir de esos elementos semánticos  abstractos. Como vemos, el vuelco fundamental a la teoría de Chomsky es  colocar lo semántico, no como meramente interpretativo, sino como centro  del lenguaje, tanto en su funcionamiento como tal, como en la teoría que  habrá de analizarlo. No obstante, mantienen el concepto de  'transformación' y 'generar', aunque ahora con una orientación totalmente  distinta.  Precisamente, uno de los argumentos a favor o en contra de uno u otro  modelo teórico lo han constituido las construcciones causativas; no se las  ha estudiado por sí mismas, sino en cuanto que podían afirmar o negar una  teoría.  La primera formulación la encontramos en Lakoff. Relaciona las siguientes  frases: the metal is hard  -  the metal hardened - John hardened the  metal ("el metal está duro" - "el metal se endureció" - "Juan endureció el metal"). Entre las dos primeras hay una transformación 'incoativa': un  elemento semántico INCOATIVO, inserto en la estructura 'básica', pone en  marcha la transformación, que puede originar esas dos estructuras  superficiales. Lo mismo ocurre entre la segunda y la tercera frase: un  elemento semántico CAUSATIVO pone en marcha una transformación que origina  una frase aparentemente tan simple como ésa, o también otras con un  elemento léxico como to cause  o to bring about.  El centro de la polémica  sobre las transformaciones causativas fue el artículo de J. McCawley, "La  inserción léxica ...", de 1968, donde aparece la transformación modelo:  cause to die > to kill. Para McCawley, el verbo inglés to kill puede  descomponerse semánticamente en "cause to die", o mejor aún, en "cause- become-not-alive". Esta construcción semántica se convierte en el verbo  'superficial' inglés por medio de una serie de transformaciones, en las  que cada predicado se une al inmediatamente anterior. La transformación  puede deternerse en cualquier momento; así, en vez de to kill, tendremos  la perífrasis cause to die, u otras semejantes1.  La crítica de Chomsky se basa en la idea de que tales análisis no implican  una teoría distinta. Esas derivaciones transformacionales no son más que  un nuevo modo de presentar las reglas de interpretación semántica que  especifican el significado de un elemento léxico de la lengua, y lo  relacionan con otros elementos léxicos, o con el de frases enteras. En  cierto modo, Chomsky tiene razón: el análisis de McCawley no parece sino  una traducción generativista del conocido procedimiento de descomposición  semántica de un lexema en rasgos sémicos elementales. De acuerdo con el  tipo de análisis de McCawley, cualquier elemento léxico de una lengua  podría generarse por transformación a partir de su definición de  diccionario.  Por otro lado, Chomsky vuelve a señalar que entre cause to die y to kill la relación no es de sinonimia: el verbo simple supone una inmediatez de  conexión entre agente y suceso que no se da en la perífrasis  correspondiente. Éste es el núcleo de la argumentación de Ruwet en contra  de la relación transformacional entre estos tipos de frases. 

Los verbos causativos en español:

La relación interna de oposición entre la construcción intransitiva, de  sentido 'estativo' indicando un proceso, situación, etc.,, y otra  construcción transitiva, donde hay sentido claramente 'activo', responde  al modelo 'causativo'. 

El número de verbos 'causativos' en español no parece demasiado extenso:

En principio, podemos señalar los verbos que se agrupan en torno a acabar, todos lo que pueden indicar el principio o fin de un proceso, desde una  perspectiva temporal. 

En las construcciones causativas, el sujeto de la intransitiva aparece  como objeto de la transitiva; por otro lado, el sujeto de la intransitiva  no suele ser sujeto de la transitiva.

La clase se acabó a las seis de la tarde.

El profesor acabó la clase a las seis de la tarde.     

*La clase acabó la lección del profesor.

En español encontramos una misma alternancia de sentidos entre dos frases como 

El cristal se ha roto.

Juan ha roto el cristal. 

En las frases intransitivas con se, hallamos un sentido de proceso que se  da en algo o alguien (frente a la idea de acción de las transitivas).  Encontramos un se que no indica indeterminación del sujeto, y al que  Alarcos llama 'léxico, y que parece portador de un contenido 'medio'.

