FEMENINO DE INDETERMINACIÓN

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Genus und Geschlecht

 

La / las als bezugloses Verbanhängsel

„Bei vielen feststehenden Wendungen, die das Lexikon verzeichnet, erscheinen L-Pronomen (vor allem la und las, wohl als Fürwörter der Substantive cosa bzw. cosas) als Verbanhängsel ohne Bezug auf irgendein im fraglichen Text vorkommendes Substantiv.

 

tomarla con alguien

pasarlo bien

arreglárselas

cantarlas claras

¿qué le vamos a hacer?

sich mit jemandem anlegen

sich gut unterhalten

sich zurechtfinden

Klartext reden / die Leviten lesen

da kann man gar nichts tun“

[Vera-Morales, S. 179]

„Der Nom. Akk. Vok. Pl. Neutr. wurde bei den ŏ-Stämmen auf idg. * gebildet; d. i. ursprünglich eine Kollektiv-Bildung ‘singularischer’ Natur (identisch mit dem Fem. Sg. auf ), weshalb auch noch im Griech. bei einem Neutr. Pl. als Subjekt das Praedikat im Sg. erscheint.“

[Krahe, Hans: Indogermanische Sprachwissenschaft. Bd. II: Formenlehre. Berlin: de Gruyter, 51969 (Sammlung Göscher 59, 64), § 20, S. 25]

Feste Wendungen:

„Einige Verben bilden mit einem Pronomen feste (stets familiäre) Wendungen, in denen nicht immer klar ist, für welches Substantiv die Pronomen stehen. Auffällig ist, dass in allen Fällen eine weibliche Form gebraucht wird.“ [de Bruyne, S. 165]

Lexicalización con pronombres átonos

„Debido a la enclisis provocada por algunos pronombres átonos, ciertos verbos han cristalizado en formas fijas, especialmente  dentro de la lengua coloquial y familiar. Así:

arreglárselas 

cogerlas al vuelo 

componérselas 

dormirla 

emprenderla con alguien 

guardársela a alguien 

ingeniárselas para 

tenérselas con alguien 

tenérsela guardada a alguien 

tenerla tomada con alguien  

tomarla con alguien 

verla venir 

vérselas negras para.”  

[Sarmiento, R./Sánchez, A.: Gramática básica del español. Madrid: SGEL, 1989, p. 101]

Capítulo especial es donde está clara la elipse > de forma / manera   

 

a la ...

a la manera 

a la brava

por la fuerza: ‘auf Teufel komm raus’                

despedirse a la francesa  

a la manera francesa

a la larga

auf die Dauer

a la corta o a la larga        

über kurz oder lang

a la chita callando

stillschweigend

obrar a la ligera

de manera ligera  =  voreilig handeln

tomar algo a la ligera

etwas auf die leichte Schulter nehmen

a la buena de Dios /

ser a la buena de Dios /

hacer algo a la buena de Dios

sehr gutmütig sein

a la recíproca

Ich werde mich revanchieren [positiv gemeint] /

Ich werde mich erkenntlich machen

 

a + femenino plural

no hacer cosa a derechas                                                           

sehr ungeschickt, unbeholfen vorgehen

a escondidas

heimlich / versteckt / im Stillen

a horcajadas

Rittlings

hacer las cosas a medias

alles nur halb machen

ser ... a medias

nur halb ... sein

Bsp.: Un servidor es de la clase media, pero sólo a medias.

a mujeriegas

im Damensitz

a oscuras

im Dunkeln

a sabiendas                                     

wissentlich

a secas

nur / lediglich / ohne Titel / schlechtweg

a tientas

aufs Geratewohl

andar a tientas

(im dunkeln) tappen

a tontas y a locas

unüberlegt / drauflos

por las buenas o por las malas               

wohl oder übel / so oder so

por buenas o por malas                                       

wenn im guten nicht geht, dann im Bösen

Bsp.: Firmaría a ciegas un contrato para vivir en otro siglo.

Elipse de cantidad

Bei una de + sustantivo wird cantidad ausgelassen.

Bsp.: En la sala había una [cantidad] de gente que no te puedes imaginar.  

