© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

En un foro he leído este texto:

«¿Puede haber leísmos femeninos, es decir referidos a personas femeninas?

Puede y haberlos haylos: el leísmo de cortesía, uso dialectal ...etc.» 

No entiendo la expresión "Puede y haberlos haylos."

¿Qué significa y cómo se traduciría al alemán?

La forma haylos / haylas es una construcción arcaica de hay + pronombre personal átono los. En el español actual, las formas átonas de los pronombres personales (clíticos) se anteponen al verbo, solamente van enclíticas (‘angehängt’) al infinitivo, gerundio y al imperativo afirmativo. Pero en el español antiguo, los pronombres inacentuados iban detrás del verbo en principio de frase o después de pausa. Esta regla seguía en vigor todavía en el siglo XVI. Hoy la palabra es un arcaísmo o, más bien, un galleguismo, por el dicho gallego: “Yo no creo en las meigas (= brujas), pero haberlas haylas”. Haylos se traduciría, pues, al alemán por ‘es gibt sie’ / ‘es gibt welche’ / ‘es gibt sie tatsächlich’ / ‘es gibt sie in der Tat’.

En cuanto a la construcción infinitivo de un verbo + repetición del mismo verbo en forma conjugada, como en haberlos, haylos, se trata de una expresión enfática que equivale a: ‘como + infinitivo + sí que + el mismo verbo en forma conjugada’, ‘infinitivo + sí (que) + el repetición del verbo en forma conjugada’ o ‘en cuanto a + infinitivo + sí que + forma conjugada’. Suele llevar coma entre el infinitivo y la forma conjugada del verbo:

beber, bebe mucho

como beber, bebe mucho

beber, sí bebe mucho

beber, sí que bebe mucho

en cuanto a beber, sí bebe mucho

trinken tut er in der Tat viel

haberlos haylos

es gibt sie tatsächlich

es gibt doch welche

haberlos haylos, el caso es dar con ellos

es gibt sie doch, man muss sie nur finden

porque haberlos sí los hay, el caso es encontrarlos

weil es gibt sie tatsächlich, sie müssen aber gefunden werden

puede y haberlos haylos =

puede haberlos, y de hecho los hay

möglich sind sie schon, und es gibt sie in der Tat

Die Konstruktion

Infinitiv + konjugierte Form desselben Verbs

 

«Dies ist eine Konstruktion, in der der Infinitiv – auf den gewöhnlich ein Komma folgt – alleinstehend und vor einer konjugierten Form desselben Verbs auftritt. Dahinter steht die Absicht, die durch das Verb ausgedrückte Handlung oder Eigenschaft besonders zu betonen. Die Bedeutung ist eigentlich “was ... betrifft”. Diese Fügungen werden hauptsächlich in der Umgangssprache gebraucht. In der deutschen Übersetzung wird das Verb nur einmal auftreten, häufig jedoch in der Form / Infinitiv + finite Form des Verbs „tun“:

Yo rezar, rezo, pero no pido nada a Dios.

Beten tue ich schon, aber ich bitte Gott um nichts.

Como ocurrir, no ocurre nada por aquí.

Passieren tut hier eigentlich nichts.

Lo que es saber, ése sabe muchas cosas.

Aber wissen tut er wirklich viel.

oder des Hilfsverbs „haben“ bzw. „sein“ in einem zusammengesetzen Tempus:

Cenar, sí que cenó Fortunato.

Zu Abend gegessen hat Fortunato natürlich schon.

Das verstärkende Element, das im Spanischen durch die Wiederholung ausgedrückt wird, kann man aber stattdessen (oder zusätzlich) auch durch ein Adverb wie „tatsächlich“, „durchaus (nicht)“, „natürlich“, „schon“, „eigentlich“ usw. wiedergeben:

Claro que ayudar ayudaba.

Natürlich half er.

Como ocurrir, no ocurre nada por aquí.

Passieren tut hier eigentlich nichts.

Comer, sí que comió.

Gegessen hat er natürlich schon.

Lo que es saber, ése sabe muchas cosas.

Aber wissen tut er wirklich viel.

Die Expressivität dieser spanischen Konstruktionen kann noch verstärkt werden, indem man ihnen Wörter wie claro (que) oder como voranstellt, ein bekräftigendes sí que einfügt oder sogar den Infinitiv selbst wiederholt.

Eine vergleichbare, auf einer Wiederholung beruhende, intensivierende Konstruktion (wenn auch ohne Infinitiv) findet sich in einem Satz wie dem folgende:

Pero naranjas, lo que se dice naranjas, yo no tengo naranjas, Paco.

Aber Apfelsinen habe ich wirklich keine, Paco.»

