PARTICIPIO DE PRESENTE EN ESPAÑOL

Restos del participio de presente latino

© Justo Fernández López


 

El participio de presente en latín y en el español antiguo

 

«participio.

1. Forma no personal del verbo, susceptible de recibir marcas de género y número, que se asimila en su funcionamiento gramatical al adjetivo. En español termina en -do (fem. -da) en los verbos regulares, y con él se forman los tiempos compuestos de la conjugación (he llegado, has comido, había dicho) y las formas de la pasiva perifrástica (soy amada, eran temidos, fueron arrestadas). También se denomina participio pasivo, de pasado o de pretérito, en oposición al participio activo o de presente.

2. participio absoluto. El que aparece en una cláusula absoluta.

3. participio activo. Derivado verbal que en español acaba en -nte y denota capacidad de realizar la acción que expresa el verbo del que deriva. Muchos proceden de participios de presente latinos y hoy se integran, en su mayor parte, en la clase de los adjetivos (alarmante, permanente, balbuciente) o de los sustantivos (cantante, estudiante, presidente); algunos se han convertido en preposiciones (durante, mediante) o en adverbios (bastante, no obstante).

4. participio de presente. Equivale a participio activo. Se llama así porque en latín se forma sobre el tema de presente de los verbos, al que se añaden las desinencias correspondientes a los distintos casos. Los participios de presente latinos se enuncian con las terminaciones -ns, -ntis: amans, amantis

[RAE: Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana, 2005, p. 767-768]

«Sea por latinismo, por conservación arcaizante o por galicismo, el participio activo tiene bastante uso en algunos textos del español arcaico:

un sábado esient, domingo amanezient, vi una visión en mío leio dormient (Diputa del alma y el cuerpo);

todos eran creyentes que era transida (Apolonio).

En Berceo es especial la abundancia:

murmurantes estamos,

todos sus conscientes,

merezientes érades de seer enforcados,

entrante de la iglesia nena somera grada.»

[Lapesa, Rafael: Historia de la lengua española. Madrid: Escelicer, 1968, p. 152]

«La antigüedad no es para los hombres del siglo XV simple materia de conocimiento, sino ideal superior que admiran ciegamente y pretenden resucitar, mientras desdeñan la Edad Media en que viven todavía y que se les antoja bárbara en comparación con el mundo clásico. [...]

Resultado de tanta admiración fue el intento de trasplantar al romance usos sintácticos latinos sin dilucidad antes si encajaban o no dentro del sistema lingüístico del español. [...] Se adopta el participio de presente en lugar de la oración de relativo, del gerundio o de otros giros, como en estos versos de Santillana:

¡Oh vos, dubitantes, creed las estorias!;

quría ser demandante, guardante su cirimonia,

si el puerco de Calidonio

se mostró tan admirante.»

[Lapesa, Rafael: Historia de la lengua española. Madrid: Escelicer, 1968, p. 180]

 

El participio de presente

 

El español sólo posee un participio, el participio pasado o de perfecto, también llamado participio pasivo.

El participio de presente o participio activo del latín denota capacidad de realizar la acción que expresa el verbo del que deriva. Se llama participio de presente porque se forma sobre el tema de presente de los verbos, al que se añaden las desinencias –ns, -ntis en latín: amans, amantis.

En español el participio de presente latino perdió su valor verbal y cuando se conserva su forma da origen a adjetivos. Por ejemplo: doliente significa ‘doloroso’, ‘dolido’, pero nunca significa ‘que está sufriendo’, ‘que sufre’.

El uso del participio de presente con este carácter activo en español es un latinismo poético.

«El sufijo -nte

Sufijo de adjetivos derivados de verbos. Estos adjetivos son llamados tradicionalmente participios de presente o participios activos. El sufijo se presenta en la forma -ante cuando la base es un verbo de la conjugación en -ar; en la forma -ente o -iente, cuando la base es un verbo en -er o en -ir. Significa 'que hace la acción': amante, principiante, ambulante, conducente, equivalente, permanente, complaciente, conveniente, concerniente. Algunos de estos adjetivos se sustantivan de modo habitual: otros se han lexicalizado como nombres: presidente, asistente, sirviente. En algunos de estos casos se ha creado una forma femenina en -a (presidenta, etc.).

