DEIXIS  

Deixis

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Exophorisch / Endophorisch / Endozentrisch / Exozentrisch / Deixis / Anaphora / Kataphora / Epipher / Rekurrenz  / Textphorik / Textverweis / Pro-Formen / Textlinguistik / Organon-Modell (K. Bühler)   

 

Deiktisch  (gr. deiknynai = zeigen): Hinweinsend / Verweisformen.        

Deixis

(1)  Vorgang des Zeigens, Verweisens mittels Gesten oder sprachlicher Ausdrücke auf Situationselemente.

(2)  Eigenschaft bzw. Funktion sprachlicher Ausdrücke, die sich auf die Person-, Raum- und Zeitstruktur von Äußerungen in Abhängigkeit von der jeweiligen Äußerungssituation bezieht. Man spricht insofern auch von personaler, lokaler und temporaler D. Deiktische Ausdrücke können aber auch auf andere sprachliche Zeichen innerhalb eines gegeben Textes (= textuelle D, Rede-D.) Bezug nehmen (Anapher, Zitat). H. Putnam [1975] weist ferner zu Recht darauf hin, dass natürliche Sprachen insgesamt eine deiktische Komponente aufweisen. D. gilt als Bindeglied zwischen Semantik und Pragmatik, insofern als die Referenz deiktischer Ausdrücke nur aus der jeweils pragmatisch situierten Sprechsituation heraus ermittelbar ist. So lassen sich den isolierten Aussagen: Ich habe Hunger. Hier ist es schwül. Heute ist Vollmond keine Wahrheitswerte zuordnen, da ihre Interpretation abhängig ist von wem, wann oder wo sie jeweils geäußert werden. Die Untersuchung der D. sprachlicher Ausdrücke, die sich bis in die Antike zurückverfolgen lässt, hat vor allem die Indogermanische Sprachwissenschaft im Hinblick auf die Sprachentwicklung beschäftigt. Im Rahmen der Pragmatik knüpft die Neubeschäftigung mit D. an die Ausführungen zum sogen. Zeigefeld von K. Bühler an; Lyons [1977] weist D. eine zentrale Rolle zu (Lokalismus). In neueren Grammatikmodellen wird D. den Beschreibungsebenen Semantik oder Pragmatik zugeordnet.“ [Bußmann, H., S. 163-164]

„Die Zeigewörter (oder deiktischen Elemente) bilden mit den Nennwörtern und Formwörtern den Wortbestand aller Sprachen. Die Deixeme können auf die Situation durch Demonstrativ-Personalpronomen, Zeit- und Ortsadverbien verweisen, aber auch auf die Redekonstellation selbst (anaphorisch). Grundlegend für die Sprache ist die „ich - hier - jetzt - Deixi“. Nach K. Bühler ist das Zeigefeld die Voraussetzung für die Bildung aller grammatischen Kategorien. Aus dem Zusammenwirken von Zeigefeld und Symbolfeld sei die Sprache entstanden.“ 

[Heupel, Carl: Taschenbuch der Linguistik. München: List, 1973, S. 43]

„Man vergleiche auch die Bedeutungsverwandtschaft des Begriffs ‘Deixis’ mit dem in der formalen Logik üblichen Terminus ‘Indikator’.“

[Welte, W.: Moderne Linguistik: Terminologie / Bibliographie, Bd. 1, S. 109]

Endophorisch:

Textverweisend (siehe: anaphorisch + kataphorisch / Deixis)“. [Heupel, Carl, S. 59]

Endophorisch

Umfasst anaphorisch und kataphorisch im Gegensatz zu exophorisch, d.h. umfasst textverweisende Ausdrücke im Gegensatz zu deiktischen, situationsabhängigen Ausdrücken.“ [Abraham, Werner, Bd. 2, S. 179]

Deixis (adj. deiktisch)

Verweischarakter sprachlicher Ausdrücke. Die Deixis steht zwischen Semantik und Pragmatik, insofern deiktische Ausdrücke (indexikalische Ausdrücke) auch auf Tatsachen außerhalb des Texts verweisen können (Exophorik).“

[Verzeichnis der grammatikalischen Fachbegriffe. Ein Glossar zu Grammatik, Stilistik und Linguistik: http://www.menge.net/glossar.html#alphe]

Kataphora (Katapher, adj. kataphorisch, vorausweisend)