[Bruyne, Jacques de: Spanische Grammatik. Tübingen: Niemeyer, 1993, § 1163]

Más ejemplos:

él venir (sí /sí que) viene hoy, pero no sé a qué hora

saber, (sí /sí que) sabe mucho =

como saber, sabe mucho

tener, (sí /sí que) tiene dinero =

como tener, tiene dinero

comer, (sí /sí que) come mucho

beber, (sí /sí que) bebe bastante =

como beber, bebe bastante

leer, (sí /sí que) lee mucho

publicar, (sí /sí que) publica mucho

ahorrar, (sí /sí que) ahorramos bastante

pagar, (sí /sí que) pagamos mucho

costar, (sí /sí que) cuesta todo mucho

gastar, (sí /sí que) gastan todo lo que ganan

discutir, (sí /sí que) discuten mucho

mejorar, mejoró (sí /sí que) mucho en la escuela =

como mejorar, mejoró mucho la escuela

ser, (sí /sí que) es muy malo

Infinitivo temático:

«La semejanza que a primera vista presentan construcciones como

Llorar, cualquiera llora.

Beber, bebió muchísimo.

Vender no vendí. Pero hablar, sí hablé.

en las que el infinitivo duplica y antecede a un verbo flexionado, con los infinitivos independientes han lleado a algunos autores a agruparlas con los usos absolutos de dicha forma no personal.

Sin embargo, la supuesta independencia sintáctica del infinitivo en estos casos no es tal: en rigor, es un efecto inducido por el truncamiento o escisión de la unidad oracional en dos partes, como consecuencia de un proceso de enfatización. Semejante proceso se traduce en la ubicación del elemento realzado en una posición prominente, desgajado del resto de la oración. La enfatización puede vernir reforzada por la presencia de elementos adicionales de contraste, como un término de polaridad (Hablar, hablé), el adverbio como (Como beber, bebió muchísimo), el giro lo que es (Lo que es llorar, cualquiera llora), etc.

Consustancial a estas construcciones es, por tanto, la existencia de un fenómeno de alcance general, equiparable a la anteposición que por motivos diversos puede experimentar un constituyente de la oración – operación que puede conllevar o no la aparición de un referente pronominal (La carne no la ha probado; Lo que es carne, ha comido mucha, etc.)-. A partir de ahí, cabría suponer que en los casos

Llorar, cualquiera llora.

Beber, bebió muchísimo.

Vender no vendí. Pero hablar, sí hablé.

es el infinitivo, en su calidad de réplica léxica del verbo despojada de flexión, el que ejerce la función de duplicar, a modo de una proforma, el verbo realzado. Ello permite trazar un paralelo interesante entre estas oraciones y la perífrasis de relativo, en las que hacer desempeña esa misma función: Lo que hace es llorar, Lo que hizo fue beber muchísimo. Vistas las cosas así, cabría concluir que una y otra construcción no son sino dos manifestaciones diferentes de un mismo fenómeno sintáctico.»

[Hernanz, Lluisa M.: „El infinitivo“. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe. 1999, vol. 2, § 36.4.4]

Formas arcaizantes de colocación de los clíticos

 

«Los autores de gusto latinizante, sobre todo en el siglo XVI, tendían a situar el verbo al final de la frase, aunque siempre con menos violencia que en tiempo de Juan II o de los Reyes Católicos. En cuanto a los pronombres inacentuados seguía en vigor la regla de que en principio de frase o después de pausa habían de ir tras el verbo, pero en los demás casos se le antoponían; así escribe Cervantes: “Rindióse Camila, Camila se rindió”; y antes Valdés: “¿Avéisos concertado todos tres contra el mohino?”. Pero ya aparecen frecuentes ejemplos de proclisis, en especial tras oración subordinada o inciso: “trabando de las correas, las arrojó”. Mientras entre nosotros el imperativo, infinitivo y gerundio exigen el pronombre pospuesto, en los siglos XVI y SVII se admitía en ciertos casos el orden contrario: “la espada me da” ‘dame la espada’, como hoy en el habla aldeana o regional: “para nos despertar”, “no tenéis que me cansar”, “de no le enviar más a la escuela”.»

[Lapesa, Rafael: Historia de la lengua española. Prólogo de Ramón Menéndez Pidal. Madrid: Gredos, 1968, p. 261-262]

Ejemplos:

acercósele sigiloso y le preguntó

buscólo por todas partes

compróles caramelos a los niños

decíanle los fariseos

díjole que la llevase con él

estúvole

fuese [= se fue]

helo aquí = aquí lo tienes / aquí está / aquí lo tenemos

cuando hete aquí que = cuando de repente / cuando de forma inesperada

instóle la madre que se quedase con ella

mandóle desposar con ella

mandóme venir

pególe una patada

preguntóme si era verdad lo que de aquel mozo le decían

púsose muy contento

robóle alguno de sus bueyes

salióse con la suya

sintiólo mucho

tranquilizólo diciéndole que ...

vióme tan triste que se compadeció

zambullóse en el agua y desapareció

Subió la mona a un nogal

y congiendo una nuez verde

en la cáscara la muerde,

lo que le supo muy mal.

