© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

Presencié una escena en una playa española en la que un chico quería hacerle una foto a una chica:

¿Te puedo quitar una foto? –¡Quita, quita, déjate de fotos!

Entendí que le quería sacar una foto porque llevaba una cámara, pero me resultó raro el empleo aquí tres veces del verbo quitar.

El empleo del verbo quitar por sacar es un lusismo o galleguismo:

*Voy a quitar dinero del banco.

Lo correcto es:

Voy a sacar dinero del banco.

El verbo sacar no se puede emplear por quitar.

*A este individuo no me lo saco de encima.

Dígase:

A este individuo no me lo quito de encima.

quitar

‘tomar algo separándolo y apartándolo de otras cosas, o del lugar o sitio en que estaba’ / ‘tomar o coger algo ajeno, hurtar’

quita allá

[para rechazar a alguien o reprobar por falso, desatinado o ilícito lo que dice o propone]

«En el castellano de Galicia es frecuente la confusión entre quitar y sacar: se quitan las entradas del cine, se quita una foto, se quita el trajo del armario, se quita un premio en la lotería, pero se saca uno el sobrero, se saca de donde está, y hasta se saca uno la vida:

–¿Quieres que me quite una teta por el escote?

–No, mejor sácate la blusa.

Pero el uso de sacar por quitar no es exclusivo de Galicia: se da también en Cataluña:

Todo el mundo ha respirado tranquilo, como el que se saca de encima un peso insoportable.

Boris, sin darse cuenta, dejó caer a Nesi la pelota del bolsillo del abrigo, al sacárselo para comer en un restaurante.

También en América:

Sácate el vestido.

Tus amenos recuerdos le han sacado por lo menos veinte años de encima».

[Seco, Manuel: Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española. Madrid: Espasa, 1998, p. 378]