Ditransitives Verb

Verbo ditransitivo

(Recop.) Justo Fernández López

 

Einteilung der Verben nach der Anzahl der Argumente:

Intransitives Verb > ein Argument.

Das Kind schläft.

Transitives Verb > zwei Argumente

Maria liest ein Buch.

Ditransitives Verb > drei Argumente

Maria schenkt ihrem Freund ein Buch

Man kann auch die transitiven Verben unterteilen in:

a) unitransitiv > mit einem Objekt,

b) ditransitiv > mit zwei Objekten.

Also ditransitive Verben sind Verben wie geben, die neben einem

direkten (Akkusativ-) Objekt noch ein indirektes (Dativ-) Objekt nehmen.

 Grundlegende Satzmuster des Deutschen

Boris

ist

ein toller Typ

 

(kopulatives Muster)

S

V

Erg.

 

Boris

grinste

 

 

(intransitives Muster)

S

V

 

 

Boris

lud

uns alle

ein

(transitives Muster)

S

V

O

V-Part

Wir

schenkten

Boris

ein Ticket

(ditransitives Muster)

S

V

IO

O

Boris

gehört

zu einem Verein

 

(Ergänzungsmuster)

S

V

Erg.

 

Boris

nahm

das Flugzeug

nach Paris

(transitives Ergänzungsmuster)

S

V

O

Erg.

(S = Subjekt, V = Verbo, V-kop = kopulatives Verb,

O = direktes Objekt, IO = indirektes Objekt, Erg. = Ergänzung)

«Die lineare Abfolge im einfachen Satz: Satzmuster:

Unter Satzmustern versteht man die strukturellen Rahmen, die für die Grundtypen von Sätzen in einer Sprache existieren. Sie beschreiben die grammatische Struktur einfacher Sätze, die lediglich aus den obligatorischen Satzelementen bestehen. Im deutschen gibt es sechs Haupttypen von Satzmustern, die in Übersicht 5 aufgeführt sind.

Diese Satzmustertypen zeichnen sich durch unterschiedlichen Kombinationen der fünf grundlegenden funktionalen Konstituenten aus, nämlich Subjekt, Verb, direktes Objekt, indirektes Objekt und Ergänzung. Alle Satzmuster haben ein Subjekt und ein Verb. [...] Ergänzungen sind neben Subjekt sowie direktem und indirektem Objekt notwendige Konstituenten und umfassen auch verbalartige Strukturen, die nach dem Verb stehen, wie zu- und dass-Ergänzungen (Der alte Mann versucht, über die Straße zu gehen; Er sieht, dass er jetzt nicht über die Straße gehen kann).»

[Pöhrings, R. / Schmitz, U.: (Hrsg.): Sprache und Sprachwissenschaft. Eine kognitiv orientierte Einführung. Tübingen: G. Narr, 1999. S. 93-94]

"Ob ein Verb transitiv oder intransitiv ist, wird durch seine Bedeutung bestimmt und ist keine erklärbare, primitive Eigenschaft.

In der Logik wird zwischen Prädikaten und Argumenten unterschieden, Argumente sind referierende Ausdrücke, die dazu dienen, eine Person, ein Objekt, eine Entität auszuwählen, über die gesprochen wird. Prädikate definieren Relationen zwischen referierenden Ausdrücken. Eine Relation kann einstellig oder mehrstellig sein. Intransitive Verben sind einstellige Prädikate und haben genau ein Argument: dormir, dormire, dormir. Transitive Verben sind zweistellige Prädikate und benötigen zwei Argumente: trouver, trovare, encontrar. Ditransitive Verben drücken eine dreistellige Relation aus und haben drei Argumente: donner, dare, dar.

Jedes Prädikat hat seine eigene Argumentstruktur. Argumente können also als die minimalen Teilnehmer des durch das Prädikat ausgedrückten Sachverhaltes charakterisiert werden. Die Besonderheit der Argumente als minimale obligatorische Teilnehmer wird auch syntaktisch abgebildet. Positionen im Strukturbaum, die durch Argumente ausgeführt werden, nennt man A(rgument)-Positionen. Positionen, die durch Adjunkte ausgefüllt werden, nennt man A’(non-argument)-Positionen."

[Müller, Natascha / Riemer, Beate: Generative Syntax der romanischen Sprachen. Französisch, Italienisch, Portugiesisch, Spanisch. Tübingen: Stauffenburg Verlag, 1998, S. 28-29]

«Verbo ditransitivo.