Arrojóla el animal

y se quedó sin comer.

Así suele suceder

a quien su empresa abandona,

porque halla, como la mona,

al principio qué vencer.

[Félix María de Samaniego: Fábulas]

Falsa concordancia con los verbos

haber y hacer

 

«El verbo haber en su uso unipersonal (no en su uso de axiliar de tiempos compuestos o de perífrases verbales con de) no lleva sujeto sino complemento directo. Eso quiere decir que ningún grupo nominal, nombre o pronombre debe concordar con él en número y persona.

Son, pues, incorrectas oraciones como:

*Hubieron muchos espectadores en el campo.

(Correcto: ‘hubo muchos espectadores ...’)

*Han habido demasiadas dificultades.

(Correcto: ‘ha habido demasiadas dificultades’)

*Habrán quienes afirmen lo contrario.

(Correcto: ‘habrá quienes afirmen lo contrario’)

*¡Ojalá hubieran más posibilidades!

(Correcto: ‘ojalá hubiera más posibilidades’)

*Dentro de una hora habrán más noticias en Radio Nacional.

(Correcto: ‘dentro de una hora habrá más noticias en ...’)

Pero también son incorrectas las oraciones cuyo núcleo verbal esté constituido por una perífrasis que tiene a haber como verbo principal en infinitivo o gerundio, siempre y cuando los verbos auxiliares perifrásticos concuerden con el complemento directo correspondiente. Veamos:

*Han tenido ue haber muchas dificultades.

(Correcto: ‘ha tenido que haber muchas dificultades’)

*Deben (de) haber cien alumnos en clase.

(Correcto: ‘debe (de) haber cien alumnos en clase’)

*Pueden haber serias deficultades.

(Correcto: ‘puede haber serias dificultades’)

*Siempre han de haber quienes no estén de acuerdo.

(Correcto: ‘siempre ha de haber quienes no estén de acuerdo’)

*Suelen haber algunos alumnos difíciles.

(Correcto: ‘suele haber algunos alumnos difíciles’)

Estos errores son frecuentes en zonas de Levante español y Cataluña, y se detectan también en Hispanoamérica.

Incorrecciones parecidas se cometen con el verbo hacer cuanso se usa como verbo unipersonal en oraciones impersonales; es decir, cuando se le hace concordar con el complemento directo:

*Hacen veinte grados de temperatura.

Correcto: ‘hace veinte grados de temperatura’)

*Hacen veinte años que se marchó.

(Correcto: ‘hace veinte años que se marchó’)

Véanse usos incorrectos de “haber” y “hacer” en la siguiente oración:

*Hacen varios días que han habido fiestas en el barrio

[Gómez Torrego, Leonardo: Manual de español correcto. Madrid: Arco/Libros, 1991, vol. II, p. 92-94]

haberlos, haylos

En el corpus de la RAE

 

RAE: Corpus Diacrónico del Español  (CORDE)

haberlos, haylos = 0 casos

haylas = 11 casos en 9 documentos.

haylos = 31 casos en 18 documentos

RAE: Corpus de Referencia del Español Actual (CREA)

haberlos, haylos = 8 casos en 8 documentos

haberlas, haylas = 9 casos en 7 documentos

haberlos haylos en textos y contextos

 

«Para los muy "torpecillos", que "haberlos haylos", como diría un gallego.»

«Morente, un revolucionario dentro del flamenco, capaz de aunar su arte con otros lenguajes como la literatura o el teatro, sabe cuál es la poesía del siglo que viene, pero sobre el flamenco del XXI, duda y si se le pregunta sobre los principiantes que pueden cuajar, prefiere el silencio; "si me olvido de alguno, puede sentirse ofendido. Artistas jóvenes y buenos, "haberlos, haylos", pero no voy a ser yo el que los nombre, discriminando a otros. Con los que empiezan hay que ser muy respetuoso".»

«Todavía es obligado reseñar el recital del guitarrista Ernesto Bitetti en Alcalá de Henares (teatro Cervantes, viernes 9, a las 21'00) y el concierto de la pianista María Garzón en las Rozas (sábado 10, a las 21'00).  Desgraciadamente, no tengo noticias de otros eventos, pero estoy seguro de que haberlos, haylos

«No es que crea en los milagros pero, como las bruxas, haberlos haylos», dice su padre.»

«Los virus existen.  Quizás hayas tenido la suerte de que no te afecten los virus y no creas en ellos, pero "haberlos haylos". La mejor forma de evitarlos es con la prevención: no utilices programas piratas, compra copias legales (que ya no son tan caras).»

