CONECTORES

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Transpositores

 

„Con el término conjunciones se reúnen en una misma categoría las unidades lingüísticas que permiten incluir oraciones dentro de un mismo enunciado. Se distinguen las de coordinación y las de subordinación. Las primeras son conectores que funden en un solo enunciado dos o más oraciones que de suyo podrían manifestarse aisladas como enunciados. Las conjunciones de subordinación, en cambio, degradan la oración en que se insertan y la transponen funcionalmente a una unidad de rango inferior que cumple alguna de las funciones propias del sustantivo, del adjetivo o del adverbio. Se trata, pues, de transpositores, o elementos que habilitan a determinada unidad para funciones distintas de las propias de su categoría. En este sentido se asemejan a las preposiciones, por cuento estas señalan también la función del segmento que encabezan.“ 

[Alarcos Llorach, E.: Gramática de la lengua española, Madrid: Espasa Calpe, 1994, p. 227-228]

 

Conectores son elementos de enlace en la relación de la coordinación. Pertenecen a la categoría o clase de palabras de las conjunciones y enlazan siempre términos equifuncionales y del mismo nivel. En realidad no tienen significado propio, pero refuerzan la relación semántica entre los miembros conectados. Unos apoyan preferentemente las coordinación aditiva (y, e, ni, que). Otros enlazan disyuntivamente (o, u). Un tercer grupo es el de conectores de carácter adversativo (mas, pero, sino, empero).“    

[Hernández Alonso, C.: Nueva sintaxis de la lengua española. Salamanca, 1995, p. 125]

„Los elementos gramaticales que sirven para insertar un miembro subordinado en una función de una estructura superior, pueden ser de dos tipos: transpositores y relatores. Los transpositores sirven para incrustar una cláusula-nexus [Nebensatz] en cualquier hueco funcional de otra cláusula o de una oración. Llamamos relatores a aquellas palabras que, además de insertar un nexus en un sintagma, expresan una referencia deíctica a algún otro elemento, que suele estar explícito en el contexto, o sea, que son anafóricos. Pero no sólo los relativos son los únicos relatores, sino que donde, cuando, como pueden introducir un nexus en función adyacente de un sintagma nominal.“

[Hernández Alonso, C.: Nueva sintaxis de la lengua española. Salamanca, 1995, p. 112-116]

„Con relativa frecuencia aparecen en la lengua nexus, oraciones y aun sintagmas encadenados a los precedentes por medio de signos no conectores por naturaleza, pero que aportan una relación parecida a la de dichas palabras de enlace. [...] Son formas como también, además, igualmente, por su parte, a su vez, de ahí que, por el contrario, así, entonces, pues, pues bien, en cambio, luego, salvo, menos. De estos elementos unos aportan un valor aditivo, otros adversativo o alternativo ... En todo caso son unidades léxicas que no pueden interpretarse como conectores coordinantes, sino como encadenantes léxicos, con valor ilativo, adversativo, etc. En otras ocasiones, elementos como pues bien, es decir, o sea, encabezan una oración, un nexus y aun un sintagma, a los que introducen, añadiéndoles un contenido continuativo, de causa, de consecuencia ..., prespecto a lo precedente. Destaca entre ellos pues inicial de cualquier mensaje, muy frecuentemente espletivo o enfático.

Por fin, algunos de estos elementos aparecen para cerrar una serie con un último elemento de la misma, aportado por un matiz de conclusión, consecuencia o de epifonema. Los más frecuentes son pues bien, en suma, en conclusión, en efecto, desde luego, en fin. Pese a su valor léxico de enlace, introducción o cierre, no son auténticos conectores ni coordinan propiamente unidades que relacionan; pero su aportación está muy próxima a la de las conjunciones.“

[Hernández Alonso, César: Gramática funcional del español. Madrid: Gredos, ²1986, pp. 231-233]