= ... gab’s eine Menge Leute. / Du kannst dir nicht vorstellen, wie viele Leute ...

Bei la de + sustantivo que + Verb wir cantidad ausgelassen.

Bsp.: La de vino que hubo. Da gab es Wein in Hülle und Fülle.

Femeninos sin referencia

“Femeninos sin referencia, que funcionan como términos secundarios: a la buena de Dios; no tome usted esto por la tremenda; buena la has hecho; se armó la que yo me temía; tienes todas las de perder; ¡A mí con esas! De esta hecha nos quedamos a oscuras. Ya le llegó la suya.

Anafóricos en singular

“Anafóricos en singular: Se la dieron con queso. La goza como un animal. Algunas mujeres se la pegan a sus maridos. La tenía tomada con la pobre chica. Ahí me las den todas. Me las ingenio para salir adelante. Modosita, pero las mata callando. No las tengo todas conmigo. Muchos se las dan de listos y se las echan de refinados.

[Alonso, Martín: Gramática del español contemporáneo. Madrid: Ed. Guadarrama, 1968, p. 289]

La en lugar del neutro lo

La en lugar del neutro lo: Se usan la, las, con relación a un sustantivo que no está expresado (por ejemplo, cosa) y llega a ser sinónimos del neutro lo.

Ejemplo: Ya me las pagarás.

Se emplean de igual modo otros pronombres.

Ejemplo: Allí fue ella. Yo quise hacer alguna que fuese sonada (ver Federico Hanssen: Gramática histórica de la Lengua castellana. Buenos Aires, 1945, pág. 194).“ 

[Martín Alonso: Ciencia del lenguaje y arte del estilo. Madrid: Aguilar, 1967,  p. 83-84]

„En los usos sin antecedente de el y la es rara la referencia a no humanos, como observa Otheguy sobre la base de un cómputo de aproximadamente cincuenta mil palabras.

(51)    Consuélate. ¡Mira yo la que estoy pasando!

(52)    ¡Dios, y la que se armó!

(53)    Está pasando las de Caín.

(54)    No te puedes imaginar la de gente que había.

(55)    ¡Había una de gente ...!

(56)    Me la pagarán.

(57)    Me lo pagarás.

(58)    Me las pagarás.

(59)    Yo no hablo a tontas y a locas.

(60)    Disparó a ciegas. 

Los casos de referencia a no humanos como (51), (52) y (54) son para Otheguy especialización de la en las menciones no animadas sin antecedente, ya que el se especializa, según Otheguy, en las „inferencias animadas genéricas“ que pueden incluir, como (50), a mujeres en su referencia.

En casos como (54), Fernández Ramírez (Gramática, I, pr. 159) propone la elipsis de la palabra cantidad, como también en (55).

Sebastián Mariner (1965, p. 1304) explica este „femenino de indeterminación“ indicando que el femenino puede expresarla con sólo que falten en el contexto términos femeninos; el masculino requeriría la ausencia de términos tanto masculinos como femeninos. El femenino es más impreciso „cuando el neutro se referiría más bien a algo conceptual, pero concreto“; en (56), la deuda es imprecisa, „no precisamente una deuda“, mientras que en (57) la deuda es precisa y concreta, explica Mariner.

Se trata de los pronombres confidenciales, como los llama Leo Spitzer (1941, p. 352); Fernández Ramírez (pr. 92) observa que „aparecen con menos frecuencia en forma masculina (o neutra)“, y estudia el fenómeno como „femeninos sin referencia“, señalando (pr. 97) que „encontramos el artículo sustantivo privado de sus funciones anafóricas, agrupado con un nombre o participio en funciones de adjunto“.

Estas construcciones, sobre todo las que aparecen en plural como (53) y (58), se pueden relacionar con las locuciones adverbiales en femenino, como (59) (que deja de ser locución adverbial cuando la oración está dirigida a un público de señoras) (cf. Mariner 1965) y (60), locuciones señaladas por Fernández Ramírez (pr. 92) y por Criado del Val (1958, pr. 190).“  

[Garrido Medina, Joaquín: „‘Femenino de indeterminación’“. In: ders. Elementos de análisis lingüístico. Madrid: Fundamentos, 1991, p. 156-157]