ESFERA TEMPORAL

Esfera del presente y esfera del pasado

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl./ver:

Correspondencia de tiempos / Doble acceso / Tiempos absolutos y tiempos relativos

 

«Las formas verbales sitúan en la línea temporal los eventos que denotan con respecto a un tiempo que se considera eje. Este eje suele coincidir en las oraciones independientes con el tiempo de la enunciación, con el momento del habla. El señalamiento de anterioridad, simultaneidad o posterioridad con respecto a este eje primario de la deixis temporal no nos da la serie completa de relaciones temporales que pueden expresar las formas verbales del español.

Para obtener ese conjunto de significados temporales, hay que tener en cuenta dos cosas: (a) que el hablante divide mentalmente la línea temporal en dos partes o esferas, por lo que el evento denotado por una forma verbal puede situarse en cualquiera de esas partes; (b) que algunos tiempos sitúan el evento con respecto al momento del habla de forma directa (tiempos absolutos, en términos tradicionales) y otros lo hacen de forma indirecta, a través del tiempo de otro evento (tiempos relativos). [...]

La división de la línea temporal en dos esferas permite clasificar también los tiempos verbales en tiempos de la esfera del presente y tiempos de la esfera del pasado. Hablamos de tiempos de la esfera del presente en todos aquellos casos en los que una forma verbal sitúe el evento: (a) en la esfera del presente; o (b) con respecto a otro evento situado en la esfera del presente.

Se consideran tiempos de la esfera del presente: el presente, el pretérito perfecto compuesto, el futuro y el futuro perfecto. El presente indica simultaneidad del evento con el momento del habla; el pretérito perfecto compuesto, que el evento es anterior; el futuro, que el evento es posterior; y el futuro perfecto, que el evento es anterior a otro evento que sigue al momento del habla. [...] Los tiempos del subjuntivo son en todo equivalentes a los del indicativo, salvo por el hecho de que el presente y el pretérito perfecto compuesto de subjuntivo pueden tener también los significados de futuro y futuro perfecto de indicativo. [...]

Se consideran tiempos de la esfera del pasado todos aquellos que sitúan el evento: (a) en la esfera del pasado; o (b) con respecto a otro evento situado en la esfera del pasado. Son tiempos de la esfera del pasado: los pretéritos perfecto simple, imperfecto y pluscuamperfecto y el condicional y el condicional perfecto. Con los dos primeros indicamos anterioridad del evento con respecto al momento del habla, pero el evento se sitúa ahora en la parte de la línea temporal que no incluye al tiempo de la enunciación. Con el pretérito pluscuamperfecto y el condicional situamos el evento en la línea temporal como anterior y como posterior, respectivamente, a otro evento situado en la esfera del pasado y que precede al momento del habla. Finalmente, con el condicional perfecto indicamos anterioridad del evento denotado por el verbo con respecto a un evento en que es posterior a otro que se sitúa en la esfera del pasado y que precede al momento del habla.»

[Carrasco Gutiérrez, Ángeles: La concordancia de tiempos. Madrid: Arco Libros, 2000, p. 17-19]

«Se llama ESFERA TEMPORAL al conjunto de tiempos que comparten una determinada división de la línea temporal. Las esferas temporales se caracterizan por denotar cierto intervalo de longitud indeterminada que excluye o incluye el momento de la enunciación. En español se distinguen la ESFERA DEL PRESENTE, que contiene las formas CANTO, CANTARÉ y HABRÉ CANTADO, y la ESFERA DEL PASADO, que integra los restantes tiempos, con la excepción de HE CANTADO, que oscila entre ambas. Se vuelve sobre esta noción en el § 24.3.2.»

[RAE: Nueva gramática de la lengua española. Manual. Madrid: Espasa Libros, 2010, § 23.1.2c]