Hay verbos que sólo aparecen en frases intransitivas si van incrementados  por se.

La reunión se ha iniciado.

Se puede ser opcional en las frases intransitivas. Sin embargo, esto no es  cierto en todos los casos. Sí parece opcional en acabar o terminar.

La clase (se) acabó. La reunión (se) ha terminado. [se 'léxico']     

La reunión (se) ha empezado. [se indica indeterminación del sujeto]

Cuando se habla de verbos 'causativos, se afirma que los sujetos de las  frases transitivas directa ha de considerarse 'agentes', e incluso que  deben ser 'animados'. En principio, esto parece cierto con los verbos que  se agrupan en torno a empezar - acabar; construidos en frase transitiva,  prefieren sujetos [+ Animado] y 'agentes': 

Los cubanos comenzaron la revolución en la sierra.

El profesor acabó su conferencia a las cinco. 

Con sujetos [- Animado], interpretables como 'causa, la transitiva directa  no parece normal: 

?La lluvia acabó la reunión. 

y se prefiere una construcción 'factitiva' compleja:

La lluvia hizo que acabara la reunión. 

Ahora bien, esto no es general, y tampoco se puede considerar 'agente'a  todo sujeto [+ Animado]; ¿qué 'agentividad' hay en hemos terminado un año y  vamos a empezar otro?  Sin embargo, en acabar con no hay tales problemas.

En el caso de aumentar, disminuir, mejorar, empeorar, la relación  'causativa' entre empleos transitivos e intransitivos parece darse sin  problemas adyacentes:

Aumenta la tensión política en el país.

La industria soviética aumenta su producción.

Disminuye el interés de los españoles por las asociaciones.

Hemos disminuido las importaciones de trigo. 

Otros verbos donde se da también una relación 'causativa' clara son hervir y colgar.     

   El agua hierve.  Vamos a hervir el agua.

No se suele construir, en la transitiva, con sujetos [- Animado] que  indiquen 'causa', prefiriéndose entonces la construcción factitiva  compleja:

El fuego hace hervir el agua. *El fuego hierve el agua. 

En cuanto a colgar, en su uso intransitivo equivale a una pasivo-estática:

El asesino cuelga de la horca. (= "... está colgado")

La ropa cuelga del balcón. (= "... está colgada")

en la frase transitiva, es verbo 'activo':

Colgaron al asesino de la horca.

La mujer cuelga la ropa en el balcón. 

En otros casos, los empleos transitivos e intransitivos de ciertos verbos  se han repartido a lo largo de la historia: crecer ha quedado como  intransitivo, pero tuvo sentido causativo, de "hacer crecer":

El cielo crece mis males.  Hoy = acrecentar 

O morir, con significado de "matar" en español clásico.

Otro grupo de verbos que puede entrar en los 'causativos' es el de algunos  verbos de movimiento: bajar, subir, avanzar, adelantar, correr, pasar,  abrir, cerrar.

El viento baja de la Cordillera.           

Hemos bajado todos los paquetes al sótano.     

Subían todos juntos.                            

Hemos subido todas las maletas.

Volví la cara a donde se movió mi abuelo. 

Estos verbos de movimiento prefieren, aun en usos intransitivos, sujetos  'activos', dotados de capacidad de actuación autónoma.  No suelen darse  frases como: los paquetes bajaron al sótano, a no ser en contextos donde  se implique una "recategorización" de marcada intención expresiva. Por  tanto, no parece que los empleos transitivos de estos verbos surjan por  transformación a partir de los intransitivos. En frases transitivas  aparecen con objetos que no pueden ser sujetos en frases intransitivas.  Además, la derivación normal de Juan subió sería Pedro hizo subir a Juan,  donde se conserva el carácter 'activo' del sujeto de la frase  intransitiva. En Pedro subió a Juan no se implica ninguna actividad por  parte del elemento designado por el objeto directo.

Otros verbos de movimiento presentan  caracteres peculiares:

Avanzó sus manos hacia mi cara.

Avanzó el grueso de su ejército.

Por fin adelanté a ese coche. [en frases intransitivas lleva se]

Juan se ha adelantado.