El sufijo -nte puede presentarse también en adjetivos no vinculados con ningún verbo español: comediante, galante, ausente, presente.» [Seco, Manuel: Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española. Madrid: Espasa-Calpe, 101998, S. 311]

En el español actual, las formas del participio de presente han perdido su carácter verbal y perduran solamente como adjetivos, sustantivos, preposiciones (durante, mediante) o adverbios (bastante, no obstante).

Las formas derivadas del latín tenían en la Edad Media todavía una función verbal (con complemnto directo o indirecto), lo mismo que el infinitivo y el gerundio actuales. En el español actual, el participio de presente tiene solamente carácter nominal.

Del participio de presente latino quedan como restos en español formas nominales o adjetivos con las siguientes terminaciones:

 

 

-ante

-ente

-iente

 

algo

 

excitante

urgente

correspondiente

< participio de presente

excitando

urgiendo

correspondiendo

< gerundio

 

Estas formas nominales forman una clase cerrada. No se pueden forman nuevas formas de participio de presente partiendo de un verbo.

Hay dos gerundios españoles que se pueden emplear en función de adjetivos atributivos (acompañando a un sustantivo): hirviendo und  ardiendo.

una casa ardiendo

ein brennendes Haus

agua hirviendo

kochendes Wasser

Las funciones del antiguo participio de presente las asumió en español moderno el gerundio. Pero, mientras que el gerundio expresa solamente anterioridad y posterioridad, el participio de presente solametne expresa simultaneidad:

Sonriente, D. Fernando abrazó al Conde de Benavente. /

Sonriendo, D. Fernando abrazó al Conde de Benavente. /

D. Fernando sonrió y abrazó al Conde de Benavente.

Trabajan ignorantes de la que se les viene encima. /

Trabajan ignorando la que se les viene encima. /

Trabajan e ignoran la que se les viene encima.

El rey, muy consciente de la gravedad de la situación, ... /

El rey, sabiendo la gravedad de la situación, ... /

El rey, que sabía  lo grave de la situación, ...

Ejemplo de participio de presente en latín:

Pueri Hebraeorum, portantes ramos olivarum, obviaverun Domino, clamantes et dicentes: ¡Hosanna in excelsis!

Tradución al español:

Los niños hebreos, portando ramos de oliva, salieron al encuentro del Señor, clamando y diciendo: ¡Hosanna en las alturas!

Como se puede comprobar, las construcciones con participio de presente en función de adjetivo expresan un estado, mientras que las construcciones con gerundio expresan un proceso o suceso.

Los adjetivos españoles que se derivaron del participio de presente latino no se corresponden con los participios de presente del francés cuando se usan como adjetivos:

Une femme si vivante - Una mujer (que está) tan llena de vida.

*Una mujer tan viviente [no sería una traducción correcta]

Ya en latín se podía sustituir el participio de presente por una oración de relativo cuando el participio tenía la función de un adjetivo o de un sustantivo:

appetens > qui appetit  (el que apetece)

dicentes > ii qui dicunt (los que dicen)

Lo mismo en español:

amante > el que ama

oyente > el que oye

complaciente > el que complace > der zuvorkommende Mensch

El gerundio español no se puede emplear nunca en función de adjetivo: Las construcciones alemanes con gerundivo sólo se pueden traducir al español mediante una oración de relativo:

die werdenden Mütter

las mujeres que va(ya)n a dar a luz

A veces, se conserva el significado verbal:

El pueblo de Aranjuez, reinante Carlos IV, se amotinó. /

Reinando Carlos IV, el pueblo de Arajuez se amotinó.

Este es un proceso tendente a politizar la región. [EL PAIS]

La función verbal de estas formas se ha perdido en español. Esto se ve muy bien en el caso de los adjetivos derivados de verbos reflexivos con omisión del pronombre reflexivo:

el sol se pone

el sol poniente

Otra prueba de la pérdida de la función verbal de los adjetivos españoles heredados del participio de presente latino es que no llevan complemento directo, sino un complemento preposicional:

Es muy amante de su familia. /

Ama mucho a su familia.  [acusativo personal precedido de la preposición a]

