© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

Quisiera saber qué significa la frase "estar encerrado en una torre de marfil”.

Marfil (derivado del árabe hispano‘aẓm alfil ‘hueso de elefante’) es una materia dura, compacta y blanca de que principalmente están formados los dientes de los vertebrados, que en la corona está cubierta por el esmalte y en la raíz por el cemento. En la industria se utiliza, para la fabricación de numerosos objetos, el de los colmillos de los elefantes.

Torre de marfil se usa como símbolo en los idiomas europeos:

español: torre de marfil

francés: tour d’ivoire

inglés: ivory tower

alemán: Elfenbeinturm

en la expresión: vivir encerrado en su torre de marfil.

Se dice del escritor o artista que vive desvinculado de la vida cotidiana, aislado voluntariamente de todo lo que le rodea y atiende solo a la perfección de su obra, indiferente ante la realidad y los problemas del momento. Se aplica al elitismo académico: incapacidad para comunicarse con el mundo exterior y para percibir las necesidades de la sociedad que les rodea.

En la tradición judeo-cristiana:

Torre de marfil es un símbolo o imagen de noble pureza, aplicable a una persona que no ha contaminado su belleza natural con nada. Viene de una pasaje del Cantar de los Cantares (7, 5), en el que el coro alaba la belleza de la esposa: tu cuello es como una torre de marfil...

En la literatura greco-latina:

En la Eneida (29-19 a.C.) del poeta latino Virgilio (70-19 a.C.), al final del viaje de Eneas a través de Hades, su padre le despide a él y a la Sibila “por la brillante puerta de claro marfil, a través de la cual los espíritus envían sueños falsos al mundo exterior”, en vez de por la otra puerta, hecha de cuerno, “que da salida fácil a sombras verdaderas”. El cuerno opaco da paso a verdades opacas, sombrías; el marfil claro, brillante, a visiones claras que, sin embargo, son falsas. Por la puerta de marfil salen los sueños vanos, que son puras ilusiones que no tienen nada que ver con la realidad. Por la puerta de cuerno salen los sueños verdaderos, los que anuncian los bienes y males reales.

La materia de que está compuesta cada puerta simboliza o representa la naturaleza de aquello a lo que da paso. ¿Qué son estas puertas del sueño? Según Granger: el globo del ojo proporciona la puerta de cuerno; los dientes, la puerta de marfil refulgente. La imagen viene ya de Homero: los sueños que pasan la puerta de marfil pulido engañan con vanas promesas y traen palabras queno se cumplen. Los que pasan por el cuerno suave, traen cosas que ocurren cuando un mortal las ve.

En la tradición cristiana:

En el cristianismo este epíteto se aplica a la Virgen María: Turris eburnea.

En la literatura europea:

La expresión torre de marfil (tour d'ivoire) como símbolo del aislamiento del artista soñador que se aparta de la realidad de la vida diaria para dedicarse al arte “puro”, fue empleada por primera vez (1837) por el crítico literario y escritor francés Charles Augustin Sainte-Beuve (1804-1869), en un poema para caracterizar positivamente la actitud poética del poeta, novelista y dramaturgo francés Alfred de Vigny (1797-1863), en contraste con la actitud más comprometida socialmente del  poeta, novelista, dramaturgo y crítico francés Victor Hugo (1802-1885).

Uso moderno:

Hoy en día la expresión vivir en una torre de marfil no se usa en sentido religioso. Expresa solamente un espacio de aislamiento total del mundo y desvinculación de las realidades cotidianas. Se aplica al poeta, al artista o al investigador, que vive absorto en su mundo del arte o de la ciencia sin tomar contacto con la realidad cotidiana.

El poeta español y premio Nobel de Literatura en 1956, Juan Ramón Jiménez (1881-1958), es un ejemplo de escritor al que se le ha reprochado ser un poeta encerrado en su torre de marfil, de espaldas a la realidad de la vida. No frecuentaba los círculos literarios, y tenía su despacho protegido por paredes de corcho para evitar que penetrara el ruido exterior que le pudiera distraer de su labor de creación. Odiaba el bullicio.

Rubén Darío escribe en sus Cantos de vida y esperanza:

La torre de marfil tentó mi anhelo,

quise encerrarme dentro de mí mismo

y tuve hambre de espacio y sed de cielo

desde las sombras de mi propio abismo.

Cantar de los Cantares

(Biblia)

 

7:1

¡Vuelve, vuelve Sulamita, vuelve, vuelve, para que te veamos!

¿Por qué miran a la Sulamita, bailando entre dos coros?

7:2

¡Qué bellos son tus pies en las sandalias, hija de príncipe! Las curvas de tus caderas son como collares, obra de las manos de un orfebre.

7:3

Tu ombligo es un ánfora, donde no falta el vino aromático. Tu vientre, un haz de trigo, bordeado de lirios.

7:4

Tus pechos son como dos cervatillos, mellizos de gacela.

7:5

Tu cuello, torre de marfil. Tus ojos, dos piscinas de Hesebón, junto a la puerta Mayor. Tu nariz, como la Torre del Líbano, centinela que mira hacia Damasco.

7:6

Tu cabeza se yergue como el Carmelo, tu cabellera es como la púrpura: ¡un rey está prendado de esas trenzas!

7:7

¡Qué hermosa eres, qué encantadora, mi amor y mi delicia!

7:8

Tu talle se parece a la palmera, tus pechos a sus racimos.

7:9

Yo dije: Subiré a la palmera, y recogeré sus frutos. ¡Que tus pechos sean como racimos de uva, tu aliento como aroma de manzanas,

7:10

y tu paladar como un vino delicioso, que corre suavemente hacia el amado, fluyendo entre los labios y los dientes!