Mi reloj adelanta (atrasa).     

Voy a adelantar (atrasar) el reloj.

En Pamplona los mozos corren los toros por las calles.

Corre un poco la silla para allá.

Las aguas se deslizaban lentamente.

Le deslizó un billete entre las manos.

Un sujeto [- Animado], interpretable como 'causa', no parece admisible en transitivas con estos verbos de movimiento:

El nivel del agua subió debido a las lluvias.     

?Las lluvias subieron el nivel del agua.  [no parece aceptable]

En este caso se prefiere una construcción 'factitiva' compleja (otro factor, pues, que dificulta la relación transformacional en estas frases):

Las lluvias hicieron subir el nivel del agua. 

Con pasar hay dos tipos de contextos:

a) "movimiento temporal"

     El cambio de posiciones sintáctico está de acuerdo con el modelo 'causativo', pero el verbo transitivo no tiene ningún sentido 'activo'.

Los años pasan.

He pasado varios años sin verla.  

[movimiento temporal sin sentido 'activo'; hay sentido estativo:]

Estuve varios años sin verla.  [pero con pasar sigue siendo transitiva]

Los pasé sin verla.  [frente a *los estuve sin verla]

b) "movimiento espacial"

Aquí se da la relación 'causativa' entre los empleos del verbo, y esta vez con sentido 'activo' en la frase transitiva.

Ayer pasé por aquí.

Ayer me pasaron por aquí.     

Le manuscrito pasó de mano en mano.

Juan pasó el manuscrito a sus amigos.     

Don Miguel ha salido a pasar la firma al alcalde.

Para seguir pasando las cuentas del interrumpido rosario.

La cosa parece medio ridícula, pero hay que pasarla para saber lo que es bueno.

Con abrir y cerrar las frases intransitivas tienen sentido asimilable al valor 'medio' con se (sentido de "habitualidad" o de capacidad intrínseca  de algo). 

Esta puerta no abre bien. Esta puerta no cierra bien.

Abre la puerta. Cierra la puerta. 

(Cfr. frases como este papel se rompe fácilmente, esto no se hace así )

El verbo cambiar  - con su cuasi-sinónimo variar – ejemplifica muy bien el fenómeno de la 'causatividad'. Tiene dos significados:

a) "modificación" o "transformación"

     La alternancia de construcciones sigue el modelo 'causativo':

¿No cambiarás nunca, descuidada? 

El panorama puede cambiar.

Al parecer, ha cambiado su opinión. 

No vale la pena esforzarse por cambiar nada de él. 

b) "trueque" de una cosa por otra:

Miles de turistas americanos podría cambiar la ruta de la Costa del Sol por la de Hawai.

¿Cambiaréis personal? 

Aquí no hay dualidad con frases intransitivas, pues las únicas que podrían aparecer son claramente 'pasivas reflejas' o impersonales:

Se cambian coches (por bicicletas).

En el caso de cambiar de tenemos:

Juan cambió sus ideas.     

Juan cambió de ideas.   

pero no existe igual correspondencia entre:

Juan ha cambiado las estructuras de la empresa.     

*Juan ha cambiado de estructuras ...

En cambio, con los nombres de parentesco:

Juan logró cambiar a su padre. Pero no existe:

*Juan cambió de padre. [relación inherente] Pero sí es posible:

Juan ha cambiado otra vez de esposa.   

Con el significado b) de trueque, el verbo se puede incrementar con se 

Juan cambió el vestido. Juan (se) cambió de vestido. 

Hay otros contextos, con diferentes verbos, de distintos grupos semánticos, donde encontramos una oposición entre la construcción  intransitiva, de sentido 'estativo' indicando un proceso, situación, etc., y otra construcción transitiva donde hay un sentido claramente 'activo'. La relación interna entre estas construcciones corresponde al modelo  'causativo':

El aire abrasa.                 

Lo abrasaron con tizones.

Este traje viste bien.          

Pedro viste buenos trajes. Hay que vestir al desnudo.      

Esta pelliza abriga bastante.   

Abriga al niño.

La sopa está quemando.          

Quema este papel. 

