© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

  Quisiera saber cuáles son las reglas de uso de los adverbios fuera/afuera y dentro/adentro.

«Los adverbios de lugar se agrupan en dos clases fundamentales: los adverbios demostrativos (aquí, ahí, allí, acá, allá, acullá) y los llamados adverbios de relación locativa. Estos adverbios, que se distribuyen

en parejas de antónimos, se dividen, a su vez, en dos grupos:

 

 

 

 

 

A

B

 

 

delante / detrás

adelante / atrás

 

 

encima / debajo

arriba / abajo

 

 

dentro / fuera

adentro / afuera

 

 

 

 

 

Los adverbios del grupo A se llaman a veces de ubicación, y los del grupo B, direccionales o de orientación. Estos términos reflejan propiedades semánticas de estos dos paradigmas que se consideran correctas en lo fundamental.

Sin embargo, los términos de ubicación y direccionales no son muy precisos, pues los adverbios del grupo B se usan en determinados contextos con los valores que corresponden a los del grupo A (raramente al contrario).

Así, por ejemplo, no se denota dirección, sino localización, en Juan vive arriba o en El pueblo se encontraba unos pocos kilómetros más adelante.» [RAE: NGLE-Manual, § 30.4.1a-b]

 

fuera

 

Adverbio que significa ‘en la parte exterior’, ‘a la parte exterior’.

Puede ir precedido de las preposiciones de, desde, hacia, para, por.

Se consideran locuciones adjetivas válidas fuera bordo, motor fuera bordo.

 

afuera

 

Adverbio que significa preferentemente ‘hacia el exterior’ y se usa acompañando a verbos que expresen movimiento: Vámonos afuera.

También se usa en el sentido de ‘en el exterior’: Afuera hay alguien que pregunta por ti. Pero en este caso se prefiere fuera.

Precedido de las preposiciones hacia y para, y sobre todo por, se prefiere también fuera.

La preposición a no se puede anteponer a afuera, puesto que ya está incluida en la composición y el significado de afuera.

 

«La distinción entre afuera y fuera es normal en España, pero en Hispanoamérica tiende a neutralizarse en favor de un uso generalizado de afuera:

Sentí la desgracia como si la llevara adentro. Ahora la veo afuera.

Vagando por afuera de la vida.» [Seco, M.: Diccionario de dudas...]

 

dentro

 

Adverbio de lugar, que significa ‘en la parte interior’. Puede ir precedido de diversas preposiciones que denotan movimiento o aproximación: de dentro, desde dentro, hacia dentro, hasta dentro, por dentro.

Cuando se trata de la preposición a, se escribe adentro, como una sola palabra. Pero adentro tiene también un valor propio.

Dentro de ‘en el interior de’: Estaba dentro de la casa.

Dentro de ‘al término del plazo de...’: Dentro de un mes me voy de vacaciones.

En el nivel popular se produce la omisión de la preposición de en locuciones prepositivas constituidas por adverbio + de: dentro de, acerca de, encima de, delante de, en medio de; etc.: *Dentro la casa; *Encima la mesa; *En medio la calle. Debe decirse: Dentro de la casa; Encima de la mesa; En medio de la calle.

No se admite en la lengua normal la construcción dentro + adjetivo posesivo: El mundo y nuestro prójimo están dentro nuestro.

 

 

adentro

 

Adverbio que significa preferentemente ‘hacia lo interior’ y se usa con verbos que expresan movimiento: Se retiró adentro porque quería descansar.

También se usa en el sentido de ‘en el interior’: La parte de adentro, aunque en este caso se prefiere dentro.

Precedido de las preposiciones hacia y para, y sobre todo por, también se prefiere la forma dentro.

La preposición a nunca se antepone a adentro, puesto que ya está incluida en la composición y el significado de esta palabra.

Adentro puede ir pospuesto a un sustantivo con el significado de ‘hacia la parte interior del objeto designado por este’: ir mar adentro, tierra adentro.