Se denominan ‘ditransitivos’ los verbos que seleccionan dos objetos. Así, por ejemplo, según Quirk y Greenbaum (1973), give (”dar”) es un ‘verbo ditransitivo’, puesto que, como puede apreciarse en el enunciado “He had given the girl an apple” (“Le ha dado a la chica una manzana”), implica dos objetos: the girl (la chica) y an apple (una manzana).»

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 591]

Oraciones ditransitivas:

Se forman con los verbos ditransitivos (típicamente verbos de transferencia de posesión, con argumentos tema y benefactivo) que pertenecen a un grupo menos numeroso de verbos que admiten más de un objeto. Estos exigen, además del objeto directo, un objeto indirecto.  Entre éstos se encuentran: ‘dar', ‘llevar', ‘enseñar' y los llamados verbos de comunicación: ‘avisar, relatar', ‘decir', ‘preguntar'.

«Los verbos llamados ‘ditransitivos’ tienen dos complementos. En realidad, los verbos recibir y enviar se clasifican como verbos ditransitivos, aunque el término se aplica más claramente a verbos cuyos argumentos son, semánticamente, agente-tema-destinatario, como dar, entregar, prestar, contar (Se dieron los premios a los niños. Se entregaron los diplomas a los participantes). Todos estos verbos admiten también pasivas perifrásticas, aunque el contexto de aparición de estas últimas es más restringido.»

[Mendikoetxea, Amaya: “Construcciones con se: medias, pasivas e impersonales”. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe. 1999, vol. 2, § 26.3.1.1, p. 1670]

Criterios para delimitar el complemento directo:

«Si se define como verbo transitivo a aquel verbo que puede regir tanto sintáctica como semánticamente a un complemento directo, sería deseable encontrar criterios que nos permitan reconocer un complemento directo. Desafortunadamente, las pruebas o criterios sintácticos que se han propuesto para tal efecto carecen de generalidad. Uno de estos es la posibilidad de que la oración se puede pasivizar.

Ema y Titl pintaron la casa. > La casas fue pintada por Ema y Tito.

Ellos tienen una casa bonita. > *Una casa bonita es tenida por ellos.

Mientras que la pasivización es posible en el primer ejemplo con el verbo pintar, el resultado de tal operación no es aceptable con el verbo tener. Según este criterio, por lo tanto, el verbo tener sería intransitivo.»

[Campos, Héctor: „Transitividad e intransitividad“. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe. 1999, vol. 2, § 24.2.1]

El complemento indirecto de persona y la pasivización:

«La distinción entre el complemento directo y el indirecto puede establecerse mediante la transformación en pasiva, dado que únicamente el complemento directo pasa a ser sujeto de la pasiva. Pero el problema surge en algunas ocasiones en que también el complemento indirecto admite –aunque, como vamos a ver, se trata de una mera apariencia- la misma transformación en sujeto, cosa que ocurre cuando acompaña a verbos como preguntar, servir, obedecer, avisar, enseñar, aplaudir. Así, mientras tenemos

El estudiante preguntó la duda al profesor.

El profesor enseña a sus alumnos la gramática.

Aplaudieron la actuación al cantante.

es posible también decir

El profesor fue preguntado.

Los alumnos son enseñados.

El cantante fue aplaudido.

Ahora bien, notemos que tales construcciones nos remiten a estas otras también activas

El estudiante preguntó al profesor.

El profesor enseña a sus alumnos.

Aplaudieron al cantante.

expresiones, por cierto, ambiguas, puesto que los objetos directos podrían asimismo interpretarse como indirectos, con tal de pensar en un complemento directo de cosa o tácito. Como se ve, lo que ocurre es que estos verbos admiten dos construcciones transitivas: con objeto directo de cosa e indirecto de persona, y con tan sólo objeto directo de persona, y es exclusivamente en este caso en el que la persona puede pasar a sujeto de la pasiva.»