 

Sobre una serie de rasgos comunes que nos permiten hablar del "mismo" verbo en cada pareja, y por encima de los matices semánticos asociados con  cada construcción particular, hallamos la oposición fundamental que hemos  especificado arriba.

Las perífrasis factitivas:

A las perífrasis 'factitivas' se les otorga dos funciones:

a) ser una etapa en la derivación transformacional de algunos verbos transitivos;

b) aparecer como expresión sustitutoria de un hueco existente en el léxico, cuando un verbo intransitivo no posee un transitivo correspondiente, idéntico en forma o no. [sonar '(er)klingen', 'läuten'; hacer sonar  'schellen', 'klingen lassen']

Las perífrasis que se han utilizado al hablar de la 'transformación  causativa' han variado según las lenguas. En inglés se ha empleado en  general to cause + Inf. (aunque tanto Chomsky como Lyons o Lakoff hablaran  también de las perífrasis con to make, to bring about, etc.); mientras que  en las lenguas románicas se ha hablado siempre de las perífrasis con los  herederos de facere: faire en francés, hacer en español, etc., combinados  con infinitivo. De ahí los nombres de causativo o factitivo aplicados a  estas construcciones y a los verbos relacionados con ellas, aunque no  presenten diferencias de sentido importantes, y sirvan del mismo modo para  esa hipotética transformación. Por otro lado, sólo se ha considerado hasta  ahora como posible fuente de verbos transitivos la secuencia de hacer  +  Infinitivo, pero no otro tipo de construcciones factitivas complejas. 

Se ha dicho a veces que una de las principales misiones de la construcción  factitiva es convertir en transitivos a los verbos intransitivos. Tal  afirmación no es del todo cierta:

Lo hice correr. Lo hice ir.   

Aquí ni correr ni ir se han hecho transitivos. Hay un verbo transitivo,  hacer, un objeto directo de éste, lo, y un predicado del objeto directo,  correr o ir. Es como en me vio correr, donde no se habla de transitivización.

Sólo por un sentido 'factitivo' los verbos intransitivos pueden convertirse en transitivos; y es el único proceso productivo de formación  de verbos transitivos, aunque no todo verbo transitivo pueda analizarse  como secuencia de hacer más otro elemento.

La construcción factitiva en español:

Se forma añadiendo hacer a cualquier verbo en infinitivo, tanto transitivo como intransitivo. S. Hamplová cree que es una 'perífrasis verbal'. Gili y Gaya cree que no  hay perífrasis, pues hacer no pierde su sentido propio. Pero hacer no  tiene aquí el mismo sentido que construido con sustantivos. Sin embargo,  hay contraargumentos a la pretensión de considerar estas construcciones  como 'perífrasis verbales':

El barco navega. 

El capitán hace navegar el barco.

*El barco hace navegar. 

En cambio, con poder, verdadero verbo 'auxiliar': el barco navega - el  barco puede navegar. Además, en algunas frases el único afectado por la  pasiva es hacer: 

El testigo fue hecho comparecer ante el tribunal.

Juan fue hecho venir.

*Fue hecho traer un regalo.

[si el infinitivo incrustado bajo hacer es transitivo: inaceptable]

Si hacer se une con un verbo intransitivo, el sujeto de éste aparece como objeto directo de la construcción entera:

Juan hizo correr a Pedro. > Lo hizo correr.

Si hacer se une con un verbo transitivo con objeto directo propio, el sujeto del infinitivo aparece como objeto indirecto del grupo:

Juan hizo traer un paquete a Pedro. >  Se lo hizo traer. 

Hacer es de los verbos que exigen la no-identidad de sujetos, incluso cuando aparece una forma reflexiva:

Pedro se está haciendo notar mucho.

Juan se hizo dar un regalo. 

En ocasiones se producen ciertas ambigüedades en estas construcciones:

Juan hizo traer un regalo a su mujer.

Juan le hizo traer un regalo.  Puede interpretarse como: 

a)     "hizo que su mujer trajera un regalo"

b)     "hizo que trajeran un regalo a su mujer"   

La ambigüedad desaparece si el sintagma nominal va antepuesto al  infinitivo:

Juan hizo a su mujer traer un regalo; 

o empleando para en lugar de a: 

Juan hizo traer un regalo para su mujer. 