 

«La distinción entre adentro y dentro es normal en España, pero tiende a borrarse, en favor de un uso generalizado de adentro, en Hispanoamérica:

Se abría la chaqueta y dejaba ver una pistola en el bolsillo de adentro.

Igualmente suele decirse allí adentro de en lugar de dentro de:

Se llega a simbolizar un poco de lo invisible que el hombre lleva adentro del alma.

En Hispanoamérica se usa también adentro suyo, como paralelo del vulgarismo español dentro suyo:

¿Vos no sentís a veces como si adentro tuyo tuviera un inquilino que te dice cosas?» [Seco, M.: Diccionario de dudas...]

fuera

1. Adverbio de lugar que significa ‘a o en la parte exterior del sitio en que se está o de que se habla’. Se construye con un complemento con de, explícito o implícito, que expresa el lugar de referencia. Se usa tanto con verbos de movimiento como de estado, y más en España que en América, donde, cuando va sin complemento explícito, se prefiere en general el uso de afuera: El único que estaba fuera era Mulay; ¿Voy a poder salir fuera de este infierno?. Cuando el complemento con de está explícito, en el habla coloquial o popular americana se emplea indebidamente el adverbio afuera en lugar de fuera. Puede ir precedido de las preposiciones de, desde, hacia, hasta, para o por; pero nunca de a, ya que en ese caso se emplea el adverbio simple afuera: *Vamos a fuera (correcto: Vamos afuera).

2. *fuera aparte, *fueraparte. Debe evitarse en el habla culta el uso de esta construcción con el sentido de ‘aparte o además’: *También me daba algunas veces, fuera aparte, un billete de los buenos. Se dice, simplemente, aparte o además.

3. fuera de. ‘Salvo, con la excepción de’: Fuera de eso, no he encontrado otra manera de ganarme la vida.

4. fuera (de) borda o fuera (de) bordo. a) Como adjetivo, dicho de un motor, ‘de pequeño tamaño y provisto de una hélice, que se coloca en la parte exterior de la popa de ciertas embarcaciones’ y, dicho de una embarcación, ‘que lleva este tipo de motor’: Salía a toda velocidad por el río, con una lancha con motor fuera de borda; El piloto de lanchas “fuera borda”. De entre ambas locuciones, en el uso actual se prefiere fuera (de) borda, escrita a menudo sin preposición. Es igualmente correcta su escritura en una sola palabra: Motoras  con motor. Es invariable en plural: motores fueraborda. Como adjetivo, no existe la grafía fuerabordo: *motor fuerabordo, *lancha fuerabordo.

b) Como sustantivo, fueraborda (o, menos frecuentemente, fuera borda) puede designar tanto el motor citado como la embarcación que lo lleva. En el primer caso es masculino: Con un fueraborda la lancha correría más. Cuando designa la embarcación, normalmente es masculino, pero también puede usarse como femenino: Me he comprado un(a) fueraborda de 2 m de eslora. Para designar la embarcación también se emplea fuerabordo (o, menos frecuentemente, fuera bordo), que es siempre masculino: Venía un fuerabordo del otro lado del cabo. Se recomienda el uso de las grafías simples, cuyo plural es, respectivamente, fuerabordas y fuerabordos.

5. fuera de sí. Con el sentido de ‘alterado o furioso’, se construye normalmente con los verbos estar o ponerse. Es obligatorio variar el pronombre reflexivo según la persona a la que se refiera: Llorabas y temblabas, estabas fuera de ti.

 

afuera

1. Adverbio de lugar que, con verbos de movimiento explícito o implícito, significa ‘hacia el exterior del sitio en que se está o de que se habla’: No, primero acompáñame afuera; Lucas vuelve a mirar afuera. En España, indicando movimiento, se usa también con frecuencia el adverbio fuera: Continúo empujando hasta que salimos fuera. Se emplea asimismo sin idea de movimiento, con el sentido de ‘en el exterior del sitio en que se está o de que se habla’, aunque ello es más frecuente en América que en España, donde para expresar situación lo normal es usar fuera: Se oyeron sonidos afuera. Puede ir precedido de las preposiciones de, desde, hacia, hasta, para o por, nunca de la preposición a, ya incluida en la forma de este adverbio: *de dentro a afuera (correcto: de dentro afuera). En España, precedido de preposición, es más normal el uso de fuera.