Ein Wort, das auf ein oder mehrere folgende Wörter oder Sätze verweist. In den Sätzen ‘ die spinnen, die Römer’ und ‘ das gefällt mir gar nicht, dass du das machst’ verweisen die Pronomina ‘ die’ bzw. ‘ das’ auf ‘ die Römer’ bzw. den Subjektsatz. Vgl. auch präparativer Gebrauch. (Gegenteil: Anaphora).“

[Verzeichnis der grammatikalischen Fachbegriffe. Ein Glossar zu Grammatik, Stilistik und Linguistik: http://www.menge.net/glossar.html#alphe]

Anaphora (Anapher; adj. anaphorisch, zurückweisend)

Ein Wort, das auf ein oder mehrere vorhergehende Wörter oder Sätze verweist. In den Sätzen ‘Du meinst Fritz? Der spinnt doch!’ und ‘Dass ich das Schauspiel noch erleben darf, das hätte ich nicht gedacht!’ verweisen die Pronomina‘ der’ bzw. ‘ das’ auf das vorangehende Substantiv bzw. auf den vorangehenden Objektsatz.  (Gegensatz: Kataphora) Anapher (Anaphora) Stilfigur, bei der am Beginn aufeinanderfolgender Sätze oder Satzteile dasselbe Wort steht (u. U. in verschiedenen Kasus Polyptoton): quae victoria, quae clades, qui exercitus, qui milites, quod proelium, quod bellum. Solche Reihungen nennt man anaphorische Reihungen (vgl. § 254,2).

[Verzeichnis der grammatikalischen Fachbegriffe. Ein Glossar zu Grammatik, Stilistik und Linguistik: http://www.menge.net/glossar.html#alphe]

Endophora (adj. endophorisch)

Zusammenfassende Bezeichnung von  Kataphora und Anaphora. (Gegensatz: Exophora).“

[Verzeichnis der grammatikalischen Fachbegriffe. Ein Glossar zu Grammatik, Stilistik und Linguistik: http://www.menge.net/glossar.html#alphe]

Exophora

Wort, das sich auf ein außersprachliches Objekt bezieht; diese Beziehung wird meistens mit non-verbalen Hinweisen deutlich gemacht. In dem Satz ‘in diesem Jahr haben wir große Gewinne gemacht’ bezieht sich die adverbiale Bestimmung ‘in diesem Jahr’ auf das jeweils laufende Jahr, ohne dass der Sprecher dies im Text eigens erwähnen müsste. In dem Satz ‘ der spinnt’ kann sich das Pronomen ‘ der’ auf ein Objekt beziehen, das im Text zuvor noch nicht genannt wird und auch danach nicht mehr genannt werden wird.“

[Verzeichnis der grammatikalischen Fachbegriffe. Ein Glossar zu Grammatik, Stilistik und Linguistik: http://www.menge.net/glossar.html#alphe]

“Desde otro punto de vista, se pueden reordenar la ‘anáfora, la ‘catáfora y la ‘exófora en dos grandes grupos: las formas fóricas y las formas no-fóricas. Las formas fóricas (en las que se incluirían la ‘anáfora’ y la ‘catáfora’) se caracterizan por llevar la instrucción Mi información está en otra parte del discurso. Búsquela. La Elipsis y los pronombres son ‘formas fóricas’ por excelencia, que pretenden transmitir al receptor lo que el emisor considera como más temático o de mayor relieve porque quiere que se le preste la mayor atención posible. Las no-fóricas llevan la instrucción Mi información no está en el discurso; búsquela en el contexto exterior.”

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 44]

Deixis, deíctico

Se usa el término para designar la codificación en los enunciados de los datos referidos al contexto situacional, es decir, del lugar, tiempo y participantes. Así, enunciados como el citado por Levinson (1983) del supuesto mensaje hallado dentro de una botella «Nos vemos aquí dentro de un año con un palo así de grande» serían imposibles de descodificar, pues nos falta la referencia del contexto. Tienen valor deíctico los pronombres demostrativos y personales, los adverbios de lugar, tiempo y modo, pero también los tiempos verbales. Además de este tipo de ‘deíxis’, existe la llamada deíxis textual (Kurzon, 195), en la que se utilizan recursos similares para referirnos a elementos anteriores (ANÁFORA) y posteriores (CATÁFORA), y deíxis presupuesta, en la que el emisor utiliza los elementos deícticos para crear la ilusión de un contexto mutuo inexistente y así acercarse al receptor (Campos, 1995 a).”