Con sustantivos que exigen a  (objeto directo), a veces es imposible señalar si nos encontramos ante el objeto directo del infinitivo, o el objeto  indirecto de hacer y sujeto del infinitivo:

Pedro hizo matar a Juan.  Puede interpretarse como:

a)     "hizo que mataran a Juan"

b)     "hizo que Juan matara" 

No hay distinción pronominal entre ambas interpretaciones, ni en zonas leístas ni en zonas no-leístas:

lo / le hizo matar 

El único modo de deshacer estas ambigüedades es observar si hay  posibilidad de unir el pronombre al infinitivo o no:

Juan hizo matarlo. = "hizo que lo mataran"

Se ha dicho a veces que una de las principales misiones de la construcción  factitiva es convertir en transitivos a los verbos intransitivos. Sin  embargo, tal afirmación no es del todo cierta: en

Lo hice correr. Lo hice ir. 

ni correr ni ir se han hecho transitivos.

Sólo por un sentido 'factitivo' los verbos intransitivos pueden  convertirse en transitivos; y es el único proceso productivo de formación  de verbos transitivos, aunque no todo verbo transitivo pueda analizarse  como secuencia de hacer  más otro elemento.

Hay que ver si las frases con hacer son sinónimas de las que contienen verbos transitivos simples. Si comparamos

Subimos a Juan a casa.   con

Hicimos subir a Juan a casa. 

puede observarse en seguida su falta de sinonimia. En la construcción con  hacer hay un sentido de coerción [Nötigung, Zwang]. 

Llamar no puede ser la lexicalización de hacer venir, como afirma Lyons para el francés: la no-sinonimia se muestra en que es posible

Juan llamó al médico pero no vino.  Pero no en la contradictoria:

*Juan hizo venir al médico pero no vino.      

Los gritos de Juan hicieron venir al médico.

*Los gritos de Juan llamaron al médico. 

Sin embargo, en una gran cantidad de ocasiones, los sujetos de las  construcciones factitivas son sustantivos [- Animado], interpretables  semánticamente como 'causa'.

Esta iniciativa de Giscard tendía a hacer creer en la ilusión de ...

Silencio que le hacía parecer ausente y preocupado.

Mis aclaraciones me hacen rebotar sobre nuevas perplejidades.

La brisa que hace repiquetear la persiana contra la baranda del balcón.

Con sustantivos [+ Humano], presenta esta construcción un claro sentido de coerción:

Con sus palabras nos hizo retirarnos.

Te he hecho venir.

Plantear una relación transformacional entre las frases intransitivas y transitivas de estos verbos, a través de la construcción con hacer, resulta problemático. Y, por ello, las construcciones factitivas complejas  son independientes de las frases intransitivas simples, aunque puedan relacionarse en significado. 

Con verbos como acabar o terminar, no parece haber identidad entre los sentidos de éstos usados como transitivos, y los de la perífrasis con  hacer.  Así:

Los policías terminaron el desfile. [eran ellos los que desfilaban]     

Los policías hicieron terminar el desfile. ["terminaron con el ..."]

Resumen:

“La mejor solución parece tratar los verbos 'causativos' idénticos en su  forma léxica (como subir, etc.) por medio de unas reglas de redundancia,  que expresen, de forma individual, la posibilidad de su doble uso como transitivos y como intransitivos, y los cambios sintácticos y semánticos  que tal hecho comporta.  Y en los casos en que no hay identidad de forma, relacionar ciertos verbos intransitivos con otros transitivos, señalando que entre ellos se producen los mismos fenómenos que con algunos verbos idénticos en forma.

Al mismo tiempo, se puede relacionar el sentido 'activo' de estos verbos,  en función transitiva, con la perífrasis hacer + Infinitivo, pero sin suponer  que ésta sea ningún paso transformacional entre estructuras transitivas e  intransitivas. 

Con estos verbos 'causativos' no hay por qué sustituir la descomposición en rasgos sémicos pertinentes por transformaciones de tipo sintáctico en  el nivel semántico, como hacen McCawley y otros: hacerlo supone la  confusión entre estructuras sintácticas propiamente dichas y estructuras  de rasgos significativos. 

