© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

¿Cuál es la forma correcta de conjugar el verbo venir en la 2da persona del
singular y cuál es la regla? Yo sé que debe decirse viniste pero el uso
de veniste está muy extendido en México. ¿Cuál es el correcto?

El pretérito perfecto simple (también llamado pretérito indefinido) de venir es irregular y pertenece a los llamados indefinidos fuertes.

vine
viniste
vino
vinimos
vinisteis / vinieron
vinieron

Quizá la confusión veniste por viniste provenga de la asociación con los verbos de cambio vocálico del 4. grupo (e > i cuando la desinencia o terminación verbal no incluye una vocal i tónica: ver pedir > pedí, pediste ...).

Haga clic aquí para los Verbos de cambio vocálico.

Lo mismo que venir se conjungan sus compuestos como convenir. Pretérito perfecto simple (también llamado pretérito indefinido):

convine
conviniste
convino
convinimos
convinisteis / convinieron
convinieron

Esta es la conjungación completa del verbo venir según la RAE (Real Academia Española):

FORMAS NO PERSONALES

Infinitivo

venir

Participio

venido

Gerundio

viniendo

INDICATIVO

SUBJUNTIVO

Presente

vengo
vienes / venís
viene
venimos
venís / vienen
vienen

Futuro simple

vendré
vendrás
vendrá
vendremos
vendréis / vendrán
vendrán

Presente

venga
vengas
venga
vengamos
vengáis / vengan
vengan

Pretérito imperfecto

venía
venías
venía
veníamos
veníais / venían
venían

Condicional simple

vendría
vendrías
vendría
vendríamos
vendríais / vendrían
vendrían

Pretérito imperfecto

viniera o viniese
vinieras o vinieses
viniera o viniese
viniéramos o viniésemos
vinierais o vinieseis / vinieran o viniesen
vinieran o viniesen

Pretérito perfecto simple

vine
viniste
vino
vinimos
vinisteis / vinieron
vinieron

 

Futuro simple

viniere
vinieres
viniere
viniéremos
viniereis / vinieren
vinieren

IMPERATIVO

ven (tú) / vení (vos)
venid (vosotros) / vengan (ustedes)

 

Para ver la conjugación correcta de un verbo en Internet, ir a la página de la Real Academia: http://www.rae.es/

RAE > DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA > escribir el verbo que se desea conjugar > para obtener la conjugación del verbo, pulsar con el ratón sobre el botón azul  situado a la izquierda del lema.

En México se suele decir *vertir en vez de verter, que es un verbo de la segunda conjugación con cambio vocálico e > ie; es decir, la vocal del radical (de la raíz), cuando es tónica, diptonga e > ie. Si fuera vertir, el cambio vocálico sería doble: e > ie / e > i (como convertir > convierto / convertí):

INDICATIVO

SUBJUNTIVO

Presente

vierto
viertes / vertés
vierte
vertemos
vertéis / vierten
vierten

Futuro simple

verteré
verterás
verterá
verteremos
verteréis / verterán
verterán

Presente

vierta
viertas
vierta
vertamos
vertáis / viertan
viertan

Pretérito imperfecto

vertía
vertías
vertía
vertíamos
vertíais / vertían
vertían

Condicional simple

vertería
verterías
vertería
verteríamos
verteríais / verterían
verterían

Pretérito imperfecto

vertiera o vertiese
vertieras o vertieses
vertiera o vertiese
vertiéramos o vertiésemos
vertierais o vertieseis / vertieran o vertiesen
vertieran o vertiesen

Pretérito perfecto simple

vertí
vertiste
vertió
vertimos
vertisteis / vertieron
vertieron

 

Futuro simple

vertiere
vertieres
vertiere
vertiéremos
vertiereis / vertieren
vertieren

IMPERATIVO

vierte (tú) / verté (vos)
verted (vosotros) / viertan (ustedes)

[Fuente: DRAE]

«El extraordinario desarrollo de la evolución fonética [en el español arcaico] impedía la regularización del sistema morfológico. Aparte de los contrastes que ofrece nuestra conjugación actual (morimos-muero-muramos), la lengua antigua conservaba otros (tango-tañes o tanzes, vine-veno), en especial los producidos por el mantenimiento de abundantes pretéritos y participios fuertes: sove, crove, mise, tanxe, para los verbos seer, creer, meter, tañer.

La flexión heredada del latín convivía con formas analógicas. Junto a mise (< misi) había metí. Añádase el gran número de duplicidades a que daba lugar la inseguridad fonética (vale-val, dixe-dix, amasse-amás). [...] Y así podremos tener una idea del estado caótico en que se hallaba la flexión arcaica. Valga como ejemplo la segunda persona del pretérito: era dable elegir entre feziste, fiziste, fizieste, fezist, fizist, fiziest, fezieste y feziest; en total, ocho formas.»

[Lapesa, Rafael: Historia de la lengua española. Madrid: Escelicer, 1962, pp. 150-151]