ATRIBUTOS PREPOSICIONALES  

(Recop.) Justo Fernández López

 

=

 Objetos preposicionales concordados

 

„Hay adyacentes de aspecto atributivo constituidos por sustantivos o adjetivos provistos de una preposición. Por este último rasgo se asemejan a los objetos preposicionales, pero, a diferencia de éstos, aquellos adoptan variación de género y número, y así, como los atributos, concuerdan ya con el sujeto explícito, ya con el objeto directo. Son atributos preposicionales:

           

a)

Baroja estuvo de médico en Cestona.

>

Estuvo de eso en Cestona.

 

Mi amigo ha ido de embajador a Egipto.

>

Ha ido de eso a Egipto.

 

Su sobrina trabajaba de azafata.

>

Trabajaba de eso.

b)

María se mete a escritora.

>

Trabajaba de eso.

 

Juan se han convertido en arqueólogo.

>

Se ha convertido en eso.

 

Enrique se estableció de abogado.

>

Se estableció de eso.

c)

Mandaron a su hijo de delegado.

>

Lo mandaron de eso.

 

Colocó a Juana de secretaria.

>

La colocó de eso.

 

Metieron al chico de camarero.

>

Lo metieron de eso.

 

Descontando la concordancia, el comportamiento de los sustantivos en este papel atributivo es idéntico al de los objetos preposicionales, acompañados de la preposición exigida por el verbo. Podrían llamarse estos adyacentes objetos preposicionales concordados.                             

Es análoga la situación cuando en el puesto de adyacente aparecen adjetivos en lugar de sustantivos:

 

d)

El muchacho pasaba por tonto.

>

Pasaba por tal.

 

Las dos presumían de guapas.

>

Presumían de tales  (o de eso)

 

Felipe ha pecado de ingenuo.

>

Ha pecado de eso.

e)

Tus amigos se pasan de listos.

>

Se pasan de tales.

 

El concursante se dio por vencido.

>

Se dio por tal.

 

Tus primas se tiene por geniales.

>

Se tienen por tales.

f)

Puso de ineptos a los funcionarios.

>

Los puso de tales.

 

El jefe dio el asunto por terminado.

>

Lo dio por tal.

 

Tienen por vago a tu hermano.

>

Lo tienen por tal.

 

Los segmentos por tonto, de guapas, de ingenuo, etc. concuerdan con los sujetos explícitos. Si se pudieran eludir los adjetivos por consabidos, su representante llevaría la preposición y sería tónico, como se vio con los sustantivos.

Se cree que en los ejemplos d) se ha elidido el infinitivo ser entre la preposición y el adjetivo: Pasaba por ser tonto, etc. En los otros ejemplos de sustantivos o adjetivos con preposición es inconcebible introducir el infinitivo ser.“

[Alarcos Llorach, Emilio: Gramática de la lengua española. Madrid, 1994, pp. 308-311]