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 163]

Deixis

1.      Señalamiento que se realiza mediante ciertos elementos lingüísticos que muestran, como este, esa; que indican una persona, como yo, vosotros; o un lugar, como allí, arriba; o un tiempo, como ayer, ahora. El señalamiento puede referirse a otros elementos del discurso (Invité a tus hermanos y a tus primos, pero ESTOS no aceptaron) o presentes sólo en la memoria (AQUELLOS días fueron magníficos).

2.      Mostración que se realiza mediante un gesto, acompañando o no a un deíctico gramatical.

3.      Deixis anafórica: La que se produce mediante anáfora.

4.      Deixis catafórica: La que se produce mediante catáfora.” [DRAE, 1992, p. 674]

„Karl Bühler (Teoría del lenguaje, págs. 94 y ss.) reconoce tres funciones del lenguaje, que corresponden a diferentes clases de información semántica contenida en los enunciados. Una función, en la que el signo actúa como un símbolo de los objetos y estados de cosas, es la representativa; otra, en la que el signo es síntoma de subjetividad, ya que se vincula con el emisor: hablante/escritor, es la función expresiva; y la tercera, en la que el signo opera como una señal al receptor: oyente/lector, es la función apelativa.

Se configuran así dos campos: el simbólico (de la representación conceptual) y el mostrativo, indicativo o señalativo - ámbito del hablante y el oyente („situación“ para E. Coseriu) -, que abarca las otras dos funciones.

En el campo mostrativo opera la deixis1, la forma de señalamiento o mostración que típicamente pueden realizar los pronombres.

Bühler distinguió tres tipos de deixis: demostratio ad oculos, anáfora y deixis de la fantasía  (Deixis am Phantasma).

La demostratio ad oculos 2 es la deixis efectuada en el campo mostrativo en la situación del enunciado 3, como un tipo de referencia exofórica. Con los pronombres personales se señalan el emisor: la primera persona y el receptor: la segunda persona. Con otros pronombres se efectúan diversos señalamientos al contexto espacio-temporal creado por el acto de hablar y la participación de su emisor (acá / allá, este, acá, ahora, mío / tuyo, etc.).

Dicto este prólogo en una de mis patrias, Ginebra. (J. L. Borges).

Hoy, en esta isla, ha ocurrido un milagro. (A. Bioy Casares).

El sistema personal se completa con la remisión a situaciones objetivas que quedan fuera del campo de las personas de diálogo (yo-tú): es el dominio de la tercera persona, la que no es ni el emisor ni el receptor (él):

Bueno, que no he hecho las presentaciones. Aquí, mi señora. Aquí, él. (Miguel Delibes).

La deixis de la fantasía es el señalamiento a objetos no presentes en la situación de discurso. Se realiza en el plano de la memoria, o la imaginación 4.

¡Pero, en aquellos años, había que mantener a los padres! (A. Buero Vallejo)

Madre, si esa muchacha está todavía ahí fuera, dile que entre. (ib.)

La anáfora es la deixis sintáctica, es decir, el señalamiento a un segmento del texto, del cual el pronombre es correferente (tiene el mismo referente que aquél); la referencia es endofórica.

¿No comprende que la muchacha está desesperada porque  la lleven? (A. Bioy Casares)

<==

En este ejemplo se trata de la anáfora propiamente dicha o retrospectiva. Pordía ser anticipatoria o prospectiva, llamada también catáfora:

... les gustan los gatos a aquellos seres que necesitan amor. (E. Jardiel Poncela)

==>

Mención anafórica:

El señalamiento anafórico puede realizarse con identidad de correferencia. En un caso el pronombre basta para la función; la referencia es intrínseca:

Si seguimos atendiendo a un objeto, éste se irá fijando más. (J. Ortega y Gasset)          

<==

En otros casos el señalamiento se apoya en otro término; la referencia es extrínseca:

Se le ha llamado novela ... Ahora resulta patente el equívoco que en esta palabra existe.  (ib)

<==

La identidad de correferencia puede ser intrínseca pero parcial:

... cuidado con los donjuanes,  si es que hay alguno tan vil ...  (J. Calvo Sotelo)

 

<=

... él no es un cursi ni un pobretón de esos de café con leche. (C. J. Cela)

 

<=

En el primer ejemplo la extensión de la mención del pronombre es menor que la del antecedente; en el segundo texto la situación es la inversa.