«Efectivamente en Internet haber virus "haylos", igual que hay personas que entran en los ordenadores mas protegidos a traves de la red, hay redes de pornografia infantil y supongo que otras cosas iguales o peores.»

«Muchos profesores ponen el grito en el cielo, pero ¿qué responsabilidad tienen ellos de que exista El rincón del vago? ¿En quién piensan a la hora de encargar las tareas? Porque es muy fácil poner siempre los mismos trabajos sobre los mismos temas trillados (que por tanto no cuestan tiempo ni esfuerzo a la hora de pensarlos ni prepararlos) y que se corrigen al peso.  Un trabajo, en cambio, bien concebido, original, motivado, que lleve a discurrir, investigar y consultar varias fuentes –también Internet, ¿por qué no?– y en el que se valore más el contenido y lo que se ha aprendido que el volumen que ocupa cuesta mayor esfuerzo y dedicación por parte del profesor pero ofrece mayores réditos para el alumno y, además, no está en El rincón del vago. Claro que los pobres profesores ya tienen lo suyo con la forma en que se les ata las manos en la enseñanza, pero me consta que hay algunos que son de este mismo parecer en lo referente al planteamiento y utilidad de las lecturas y tareas que trasladan a sus alumnos. Yo te deseo, Laura, que los encuentres en tu vida. Porque haberlos haylos. El caso es dar con ellos.»

«Parece que sí, que haberlos haylos»

«Que querréis que os diga. Esto es como las meiga: haberlos haylos y “habrailos” por los siglos de los siglos amen.»

«Virus para linux ? Muy pocos, pero haberlos haylos

«Tintoreras, Marrajos, Solrayos, Martillos, Cailones y Jaquetones, son algunos de los grandes escualos existentes en las aguas costeras españolas. Pese a la falsa creencia popular de que no existen grandes tiburones en las aguas cercanas a nuestras costas, haberlos haylos...»

«¿Qué pasa con los niños de la calle madrileños? Haberlos haylos
En la referencia a los niños de Brasil y otros lugares, afortunadamente, una sociedad como la nuestra ha conseguido que no existan. Es verdad que, no obstante, hay todavía muchos niños que en vez de estar en la escuela están en la calle.»

«Y no pongo más ejemplos. Aunque haberlos haylos y muchos ¡demasiados!»

«Somos, eso si, vascos y vascas de diferentes tipos, al parecer absolutamente incompatibles. "Vascos-vascongados" los unos, "vasco-españoles" como los "vasco-navarros" y a diferencia de los "vasco-franceses". Porque como usted sabe, aunque a menudo parece olvidar, no es el Lehendakari de todos los vascos. Porque, como bien le recuerdan desde España, los vascos en realidad no existimos, haberlos haylos, de todos esos diferentes tipos, pero vascos-vascos, vascos a secas no. Nunca existieron. Son una invención nacionalista, un delirio racista... una mentira.»

«Pásate por las secciones para ver lo que hay. Respecto a humorfreak v1 hay pocos cambios, pero haberlos, haylos

«Iba a decir que si existieran aún los que la dictadura llamaba así, parecería que la programación de TVE Internacional la hacen "los enemigos de España". Por eso mismo digo que como haberlos haylos los tales enemigos, supongo que la programación de TVE Internacional la hacen o bien Arzallus, o bien Otegui, o bien Ibarreche, o los tres de consuno.»

«Ciertos medios acusan al reproductor de Spyware, y lo cierto es que la cosa no tiene muy buena pinta. Tal vez sea hora de interesarse por otros reproductores, que haberlos, haylos...»

«En la BSA sólo tienen cabida las cuestiones lúdicas (en sentido amplio, eso si). Quiero decir que si estáis intentando organizar una huelga, por ejemplo, deberíais utilizar otros canales, que haberlos haylos

«En cuanto a los llamados “abusos sexuales”, ¿cuántos juegos como los que han denunciado ahora de Arnold, no habremos soportado muchas mujeres de compañeros de trabajo, jefes, o tíos que pasaron por nuestro lado? Aquí callamos, pero haberlos haylos

«Según una noticia aparecida hoy, "Fraga no aprecia motivos para actuar contra un alcalde del PP condenado por abusar de una menor". Ni siquiera "presunto", ha sido acusado y condenado de hecho, y no hay motivos para actuar contra el. Los "rojillos" mal pensados llegarán a la conclusión de que quizá sea una practica habitual entre coleguillas del part...ejem, de usted. Mal, señor Fraga, muy mal. Flaco favor a su partido, a España y a los caciques que ya no son caciques, pero que haberlos, haylos, en esa bellísima y sufrida región.»