[Porto Dapena, José-Álvaro: Complementos argumentales del verbo: directo, indirecto, suplemento y agente. Madrid: Arco/Libros, 1994, p. 37]

Los complementos indirectos:

«Selección semántica del complemento indirecto:

a)    Dativo de recepción o destino, complemento que recibe algo o es meta o destino de algo: Llevé varios regalos a Guillermo.

b)    Dativo de interés o commodi-incommodi, complemento que recibe un beneficio o perjuicio: Le corté el césped a Maggie.

c)     Dativo de separación: aquel complemento que experimenta la separación de algo: Le robaron la bicicleta a Michel.

d)    Dativo de eficiencia: aquel complemento que indica suficiencia, insuficiencia, falta o exceso: A Kiko le falta un millón para construir la piscina.

e)    Dativo de posesión o simpatético: aquel complemento que se considera inseparable o íntimo: Le besé la mano.

f)      Dativo ético: complemento que se interesa vivamente en la realización de la acción expresada por el verbo: Se lo leyó de cabo a rabo.

g)    Dativo de relación: aquel complemento para el que es válida la experiencia que enuncia el verbo: A Choche le pareció buenísima la idea de Ximena.

Podemos considerar complementos indirectos a aquellos sintagmas nominales que forman parte de la estructura argumental de un verbo que aparece con un complemento directo, con el cual se relaciona. Según este criterio, no todos los casos de dativos vendrían a ser complementos indirectos. De las clases anteriores, sólo los dativos de a), b), c) y e) serían complementos indirectos. [...]

Los siete tipos de dativo ejemplificados en la sección anterior pueden dividirse en dos superclases de complementos indirectos. Siguiendo la terminología de Strozer los dividiremos en CIind1 e CInd2.

CInd1: agregar, anunciar, añadir, aportar, comprar, conceder, confiar, confiscar, dar, decir, donar, enseñar, enviar, gritar, hablar, llevar, mostrar, murmurar, pasar, pertenecer, preguntar, presentar, recomendar, regalar, servir (la comida), sonreír, susurrar, vender, etc. Todos estos verbos son predicados de transferencia.

CInd2 son complementos ‘involucrados’ en la acción del verbo y los predicados denotan ‘creación’, ‘destrucción’ o ‘preparación’: abrir, administrar, adornar, afeitar, agotar, alegrar, aliviar, anotar, arreglar, arrepentirse, bajar, cocinar, comer, copiar, coser, destruir, dibujar, escaparse, escribir, festejar, guisar, hacer, lavar, ocurrirse, olvidarse, pegar (golpe), pintar, poner, preparar, reparar, romper, etc.

[Campos, Héctor: “Transitividad e intransitividad”. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe. 1999, vol. 2, § 24.3.2 y 24.3.3]

«Un verbo de ‘transferencia’ o ‘moción’ prefigura esquemas en los que ha de aparecer un sintagma complemento indirecto caracterizado normalmente por la función semántica ‘origen’ o ‘meta’. El esquema abstracto más usual sería el representado por indefinidos 'alguien (algo)-V-algo-a alguien'.

El 'complemento indirecto' muestra los siguientes caracteres:

a)    Aparece introducido por a (insisto, nunca para).

b)    Es sustituible por un clítico pronominal del paradigma me, te, le, nos, os, les. En caso de coaparición con un referente pronominal de tercera persona, este clítico se transforma automáticamente en se.

c)     Cuando el clítico puede preceder al conjunto <a + SN>, su presencia no es obligatoria: Envió un salmón ahumado a sus amigos.

d)    No es pasivizable.»

[Gutiérrez Ordóñez, Salvador: “Los dativos”. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe. 1999, vol. 2, § 30.4.2]

«Con el verbo dar, así como con los verbos que llevan CInd1, la ausencia del complemento indirecto lleva a los límites de la aceptabilidad. Con los verbos CINd2, la ausencia el complemento indirecto es completamente aceptable. En

??Pablo dio su bicicleta. (CInd1)

a menos que el complemento indirecto se encuentre implícito en el contexto, la oración no es aceptable. En

Guillermo preparó una torta. (CInd2)

el complemento indirecto no se encuentra semánticamente presupuesto. Tanto los argumentos CInd1 e CInd2 son argumentos del verbo, por lo que se encuentran seleccionados tanto sintáctica como semánticamente por el verbo.»

[Campos, Héctor: “Transitividad e intransitividad”. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe. 1999, vol. 2, 24.3.3]

«Ditransitivo

El término “ditransitivo” se usa normalmente para predicados que tienen tanto un objeto directo como un objeto indirecto, además de un sujeto. También hay predicados que aparecen con un objeto directo y un sintagma preposicional locativo, como

Susana dejó el lápiz en la mesa,

que tienen tres argumentos, pero que tradicionalmente no se consideran ditransitivos.»

[Zagona, Karen: Sintaxis generativa del español. Madrid: Visor Libros, 2002, p. 88 n. 3]