De todos modos, este fenómenos está vivo en la lengua actual, y es, quizás, el procedimiento principal para convertir en transitivos a los  verbos intransitivos:

dimitir y cesar  eran verbos intransitivos;

pero hoy son muy frecuentes en frases como

han dimitido al ministro o lo han cesado ["lo han destituido"];   

y, de nuevo, estas frases no son sinónimas de

lo han hecho dimitir [supone cierta actuación por parte del dimitido]

Éste es el mismo fenómeno por el que en hablar vulgares de Castilla, zona occidental de la Península, desde León a Andalucía, caer y quedar (en español general intransitivos), funcionan como transitivos, con el  significado de "tumbar" y "dejar".  

Lo propio de la construcción factitiva con hacer es la dualidad de sujetos, no sólo en el plano sintáctico, sino también en el semántico: a  veces hay que suponer en ella dos agentes. 

Esto no es lo mismo que en el caso de construir 

Felipe II construyó El Escorial. = "mandó que lo construyeran"

Aquí la interpretación surge de nuestro conocimiento extralingüístico, mientras que en la construcción factitiva es la misma estructura  sintáctica la que nos sugiere la doble 'agentividad' [dos agentes]. Así vemos la diferencia entre

Hice construir mi casa por los albañiles.  y

*Construí mi casa por unos albañiles. 

Por todo ello no considero acertado mantener el término de 'causativo' para  caracterizar verbos del tipo de construir. Sí parece adecuado para los  verbos como acabar, hervir, etc., cuya presencia en estructuras  intransitivas y transitivas se rige según unos modelos bastante estables.”

[Cano Aguilar, Rafael: Estructuras sintácticas transitivas en el español actual. Madrid: Gredos, 1981, pp. 218-255]

_________________

(1) En la  gramática  generativa se ha planteado una  relación transformacional  entre los siguientes tipos de frases: partiendo de una frase básica  atributiva (p. e. algo-ser-difícil)), se realiza una transformación  incoativa, que nos proporciona algo-llegar a ser difícil; esta frase se  inserta bajo un verbo causativo como hacer: hacer [algo-llegar a ser  difícil. . Esta estructura puede presentar dos derivaciones: o mantenerse  como tal (con lo que llegamos a hacer que algo sea difícil), o realizar  dos transformaciones: ascensión del sujeto de la subordinada a objeto de  hacer, y eliminación de la unidad verbal copulativa con sentido incoativo, con todo lo cual llegamos a hacer difícil algo. Como las transformaciones  no varían el significado, el sentido incoativo se sigue percibiendo en  esas estructuras superficiales que no parecen contener ninguna frase  incoativa. Este proceso transformacional puede dar un paso más: la  conversión de hacer y el atributo del objeto en un solo elemento léxico.  Así llegaríamos a dificultar algo. Para la gramática generativa, ese verbo  causativo 'profundo', más que una unidad léxica concreta, es un 'pro-verbo', un elemento semántico abstracto.

“Los defensores de las 'transformaciones causativas' no operan con  verdaderas estructuras sintácticas formadas por elementos léxicos, sino  con estructuras semánticas compuestas de entidades conceptuales  asbtractas (1). Y en este sentido no se ve muy bien cómo se pretende destruir  el concepto de 'estructura profunda' de Chomsky, que es verdaderamente  sintáctica, por medio de unos procesos, como los 'causativos', donde se  mezclan lo semántico y lo sintáctico formal de manera indiscriminada. Se  destruiría mejor derivando una estructura sintáctica de otra, e insertando  nuevos elementos que cambiaran el significado, con lo cual se violaría una  de las condiciones de Chomsky, según la cual las transformaciones no  aportan nada al significado de una oración.”

[Cano Aguilar, Rafael: Estructuras sintácticas transitivas en el español actual. Madrid: Gredos, 1981, p. 240]

___________

(1) Los generativistas rechazan la identificación de sus elementos semánticos primitivos con los 'semas' del estructuralismo, pues, según  ellos, éstos no repercutían en las estructuras sintácticas.