En la deixis sintáctica puede no haber correferencia, y en tal caso se señala un objeto diferente dentro de un conjunto identificado (las „muchachas“ en el ejemplo):

Hay muchachas a las que conviene quitarles vanidad y otras a las que hay que añadírsela.

 

<=

El modo de significar:

Son aptos para realizar deixis referencial (ad oculos o exofórica) y deixis sintáctica (textual o anafórica) los pronombres relacionados con el acto del coloquio, que incluyen la referencia al hablante. Pueden efectuar sólo deixis sintáctica los que no incluyen esta referencia (= pronombres relacionados con el hilo del discurso). Se explica el polo negativo de la escala deíctica (ausencia de deixis), porque los pronombres que sólo realizan deixis sintáctica pueden funcionar también sin efectuarla (su referencia es exofórica), y en este caso se comportan, como las palabras no pronominales, únicamente con sus rasgos semánticos.

[Kovacci, Ofelia: El comentario gramatical. Teoría y práctica II. Madrid: Arco / Libros, 1992, pp. 173-175]

_________________________________________________

1      La deixis y la anáfora pronominal fueron observadas por gramáticos griegos como Dionisio de Tracia y Apolonio Díscolo.

2   Halliday y Hasan la denominan exófora.

3   El tiempo verbal y el tiempo implícito en la modalidad son deícticos: se relacionan con el momento de hablar.

4     Da lugar a efectos expresivos que S. Fernández Ramírez llama „mención evocativa“.

Deíxis (gr. deíknymi, mostrar)

Mostración por medio de determinados recursos lingüísticos (partículas, morfemas, etc.) de un elemento situado en el contexto de enunciación.

d. anafórica

     Tipo de deixis con que se establece una referencia a un término mencionado con anterioridad en el mismo enunciado; p. ej. Unos trabajan y otros juegan, se supone que éstos últimos se divierten más.

d. catafórica

     Tipo de deíxis por la que se alude a un término que se mencionará a continuación en el mismo texto; p. ej. Le dijo algunas cosas más a su amigo.

d. discursiva

            Anáfora.

d. espacial

     Tipo de deíxis por el que se precisa la localización de un objeto real o imaginario en el espacio; p. ej. Se quedó parado ahí, al lado de la columna.

d. de lugar y tiempo

     Especificación mediante demostrativos (esta, ese, aquello, ...) o adverbios locativos y temporales (aquí, allá, allá ...; ahora, entonces) de las coordenadas espaciotemporales (esto es del ámbito de los interlocutores y del momento en que se habla) en la enunciación del acto de habla; p. ej. Entonces eso ocurrió aquí, pero ahora ocurriría allí.

d. ad oculos

     En oposición a la deíxis en phantasma, tipo de deíxis que se aplica a los objetos que se hallan en el entorno espacial inmediato al hablante y al oyente; p. ej. Tráeme eso, por favor.

d. de persona

     Indicación por medio de pronombres personales de la identidad de los interlocutores de la enunciación; p. ej. yo equivale al ‘hablante’; , al ‘oyente’.

d. en phantasma

     En oposición de la deíxis ad oculos, tipo de deíxis que se aplica a espacios y tiempos creados por el hablente; p. ej. En aquella época allí no había nada.

d. social

     Mostración explícita de la relación social que los interlocutores de la enunciación guardan entre sí; de respeto, de familiaridad, etc.; p. ej. en rumano se distingue la forma tu, con valor de equiparación de trato, frente a la falta de equiparación de dumneavoastrá, vuestra señoría, propia del inferior hacia el superior, y de dumneata, tu señoría, propia del superior hacia el inferior.

d. temporal

     Tipo de deíxis por el que se sitúa un objeto en el tiempo de discurso; p. ej. Entontes había más analfabetos que ahora.“

    [Diccionario de lingüística. Anaya, p. 80-81]

Deixis

Función desempeñada por algunos elementos de la lengua llamados deícticos, que consiste en señalar algo que está presente ante nuestros ojos: aquí, allí, tú, esto, etc. Cuando la función deíctica no consiste en hacer una «demostratio ad oculos», sino que señala un término de la frase ya anunciado, recibe el nombre de anáfora. Brugmann (1904) distinguió cuatro clases de dexis, correspondientes a los modos en que puede ser indicada la posición con relación al hablante: der-Deixis (éste-deixis), ich-Deixis (yo-deixis), du-Deixis (tú-deixis) y jener-Deixis (aquél-deixis). Wackernagel propone llamar a los modos segundo y tercero hic-deixis e istic-deixis, respectivamente. Karl Bühler (1934), que sigue a Wackernagel en esta terminología, ha señalado una deixis especial, que llama Deixis am Phantasma (deixis en fantasma), que se produce «cuando un narrador lleva al oyente al reino de lo ausente recordable o al reino de la fantasía constructiva y lo obsequia allí con los mismos demostrativos para que vea y oiga lo que hay allí que ver y oír (y tocar, se entiende, y quizá también oler y gustar)»: Recuerdo aquel jardín; allí solía jugar de niño. Vid. Anáfora, Catáfora, Pronombre.”