2. En el español de América, en registros coloquiales o populares, no es infrecuente que afuera vaya seguido de un complemento con de: *Sacó el balón afuera del campo de juego. Pero, en general, es uso rechazado por los hablantes cultos y se recomienda evitarlo en el habla esmerada; en esos casos debe emplearse fuera.

3. Como sustantivo, se usa en plural con el sentido de ‘periferia, alrededores de una población’. Con verbos de estado, el complemento adverbial puede ir precedido indistintamente por las preposiciónes en o a: Vivía en las afueras de Malinalco; Ya casi estamos a las afueras del pueblo.

 

dentro

1. Adverbio de lugar que significa ‘en la parte interior’. Lleva siempre un complemento con de, explícito o implícito, que expresa el lugar de referencia: Se oye su voz rota por las dos balas que lleva dentro; Algo se desmoronó dentro de su cabeza. Cuando el complemento con de está explícito, en el habla coloquial o popular americana se emplea indebidamente el adverbio adentro en lugar de dentro. Aunque dentro se usa normalmente con verbos que indican estado o situación, también se utiliza con frecuencia con verbos de movimiento y puede ir precedido de las preposiciones de, desde, hacia, hasta, para o por: No venía de dentro de la casa, sino por la parte del jardín; Suelta el perro y corre hacia dentro de la casa.

2. Puede usarse también precedido de la preposición a: Los habitantes de la casa se volvían a dentro riñendo a la sirvienta, pero en ese caso es preferible y mayoritario hoy el empleo del adverbio simple adentro.

3. Por su condición de adverbio, no se considera correcto su uso con posesivos: *dentro mío, *dentro suyo, etc. (debe decirse dentro de mí, dentro de él, etc.).

4. Seguido de la preposición de y un sustantivo de significado temporal, forma una locución preposicional que expresa el tiempo que falta para que algo suceda o tenga lugar: Dentro de diez minutos estoy allí. El uso en estos casos de la preposición en está influido por el inglés y, a pesar de su extensión, debe ser evitado: *Si Raúl no aparece en cinco minutos, me largo.

 

adentro

1. Adverbio de lugar que, con verbos de movimiento explícito o implícito, significa ‘hacia la parte interior’: Enseguida la condujo adentro; Lo he empujado ahí adentro. También se emplea para indicar estado o situación, con el significado de ‘en la parte interior’, aunque ello es más frecuente en América que en España, donde para expresar situación lo normal es usar dentro: Ya estás adentro y eres incapaz de salir; Lo llevo tan adentro. Puede combinarse con las preposiciones de, desde, hacia, hasta, para o por, nunca con la preposición a, ya incluida en la forma de este adverbio: *Nos fuimos a adentro (correcto: Nos fuimos adentro). En España, precedido de preposición, es más normal el uso de dentro.

2. En el español de América, en registros coloquiales o populares, no es infrecuente que adentro vaya seguido de un complemento con de: *Lo encontraron calcinado adentro de su automóvil. Pero, en general, es uso rechazado por los hablantes cultos y se recomienda evitarlo en el habla esmerada; en esos casos debe emplearse dentro.

3. Por su condición de adverbio, no se considera correcto su empleo con posesivos: *adentro mío, *adentro suyo, etc. (lo correcto es dentro de mí, dentro de él, etc.).

4. Como sustantivo, se usa en plural, generalmente precedido de posesivo, con el sentido de ‘parte interior’: El árbol estaba totalmente seco y con los adentros huecos; Se dijo para sus adentros que no compensaba el riesgo.

[RAE: Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana, 2005]