El participio de presente alemán en función de adjetivo se traduce al español normalmente mediante una oración de relativo, siempre que en español no quede algún adjetivo heredero del participio de presente latino:

die ankommenden Gäste

los invitados que iban llegando

das Problem der studierenden Frauen

el problema de las mujeres que estudian

Los adjetivos españoles herederos del participio de presente latino teminan en -ante, -ente, -iente y corresponden al participio de presente alemán terminado en -d:

el creciente descontento

die wachsende Unzufriedenheit

el hombre pensante

der denkende Mensch

una prueba concluyente

ein schlagender Beweis

una mayoría aplastante

eine überwältigende Mehrheit

La mayoría de las formas españolas terminadas en -ante, -ente, -iente y que remiten al participio de presente latino aparecen en los diccionarios como adjetivos:

morir > muriente ("sterbend")

reír > riente ("lachend")

seguir > siguiente ("folgend")

sobrar > sobrante ("übrig", "überzählig")

Muchas de las funciones del antiguo participio de presente las asumió en español actual el gerundio. Cada vez es más frecuente el empleo en español de gerundios en función de adjetivos. Encontramos formas terminadas en -nte al lado de formas terminadas en -ndo. En ambos casos el significado y la traducción son equivalentes:

a. Casas humeando aún por el incendio.

b. El encargado surge con una vela humeante.

Humeando y humeante corresponden al participio de presente alemán "rauchend".

A veces encontramos participios de perfecto o pasado con valor de participios de presente. El gerundio y el participio de pasado pueden aparecer en la misma oración, ambos con el significado y valor de un participio de presente:

Estuvimos callados, llorando.

 

Restos del participio de presente latino en español

 

«El participio de presentes se usa poco, pero tuvo un empleo muy frecuente en la Edad Media. Hoy se reduce a un adjetivo formado mediante el sufijo –ante o –iente, ue tiene común con el participio activo su significación verbal: amante ‘el que ama’, oyente ‘el que oye’, hiriente ‘el que hiere’, participante ‘el que participa’, plasmante ‘el que plasma’.

La Gramática de Bello no comprende entre los participios los activos (en –ante o –iente), porque no son propiamente derivados verbales, esto es que participen de la naturaleza del verbo y admitan sus construcciones. No tienen como las verdaderas formas nominales o verbales afijos ni enclíticos (le amo, amándole, le habré amado, leyéndole, etc.) ¿Podría jamás decirse amántele, leyéntele la carta? “no tenemos en castellano participio alguno activo, fuera del que se construye con haber y al que he preferido llamar sustantivado” (Bello: Gramática, p. 1.114, nota.)

En latín, lo mismo el participio adjetivado que el sustantivo se resolvían o equivalían a una frase de relativo: appetens = is qui appetit (“el que apetece o desea”); dicentes = ii qui dicunt (“los que dicen”).

Las funciones del participio de presente se ejecutan por medio del gerundio español. Hay maneras censurables que atribuyen a la forma activa un valor de participio de presente francés cuando funciona como un adjetivo: Une femme si vivante (No se puede traducir “una mujer tan viviente”, sino una mujer tan llena de vida. Ejemplo de Duhamel: Je le revois activant d’un air pensif le soufflet.

Conserva en algunos casos el recuerdo del participio de presente latino: Es muy amante de su patria. Funciona normalmente como ajetivo: Se refiere al caballero andante.

Una vez convertidos en adjetivos los participios de presente, muchos se sustantivan de una manera fija: asistente, escribiente, presidente, dependiente; asistenta, presidenta

[Alonso, Martín: Gramática del español contemporáneo. Madrid: Ediciones Guadarrama, 1968, p. 150-151]

«Gerundio y participio de presente

Ya en latín tardío el gerundio en ablativo comenzó a reemplazar al participio de presente. Así, el gerundio en español, al igual que ocurría en latín, tiende a funcionar como verbo, pudiendo sustituir a una oración subordinada circunstancial y tener sujeto u objeto, por ejemplo

Faltándoles los víveres, los sitiados se rindieron,

mientras que el participio de presente perdió su valor verbal y cuando se conserva su forma da origen a adjetivos:

doliente significa ‘doloroso’, ‘dolido’,

pero nunca significa ‘que está sufriendo’, ‘que sufre’; el uso del participio de presente con este carácter activo es un latinismo poético en español.

En el lenguaje culto, un tanto enfático, se sigue manteniendo la posibilidad de los «participios absolutos», por ejemplo

Pasado el primer instante, la curiosidad vence al terror.

