CECEO

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Seseo

«Ceceo

Dentro del dominio lingüístico del español dícese del fenómeno fonológico consistente en la confusión de los fonemas /s/ y /q/ del castellano con una realización resultante en favor de /q/; p. ej. casa [káqa], caza [káqa]. Históricamente, es el resultado de la coalescencia que tuvo lugar en el siglo XVI entre la sibilante fricativa apicoalveolar /s/ y la predorsodental /s«/ en favor de esta última.» [Diccionario de lingüística. Anaya, p. 48]

Ceceo

«La palabra seseo ha significado siempre el hecho idiomático de sustituir la c, z con s: desir, plasa, consiensia. Ceceo ha significado desde antiguo:

1.      el timbre particular de la c,

2.      el acto de llamar a uno con la interjección ce (lo que hay se dice chistar),

3.      ceceoso por tartajoso (raro) y

4.      desde el siglo XVII el trocar la s con c, contrafigura del seseo: cí, ceñor, para uzté. Hoy esta última es la significación casi única.» (Amado Alonso)

[Abad, Francisco: Diccionario de lingüística de la escuela española. Madrid: Gredos, 1986, p. 74]

«Ceceo

Se conoce con el nombre de ‘ceceo’ la sustitución de la fricativa linguoalveolar sorda [s] (la variante llamada ‘s’ predorsal) por la fricativa linguointerdental sorda [θ]. El ‘ceceo’ es característico de algunas partes de Andalucía y de Hispanoamérica, y también puede ser un defecto de pronunciación, llamado en inglés lisp, frecuente en el habla infantil. Los que emplean el ‘ceceo’ neutralizan la oposición entre [θ] y [s] existente en palabras tales como cazar y casar

[Alcaraz Varó, Enrique / Martínez Linares, María Antonia: Diccionario de lingüística moderna. Barcelona: Editorial Ariel, 1997, p. 109]

«Ceceo

Ceceo ha significado desde antiguo: 1) el timbre particular de la c [española], 2) el acto de llamar a uno con la interjección ce (lo que hay se dice chistar), 3) ceceoso por tartajoso (raro) y 4) desde el siglo XVIII, el trocar la s con c [θ] contrafigura del seseo: ci, ceñor, pace uzté. Hoy esta última es la significación última.” (A. Alonso). Practican dicho trueque las regiones meridionales españolas, en proporciones y circunstancias muy variadas, y en coexistencia con el seseo y la distinción entre s y θ. “En la mayor parte de los casos, el ceceo andaluz se produce con articulación coronal, sin que el ápice de la lengua se sitúe entre los dientes y si que la fricción ocurra exactamente en el filo de los incisivos superiores. La corona lingual se estrecha contra la parta más baja de la cara de dichos incisivos, elevándose en forma más o menos convexa, de la cual participa también el predorso, y el ápice entretanto forma contacto con los dientes inferiores” (Navarro Tomás, Espinosa, R.-Castellano).»

[Lázaro Carreter, Fernando: Diccionario de términos filológicos. Madrid: Gredos, 1968, p. 87-88]

«La c ante a, o, u representa el fonema oclusivo velar sordo de casa, cómodo y cuñado. Ante e, i, como en cepa o cine, puede representar, de acuerdo con el origen geográfico de los hablantes, otros dos fonemas:

        El fricativo interdental sordo, dominante en las variedades españolas habladas en el norte, centro y este de la Península Ibérica, representado también mediante la letra z.

        El fricativo sordo, de articulación mayoritariamente predorsal, representado también en la escritura mediante la letra s. Este fenómeno de identificación, conocido con el nombre de seseo, es general, actualmente, en el suroeste de la Península Ibérica, en las Islas Canarias y en toda la América hispana.

La z representa el fonema interdental fricativo sordo de zapato o azul. En zonas de seseo representa también el fonema predorsal equivalente al de la letra s. [...]

La letra c puede representar dos fonemas: uno oclusivo velar sordo ante las vocales a, o, u, ante consonante y en posición final de sílaba o de palabra, como sucede en carta, clima, acné, vivac, y otro fricativo interdental sordo ante las vocales e, i, como en cebo, cifra. En zonas de seseo, ante e, i representa el sonido correspondiente a s. [...]

La letra z representa el fonema fricativo interdental sordo ante vocales a, o, u y en posición final de sílaba o de palabra, como sucede en zanahoria, rezo, zumo, hazmerreír, paz. Además, en algunas palabras precede, representando el mismo fonema, a las vocales e, i como es el caso de zéjel, zinc. En zonas de seseo representa el sonido correspondiente a s

[Real Academia Española. Ortografía de la lengua española. Edición revisada por las Academias de la Lengua Española. Madrid: Espasa Calpe, 1999, § 1.2.2 a – 1.2.2 b, 2.2.1 y 2.2.4]

«Seseo

1.    Consiste en pronunciar las letras c (ante e, i) y z con el sonido que corresponde a la letra s; así, un hablante seseante dirá [serésa] por cereza, [siérto] por cierto, [sapáto] por zapato.

2.    El seseo es general en toda Hispanoamérica y, en España, lo es en Canarias y en parte de Andalucía, y se da en algunos puntos de Murcia y Badajoz. También existe seseo entre las clases populares, de Valencia, Cataluña, Mallorca y el País Vasco, cuando hablan castellano, y se da asimismo en algunas zonas rurales de Galicia. El seseo meridional español (andaluz y canario) y el hispanoamericano gozan de total aceptación en la norma culta.»

[RAE: Diccionario Panhispánico de Dudas. Madrid: Santillana, 2005, p. 598]

«Ceceo

Consiste en pronunciar la letra s con un sonido similar al que corresponde a la letra z en las hablas del centro, norte y este de España; así, un hablante ceceante dirá [káza] por casa, [zermón] por sermón, [perzóna] por persona. El ceceo es un fenómeno dialectal propio de algunas zonas del sur de España y está muchos menos extendido que el seseo.»

[RAE: Diccionario Panhispánico de Dudas. Madrid: Santillana, 2005, p. 126]