© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

 Le agradecería si me pudiera explicar el uso del por y el para en estas oraciones.

Según unos colegas solo se puede decir por, pero en Latinoamérica he visto usar para.

Hice un viaje a Irlanda para seis meses.

Fuimos a Londres para tres días.

Con muchos verbos de realización y de consecución, los complementos temporales introducidos por las preposiciones durante y por dan lugar a la interpretación de estado resultante. Así, aunque la acción de viajar a Londres sea puntual, el complemento temporal denota duración. El complemento no hace referencia a la acción que expresa viajar, sino que mide la duración de su estado resultante, esto es, la estancia en Londres o en Irlanda.

En el ejemplo

Fuimos a Londres para tres días,

se entiende que ‘viajamos a Londres y estuvimos allí tres días’ (duración).

En el ejemplo

Hice un viaje a Irlanda para seis meses,

se entiende que ‘viajé a Irlanda y permanecí allí durante seis meses’.

En los ejemplos

Hice un viaje a Irlanda para seis meses;

Fuimos a Londres para tres días,

la preposición para se podría interpretar en sentido final, con elisión de un verbo estativo: ‘hice un viaje a Irlanda para pasar allí seis meses’; ‘fuimos a Londres para permanecer allí tres días’.

Por y para pueden expresar temporalidad.

Por expresa de forma más vaga la temporalidad que para. Por indica duración o tiempo aproximado, recorrido, unión pasada:

Vendré por Navidad (abarca un espacio temporal que comienza antes y termina después del 25 de diciembre: 22, 23., 24 o también 26, 27, 28).

Vendré para Navidad (indica que de todas formas estaré el día indicado, aunque la llegada puede ocurrir antes: vendré lo más tarde el 25 de diciembre).

Para San Andrés el tiempo despejó.

Para San Victoriano los copos de nieve empezaron a descolgarse.

Estuve allí por dos días.

Estuve en Londres por el verano.

Estudié en Alemania por un año.

Por mayo era, por mayo.

Por aquellos días yo estaba muy deprimido.

Me he matriculado por un curso.

Este cambio es solo por unos días.

Trabajamos solo por la mañana.

Yo lo conozco por años como un hombre de izquierdas.

Suele helar por el mes de enero.

Se ausentó por dos días.

Vamos por dos semanas a Londres.

Nos quedaremos aquí por una temporada.

Nos quedaremos aquí por cinco días.

Sería por octubre cuando vino a vernos.

Nos vemos por Navidad.

Me dieron una beca por un año.

Para denota unión futura, perspectiva, término de un transcurso de tiempo, expresado con cierta vaguedad (aunque con término determinado); para tiene aquí un sentido parecido al de hacia (y de sobre, si se refiera a un término que denota cantidad). También puede señalar un plazo fijo y concreto.

Viene para un mes.

Tiene para rato.

Lo dejó para siempre.

Para la semana que viene estarás arreglados los zapatos.

[compárese con la semana que viene, idea de tiempo más exacta]

La boda quedó fijada para el día primero de abril.

Para puede expresar duración de la situación creada por la acción del verbo. Expresa el tiempo en que se realizará una acción o se acabará algo.

Le presté el libro para una semana.

Me lo dio para siempre.

Te lo terminaré para fin de mes.

Acabaré la tesis para finales de junio.

Volveré para Navidad.

Propusieron la reunión para las cinco de la tarde.

Vendré para las cinco.

Para septiembre a los árboles se les caerán las hojas.

Citas

 

«La concurrencia de por y para se da también en los usos temporales

Si no llueve {para ~ por} la primavera, habrá sequía en verano,

si bien para la primavera expresa tiempo preciso en el futuro, mientras que por la primavera indica tiempo aproximado. [...]

El sentido de localización inexacta de por se extiende a los complementos temporales, como en

Las obras estarán terminadas por Navidad;

El suceso tuvo lugar allá por los años treinta,

uso ya presente en la lengua clásica. Esa construcción ha dado lugar a las locuciones adverbiales por la mañana, por la tarde, por la noche, que concurren con en la mañana, en la tarde, en la noche, así como con las variantes correspondientes con a (a la mañana, a la tarde, a la noche).

Se ha criticado en ocasiones, como posible anglicismo, el uso de por en lugar de durante ante grupos cuantitativos de sentido temporal:

Estaré aquí por tres meses.

No obstante, este valor se documenta ampliamente en la lengua antigua:

Mandó por siete días todo el mundo andar.

Nosotras somos buenas por dos meses.

Este uso de por es hoy más frecuente en el español americano que en el europeo, pero se documenta en ambos:

Por cuatro noches había atendido los discursos de Sánchez Garzón.

Declaró un duelo en la ciudad por tres días.

La dueña nos cedía por dos horas, a poco precio.

Por tres segundos estuvo mudo y con expresión atónita.

Por tres semanas le tuvo en su casa.» [RAE: NGLE, § 29.8ñ-p]

 

«Los complementos temporales introducidos por durante y por (durante dos años, por dos meses, etc.) pueden admitir varias lecturas. En la interpretación cíclica o iterativa, se denota la repetición del evento. Así, en el texto siguiente se habla de interpretaciones continuas o sujetas a prolongación:

EL compositor interpretará durantes tres día en el Tívoli varias de sus obras.

Se introduce, en cambio, cierto evento del tipo ‘realización’ (concretamente, “interpretar alguna obra”) que tiene lugar en tres ocasiones dentro de un determinado período. Aun así, nótese que interviene en esta interpretación cierta información extralingüística, como es el hecho de que la actuación de un mismo artista no se prolonga sin límite día y noche.

Con muchos verbos de realización y de consecución, los complementos temporales introducidos por las preposiciones durante y por dan lugar a la llamada INTERPRETACIÓN DE ESTADO RESULTANTE. Así, aunque la acción de encerrarse en un cuarto sea puntual, en el siguiente texto se construye el verbo encerrarse con un complemento de duración:

De vuelta a Santiago me encerraba en mi pieza por cuatro días.

Ello es posible porque el complemento no hace referencia a la acción que expresa encerrarse, sino que mide la duración de su estado resultante, esto es, estar encerrado. He aquí otros casos similares.

De pronto se rompió el contacto durante dos semanas.

Los exempleados cumplieron la exigencia gubernamental de desalojar la catedral que ocuparon durante 15 días.

Cuando la traca se cortaba, apagándose por algunos segundos.

Lo que paralizó por varias horas la ciudad capital.

La interpretación de estado resultante es característico de los verbos de cambio de estado. En cuanto que el movimiento conlleva un cambio de estado, puede entenderse que esta interpretación se aplique también a algunos verbos de movimiento. Así, el que dice

Saldré a la calle durante un rato (o, simplemente, un rato)

no habla del tiempo que empleará en realizar la acción de salir a la calle, sino del tiempo que espera permanecer en la calle una vez que haya salido. En

Se fue por un mes a Navalcarnero,

se entiende igualmente ‘Estuvo en Navalcarnero durante un mes’. La interpretación de estado resultante está, sin embargo, restringida. Nótese que no se obtiene con el verbo llegar. Si llegar se interpretara como ‘quedarse’, tendrían sentido oraciones como

*Llegó a la ciudad durante dos semanas,

a diferencia de lo que sucede. Admite la interpretación mencionada alcanzar el éxito (como en

Con esa machacona melodía alcanzó el éxito durante varias semanas),

que adquiere así el significado de ‘gozar del éxito o permanecer en él’; pero la rechaza ganar la carrera, que no puede usarse para hacer referencia al estado subsiguiente que consigue el triunfador.» [RAE: NGLE, § 23.3q-s]