En lugar de esta construcción, el español puede usar una oración con infinitivo

Al pasar el primer instante, la curiosidad vence al terror

o incluso una construcción con gerundio

Pasando el primer instante, la curiosidad vence al terror

[Urrutia Cárdenas, H. / Álvarez Álvarez, M.: Esquema de morfosintaxis histórica del español.  Bilbao: Publicaciones de la Universidad de Deusto, ²1988, p. 207]

 

Ejemplos de adjetivos españoles derivados del participio de presente latino

 

alarmante

amante

ambulante

apabullante

arrogante

aspirante

balbuciente

brillante

cantante

colgante

comerciante

complaciente

concerniente

conducente

consciente

conveniente

cortante

descendiente

disolvente

diligente

discrepante

displicente

divergente

doliente

durmiente

equidistante

equivalente

estudiante

extravagante

exultante

fecundante

fehaciente

gesticulante

hiriente

insistente

insolvente

insultante

inteligente

intrigante

militante

mordiente

pariente

pasante

pendiente

permanente

persistente

picante

pimpante

precedente

preponderante

prepotente

principiante

procedente

proveniente

provocante

pudiente

pujante

punzante

razonante

reciente

resonante

resplandeciente

resultante

riente

rompiente

rumiante

semejante

siguiente

sobrante

solvente

sonante

suficiente

tambaleante

tirante

tocante (en lo tocante a)

tunante

urgente

vergonzante

viajante

vibrante

vidente

visitante

viviente

vociferante

volante

yacente

zahiriente

zigzagueante

 

Adjetivos derivados del participio de presente en fraseologismos

 

una mayoría aplastante

es sorprendente

el sol naciente

un coche flamante

la suma resultante

un tipo repugnante

un hombre absorbente

la naturaleza exuberante

un asunto pendiente

una fantasía exuberante

una mujer creyente

la floreciente lírica

las  medidas urgentes

gases asfixiantes

comida abundante

un calor asfixiante

el personal docente

un calor agobiante

una belleza impresionante

una persona agobiante

un caballero andante

el mes corriente

el sol naciente

el mes entrante

un platillo volante

agua corriente

 

Muchos de los adjetivos derivados del participio de presente latino ha pasado a ser sustantivos

 

el/la acompañante

el maleante

el amante

el navegante

el asistente

el oyente

el aspirante

el pedante

el ayudante

el practicante

el cantante

el precedente

el comerciante

el presidente

el concursante

el principante

el delineante

el recipiente

el dibujante

el representante

el durmiente

el sirviente

el escribiente

el viajante

el/la estudiante

el vigilante

el habitante

el visitante

 

Muchos de estos sustantivos toman en el femenino la terminación -a:

 

el dependiente

la dependiente

el sirviente

la sirvienta

 

Sustantivos alemanes terminados en -ent, -ant se que en español terminan en -or:

 

el consumidor

el productor

el especulador

el simulador

el interesado

el director de orquesta

el dirigente

los dirigentes sindicales

 

A menudo coaparece el sustantivo con el adjetivo

 

el dirigente

dirigente a + infinitivo

el doliente

doliente

el volante

volante (platillo volante)

la creciente

creciente

el siguiente

siguiente

un laxante

laxante

el descendiente

descendiente

el vigilante

vigilante

la resta

restante

la corriente

corriente

la pendiente

pendiente

los pendientes

pendiente

el fertilizante

fertilizante

un refrigerante

refrigerante

 

Preposiciones españolas derivadas del participio de presente

  

durante el año

mediante un intérprete

no obstante su saber

 

Participio de presente español para abreviar oraciones de relativo:

(nivel literario o estilo administrativo)

los viajeros procedentes de Madrid y de Bilbao

los viajeros que procedan de Madrid y de Bilbao

los atletas participantes en las pruebas eliminatorias

los atletas que participen en las pruebas eliminatorias

la abundante literatura secundaria existente sobre el tema

la abundante literatura secundaria que existe sobre  el tema

estas son palabras pertenecientes a la misma familia

estas son palabras que pertenecen a la misma familia

 

Fraseologismos

dinero contante y sonante

¡Dios mediante!

estar al corriente

poner al corriente

tener al corriente

el gótico flameante

llevar la voz cantante

¡qué chocante!

asignatura pendiente

La Bella Durmiente del bosque