© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

 Me pregunto si es correcta la utilización del verbo estar con el verbo ser en gerundio más un adjetivo.

Por ejemplo: Estás siendo escandaloso; Estás siendo indiscreto.

La perífrasis verbal «estar + gerundio» se combina preferentemente con predicados que expresan procesos durativos, en especial actividades (es decir, sucesos sin límite natural), como en estuvo {esperando ~ lloviendo ~ mirando ~ pensando ~ trabajando ~ viviendo}. Es la expresión temporal más frecuente en la lengua hablada para expresar acciones en curso. Describe actividades de alguien circunscritas a un momento determinado como estaba trabajando, frente a acciones habituales como trabajaba en una empresa alemana.

Esto explica que esta perífrasis se pueda combinar con predicados que expresan estados accidentales, por ejemplo comportamientos, como Está siendo {amable ~ descortés ~ ruidoso}, mientras rechaza los que expresan estados inherentes o caracterizadores de personas o cosas: *Está siendo {alto ~ calvo ~ moreno}.

La restricción más notable de esta perífrasis es su incompatibilidad con los predicados estativos:

*Está sabiendo la verdad.

*Estoy estando moreno.

«Esta restricción, sin embargo, no es absoluta. Es posible que la perífrasis se combine con predicados estativos siempre y cuando estos se interpreten de forma dinámica:

Juan es tonto.

Juan está siendo tonto.

Obsérvese que en Juan es tonto se predica una propiedad de Juan, mientras que en Juan está siendo tonto se le asigna un tipo de comportamiento». [García Fernández, Luis (dir.): Diccionario de perífrasis verbales. Madrid: Gredos, 2006, p. 137]

«Esta abundancia y la vacilación que inevitablemente se experimenta al utilizar el gerundio español revelan la existencia en este punto de un problema no resuelto todavía por la conciencia lingüística española. Esta dificultad es particularmente notable en algunas regiones de Hispanoamérica, en donde el uso del gerundio, ya sea por influjo francés o de las primitivas lenguas indígenas, ha alcanzado una frecuencia exagerada. Construcciones como ir yendo, estar siendo, so esperándole, etc., son inaceptables en el habla peninsular». [Criado del Val, M.: Fisonomía del español y de las lenguas modernas. Madrid: S. A. E. T. A., 1972, p. 116]

Jacques de Bruyne (Spanische Grammatik. Tübingen: Niemeyer, 1993, p. 521 n. 154) comenta que tanto del Val como R. Carnicer consideran que estar siendo es un anglicismo no aceptable: El automóvil está siendo reparado - The car is being repaired. No obstante, para muchos autores esta perífrasis es cada vez más frecuente en español y es usada incluso por académicos de la lengua. El debate sobre si se trata o no de un anglicismo queda abierto. Como hace observar E. Lorenzo (El español de hoy, lengua en ebullición, p. 124 n. 26), esta perífrasis le encontramos en J. L. Borges, así como en los académicos R. Lapesa y Julián Marías. La encontramos ya en 1916 en Miguel de Unamuno.

Citas

 

«Los estados pueden ser permanentes, como ser calvo, venir de una familia tradicional, o no permanentes, como ser feliz, ser amable, tener mala suerte. Los estados permanentes rechazan la perífrasis “estar + gerundio” (*estar siendo calvo), o bien se reinterpretan como no permanentes si aparecen en ella. Estos últimos constituyen estadios episódicos o accidentales compatibles con el sentido dinámico de “estar + gerundio”, como en Estoy teniendo mala suerte o en Mientras hablaba, noté que mi rendimiento estaba siendo mediocre. Los adjetivos que pueden designar formas de comportamiento acentúan en la perífrasis la naturaleza intencional que se asocia con su significado, y pasan a interpretarse como predicados de actividades: Estos siendo {descortés ~ ruidoso ~ amable}. He aquí otros ejemplos de esta pauta:

Tu conducta en este momento está siendo más vil que la de tu vil amigo.

Trató de persuadirse de que estaba siendo tonto.

¿Estaba siento justo con la madre de Felicidad?

No señor, yo me quise entregar al magisterio porque así te das, así sientes que están siendo útil y necesario.

Creo que estás siendo injusta con él.

No sabe si está siendo bondadoso o la está criticando.

