APPELATIV  

Apelativo o nombre común

(Recop.) Justo Fernández López

 

Vgl.:

Nomen / Appelativum / Arbor Porphirii / Deonomastik / Eigenname / Individuum / Universalienproblem / Begriff / Idee

 

Appelativ: Klassenname Individual- oder Eigenname.“ [Heupel, Carl, S. 26]

·

Appelativum (lat. appellare = benennen)

Gattungsname, typisierende nominale Bezeichnung für jeden Vertreter einer Klasse (Träger von Klassenmerkmalen) im Ggs. zum individualisierenden Eigennamen; z.B.: Schrank, Baum, aber nicht: Alpen.“ 

[Winfried Ulrich: Wörterbuch.. Linguistische Grundbegriff., S. 15]

·

Gattungsname

[engl. common / class noun. - Auch: Gattungsbezeichnung, Klassenname, (Nomen) Appelativum]

Semantisch definierte Klasse von Substantiven zur Bezeichnung von Gegenständen/Sachverhalten bzw. ihrer einzelnen Vertreter: Tier(e), Mensch(en), im Unterschied zu Eigennamen, die der Identifizierung einzelner Objekte dienen. Der Übergang von Gattungsname zu Eigennamen (und vice versa) ist fließend.“ [Bußmann, H., S. 263]

·

Gattungsname (Appellativum, Gattungsbezeichnung, Klassenname)

Im Unterschied zu Eigennamen bezeichnen Gattungsnamen eine ganze Klasse von Gegenständen, die nicht allein durch die Gemeinsamkeit des Namens definiert sind. Zwischen G. und Eigennamen stehen daher die Völkernamen.“

[http://www.menge.net/glossar.html#alphg]

·

Apelativo

Nombre común. Los gramáticos griegos distinguían ya entre ὂνομα προσηγορικόν ónoma prosegorikón (latín nomen appelativum) y ὂνομα κύριον  (nomen propium), «nombre propiamente dicho».”

[Lázaro Carreter, Diccionario de términos filológicos, p. 52]

·

Noción de función en Gottlob Frege

Las nociones simples del sistema de Frege, aparte de los sincategorámicos, funtores, cuantificadores, y descriptor, son: «objeto» y «función»; nociones contrapuestas, complementarias y paralelas.

1)     Son contrapuestas: «los objetos se oponen a las funciones» y «objeto es todo lo que no es función, la expresión de la cual, por tanto, no lleva consigo un lugar vacío». Entre los objetos coloca Frege a: los números, los valores de verdad, los recorridos de las funciones y las extensiones de los conceptos.

2)     Son complementarias: como ya había indicado en la Begriffsschrift, en cualquier enunciado no todos sus miembros deben estar saturados o cerrados porque de lo contrario no podrían adherirse los unos a los otros. Las funciones son insaturadas pero sirven de «cemento» para unir los otros constituyentes que sí son saturados.

3)     Son paralelas: paralelismo que aparece en el tratamiento y distinciones a que son sometidos. Así, están los nombres de objetos y los nombres de funciones. Los nombres de objetos son los nombres (lógicamente) propios, los únicos que denotan objetos: «llamo nombre propio o nombre de objeto a todo signo que denote un objeto, sea dicho signo simple o complejo. Pero no llamo nombre propio o nombre de objeto a un signo que no hace más que denotar un objeto de una manera ambigua», ejemplos de nombre propios simples: «Venus», «9», «Alejandro Magno»; ejemplos de nombres propios complejos: «92», «el padre de Alejandro Magno».

Para Frege no hay «nombre común»: todo nombre, que verdaderamente lo sea, denota un objeto, y los nombres comunes, al no denotar un objeto, no pueden ser nombres comunes (propios o complejos); serán expresiones funcionales (nombres de funciones).

Así como hay nombres de objetos, también hay nombres de funciones; y así como los primeros denotan objetos, así también los segundos denotan funciones. Las funciones – dice Frege – son las «denotaciones» (Bedeutungen) de los nombres de funciones (o expresiones funcionales). Y usa al respecto explícitamente el término «denotación» (Bedeutung). Pero como, por otra parte, usa el término «denota» (bedeutet) para expresar la relación entre un nombre propio y un objeto, y el término «denotación» (Bedeutung) para hablar del objeto nombrado por nombre propio, no aparece claro cómo puede decirse luego que las funciones (precisamente lo que no son objetos) son las denotaciones de los nombres de funciones.

Esa falta de claridad es el precio que hay que pagar por mantener el paralelismo: y, así, en vez de tratar de distinguir sentidos en el uso que Frege hace de Bedeutung, mejor es mantener que, según Frege, hay dos maneras en que los nombres tienen denotación. Unos nombres (los «nombres propios», los «nombres complejos») tienen una denotación «saturada»: los objetos éstos son «auto-subsistentes» (selbst-ständig) y «saturados» (gesättig). Y los otros nombres (los nombres de funciones, los «nombres incompletos») tienen una denotación «insaturada»: las funciones. Una función está falta de complección (ergänzungsbedürftig), y es insaturada (ungesättig).

Quedan, pues, como nociones lógicamente primitivas e irreductibles en el sistema de Frege: «función» y «objeto». Estas nociones no son definibles; sólo pueden ser explicadas o indicadas, una a partir de la otra. Así, «es objeto todo lo que no es función», y «lo que llamo objeto no puede ser explicado exactamente más que con respecto a los conceptos o las relaciones» (esto es, respecto de las funciones.

La noción de «función», así entendida, es más amplia que la noción clásica, matemática.”

[Velarde Lombraña, Julián: Historia de la lógica. Oviedo: Servicio de Publicaciones de la Universidad. O. J., p. 335]