[Lázaro Carreter, F.: Dicc. de térm. filológ., p. 130]

Deícticos

Los deícticos son expresiones cuyo referente no puede determinarse sino con relación a los interlocutores (R. Jakobson los llama shifters, embragues). Así, los pronombres de primera y de segunda persona designan respectivamente a la persona que habla y a aquella a la cual se habla. En muchas lenguas existen parejas de expresiones cuyos elementos no se distinguen entre sí sino por el hecho de que sólo uno es deíctico (el primero de cada pareja en la lista que sigue):

aquí (= en el lugar, donde ocurre el diálogo) vs allá

ayer (= la víspera del día en que hablamos) vs. la víspera

en este momento (= el momento en que hablamos) vs en aquel momento

É. Benveniste ha demostrado que los deícticos constituyen una irrupción del discurso en el interior de la lengua, puesto que su sentido mismo (el método que se emplea para encontrar su referente), aunque provenga de la lengua, sólo puede definirse por alusión a su empleo.

Cabe preguntarse si un acto de referencia es posible sin el empleo, explícito o no, de deícticos. Los demostrativos, tal como los hemos definido, comportan deícticos. Es también el caso de los nombres propios (“Pérez” = “el Pérez que tú conoces”). Las descripciones definidas, por fin, no pueden satisfacer la condición de unicidad si no contienen o bien deícticos, o bien nombres propios y demostrativos.”

[Ducrot, Oswald / Todorov, Tzvetan: Diccionario enciclopédico de las ciencias del lenguaje. Buenos Aires: Siglo XXI, 1974, p. 292]

«Deixis

Tipo de vínculo referencial que se establece en relación con los componentes básicos de todo acto comunicativo: el hablante, el interlocutor y el momento y lugar en que se emite un enunciado. (Cf. Referencia.)

Deixis locativa o espacial

Clase de deixis que codifica la localización relativa de los elementos del contexto de enunciación. Entre los deícticos locativos del español se encuentran los demostrativos y los adverbios pronominales aquí, ahí, allí, acá y allá.

Deixis personal

Clase de deixis que hace referencia al papel de los interlocutores en el acto comunicativo en el que se produce el enunciado. Pertenecen a esta clase de deixis en español los pronombres personales, los posesivos y la flexión verbal de persona.

Deixis social

Clase de deixis que codifica la relación social existente entre el hablante y el oyente o algún referente. La alternancia tú/usted del español sería un caso de deixis social. Algunos autores ponen en entredicho que la denominada ‘deixis social’ sea realmente un tipo de deixis. (Cf. Cortesía verbal, Tratamiento, fórmulas de.)

Deixis temporal

Clase de deixis que sitúa lo expresado en un enunciado en relación con el momento en el que tiene lugar el acto comunicativo. Se incluyen en este tipo de deixis en español, por ejemplo, adverbios como ahora, entonces, hoy o mañana y la conjugación verbal de tiempo.

Deixis textual o discursiva

Uso de un deíctico dentro de un enunciado para referirse a una expresión lingüística o a alguna porción del discurso en el que se inserta dicho enunciado. Por ejemplo, el demostrativo neutro eso en la oración Eso que acabas de decir está mal dicho en español tiene un uso deíctico textual o discursivo ya que hace referencia a una parte del discurso en el que está incluido el enunciado que introduce.»

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, p. 65]

«Deíctico

Término o expresión cuya referencia es variable y se fija cada vez que cambian el hablante, el oyente o las coordenadas espacio-temporales de los actos de enunciado. Así, por ejemplo, en la oración

Yo ahora no vivo aquí,

el referente de los deícticos yo, ahora y aquí varía en cada acto de enunciación dependiendo de quién emita el enunciado y de cuándo y dónde lo haga.»

[Eguren, Luis / Fernández Soriano, Olga: La terminología gramatical. Madrid: Gredos, 2006, p. 65]