En general, cuando los predicados de estado se asimilan a los que expresan eventos, reciben la interpretación iterativa: Estuvo faltando a clase durante dos meses. Los predicados de estado que no pueden reinterpretarse como los eventos que se mencionan tienden a rechazarse en la perífrasis “estar + gerundio”. Se prefiere, pues, la primera opción en El letrero lo {dice ~ está diciendo} bien claro, pero resultan naturales las dos en El maestro lo {dice ~ está diciendo} bien claro». [RAE: NGLE, 2009, § 28.12m]

·

«La perífrasis “estar + gerundio” se utiliza con casi todos los verbos excepto con:

1) Los verbos modales y el frecuentativo soler:

*Están pudiendo hacerlo.

*Estás soliendo perder mucho dinero.

2) Los verbos que designan cualidades: tener cuando indica posesión, aunque es posible con tener de sentido no posesivo, poseer, carecer, contener, pertenecer, depender, significar, constituir, parecer (en el sentido de ‘tener determinada apariencia o aspecto), etc.

*Está teniendo mucho dinero.

Están teniendo mucho éxito con esta obra.

Es imposible con estar, pero no con ser. Estando acepta, sin embargo, otros auxiliares: Va estando un poco mejor. Siguen estando enfermo.

Con ser expresa una cualidad transitoria (que puede interpretarse como un comportamiento transitorio:

El niño están siendo muy bueno.

Está siendo un mal año (no ha concluido, puede mejorar).

Está siento víctima de las circunstancias.

Frente a la cualidad habitual expresada por el verbo simple en

El niño es muy bueno.

Es un mal año (no se prevé que mejore).

Es víctima de las circunstancias.

3) No es posible con verbos que designan ‘estados’ intelectuales: conocer, saber, creer, etc., o emocionales: querer (cuando significa ‘amar’, no cuando significa ‘desear’, ‘pretender’, ‘intentar’), amar, odiar, importar, etc. Se trata de verbos que designan ‘estados’ permanentes, que no requieren actualización. Sin embargo, estos verbos admiten una actualización intensiva, sobre todo con un valor progresivo o incoativo-progresivo, lo que facilita el empleo de “estar + gerundio”: Lo estoy conociendo mucho mejor, Está sabiendo demasiado.

Es, pues, mucho más frecuente con verbos de sentido dinámico (‘actividades’, ‘realizaciones’, etc.) que con verbos que indican ‘estados’. Se emplea muy a menudo para lo que los lógicos llaman proposiciones básicas originales en experiencias perceptivas: hablar, decir, hacer, trabajar, leer, estudiar, ver, oír, mirar, cantar, discutir, etc. De ahí su mayor frecuencia en enunciados afirmativos y en modo indicativo. [...]

En diversas zonas hispanoamericanas, el empleo de “estar + gerundio” está más extendido que en España y carece de las restricciones antes apuntadas: en particular, en el habla popular de las regiones andinas, se emplean: Está teniendo, Si ha de estar habiendo tiempo para bailar, Ya no te estás pudiendo mover, etc.

En resumen, “estar + gerundio” expresa la acción vista en su desarrollo que coincide con un lapso de tiempo dado, que puede ser el momento actual. ‘Actualiza’ el proceso verbal, por lo que no se emplea para hechos habituales, salvo cuando el hábito se restringe a un período. Incluso en tiempos perfectivos no implica la conclusión del proceso, sino solo su cese, por lo que con predicados que expresan ‘realizaciones’ difiere de las formas simples correspondientes. Es más frecuente con ‘actividades’ y ‘realizaciones’; con ‘consecuencias’ expresa con frecuencia el acercamiento a la culminación de la acción, que puede frustrarse o no; es menos frecuencia con ‘estados’, salvo si el estado tiene un carácter transitorio o presenta una actualización intensiva». [Illera, Alicia: “Las perífrasis verbales de gerundio y participio”. En: Bosque, Ignacio / Demonte, Violeta (eds.): Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Real Academia Española / Espasa Calpe, 1999, § 52.1.3.19]

·

«Para explicar la idea griega de la physis como emergencia, Zubiri nos dijo que el español tenía una expresión curiosa y la expuso con un ejemplo: un guardia ve a un borracho que está haciendo aguas menores en medio de la calle, y le grita: ¡Usted no puede hacer eso! El borracho le mira sin interrumpir su acción y le responde: Pues estoy pudiendo. Ese “estoy pudiendo” intrigaba mucho a Zubiri, y le hacía mucha gracia». [Marina, José Antonio: ¿Tiene continuación la obra de Zubiri? En: Gracia, Diego (editor): Desde Zubiri. Granada: Comares, 2004, p. 57]