© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

  Las preposiciones son siempre un campo delicado entre  la Península y LA y por ello quería preguntarle con respecto a esta frase si se pueden usar las dos versiones:

Desde la una hasta las cuatro Cristina duerme la siesta.

La versión que propone la colega:

De la una a las cuatro Cristina duerme la siesta.

Con las correlaciones de preposiciones de... a... y desde... hasta... se suele describir una trayectoria

desde Londres a París,

de mi casa a la tuya,

o bien un curso temporal

va de su casa a su trabajo,

vivió en París de los 20 a los 30 años,

nadie es poeta de ocho a doce.

La combinación desde...hasta... / de...a... funcionan como correlativas sólo en este orden, no si se invierte el orden: a... desde...

Se puede ir desde Puebla a Oaxaca en unas horas.

¿Cómo se va a Oaxaca desde Puebla?

En el segundo ejemplo, si sustituimos desde por de la oración es ambigua: ...Oaxaca de Puebla suena como Mérida de Extremadura, para diferenciar la ciudad de Mérida en Extremadura de la ciudad de Mérida en Yucatán, México.

La correlación preposicional desde... hasta... designa un período a lo largo del cual transcurre un suceso: Los socios del club pueden comprar sus entradas desde las 9 de la mañana hasta las 10 de la noche. El período designado por desde... hasta... no puede ser interpretado como marco temporal dentro del cual tiene lugar cierto suceso puntual: * Llegaré desde las diez hasta las doce de la noche. Una expresión con rasgos de plural da lugar a la multiplicación de los sucesos. Así Los socios del club pueden comprar sus entradas desde las 9 de la mañana hasta las 10 de la noche alude a diversos actos de entrar: Los socios podrán retirar sus localidades desde mañana hasta el viernes. En este ejemplo intervienen los factores de pluralidad de eventos y la posibilidad de interpretar el predicado como situación en curso que es válida en el margen temporal que se menciona. Las construcciones con desde... hasta... expresan los dos extremos de un continuo (sobreentendiéndose los puntos intermedios) y tienen un valor cuantitativo. A veces se puede establecer una relación de correferencia u oposición con otros cuatificadores, como todos o cuanto quiso en: Todos estaban de acuerdo en eso; desde el botones hasta el director general. Se compró cuanto quiso; desde un coche hasta un piso en la playa. En otroas construcciones, el elemento cuantificado no está expreso, pero se sobreentiende: Tutea desde a sus alumnos hasta a los profesores.

La correlación preposicional de... a... no designa un período a lo largo del cual se transcurre un suceso, sino cierto lapso de tiempo que lo contiene. Este uso es más habitual con de... a... que con desde... hasta... Se usa no solo con verbos de actividad: Trabajo de 9:0 a 18:00 horas, o de estado: Viví en Madrid de los 18 a los 25 años, sino también para designar un período en el interior del cual se realiza una acción puntual: Llegaré de las diez a las doce de la noche. La correlación de... a... no suele ser seguida de artículo: Trabaja de (?las) tres a (?las) cinco.

No siempre es indiferente el uso de de y desde. Empleando desde se marca más fuertemente la longitud temporal o espacial que empleando de. Así, viene de Vigo indica la procedencia; pero viene desde Vigo, además de indicar la procedencia, refuerza el sentido de la longitud espacial. Cuando se quiere indicar el trayecto continuo entre dos puntos determinados, suele usarse la pareja de preposiciones desde...hasta. Cuando interesan principalmente el punto de partida y el de llegada, predomina el uso de la pareja de... a...: Sardinas del mar a la sartén.

Cuando se quiere indicar el trayecto continuo entre dos puntos determinados, suele usarse la pareja de preposiciones desde...hasta...: Fui a pie de París a Santiago de Compostela. Cuando sólo interesan, interesan principalmente , el punto de partida y el de llegada, predomina el uso de la pareja de...a...: De Madrid al cielo, y un agujero para verlo. La preposición desde tiene un marcado valor durativo, mientras que de manifiesta un valor temporal puntual.

A veces resulta casi indiferente el uso de de... a... o desde... hasta. Pero cuando se trata de indicar un trecho destinado a ser recorrido paso a paso, la pareja de preposiciones que suele usarse para abarcarlo por completo es desde... hasta...

Citas

 

«Correlaciones de preposiciones: Las correlaciones son expresiones complejas formadas por dos preposiciones, cada una con su propio término. La primera de ellas es casi siempre de o desde, y la segunda a, hasta o hacia:

Los españoles, no solo los madrileños, tienen como lugar común decir: “de Madrid al cielo;

Cargados con las maletas, echamos a andar desde el Portillo de Embajadores hacia la plaza de Tirso de Molina;

Desde entonces hasta 1922, año de su muerte, escribe unas veinte obras.

Los dos grupos preposicionales muestran cierta independencia. Así lo indica el hecho de que uno de ellos pueda adelantarse al verbo, como en

De allí se bajaba a una suerte de precipicio que yo por supuesto no bajé.

No es raro omitir uno de los dos términos de las correlaciones preposicionales, sobre todo el que denota lugar de origen (como en Viajaba a Bogotá todos los meses), si bien ello suele depender del tipo de correlación que se establezca y de la información que el contexto permita recuperar.

Los límites que estas correlaciones expresan pueden ser espaciales, como en

El camino que va desde la Hacienda La Pastora hasta el pueblo de Villegas,

o temporales, como en

Vivió en Maracaibo de los 20 a los 30 años.

No obstante, pueden afectar a nociones más abstractas, como cuando el término de cada preposición alude al extremo de alguna jerarquía implícita. Es lo que sucede en

Querían hablar con todo el mundo, desde el director general hasta el más humilde empleado.»

[RAE: NGLE-Manual, § 29.5.2]

«Oposición de sentido DE / DESDE.

El español es sensible a la diferencia

“de la ventana” (relación internominal: el cristal de la ventana), y

“desde la ventana” (relación verbal y nominal: lo he visto desde la ventana).

Igualmente, el verbo hablar forma una oposición de sentido empleado con las preposiciones de y desde seguidas de un sustantivo:

hablaba de los barcos / hablaba desde los barcos.

Oposiciones facultativas DE / DESDE.

No siempre es indiferente el uso de las preposiciones de y desde. Comparemos sus imágenes en lengua:

 

 

 

V

 

 

 

¬V®

 

o

®

 

 

o

®

DE

 

 

DESDE

 

indican perfectamente la diferencia que existe entre ellas. En efecto, empleando desde se marca más fuertemente la longitud temporal o espacial que empleando de. Así,

viene de Madrid

indica la procedencia; pero

viene desde Madrid,

además de indicar la procedencia, refuerza el sentido de longitud espacial.

No obstante, en algunos casos es indiferente el uso de de o desde, como vemos en los siguientes ejemplos:

¡Hola, niños! –contestaban de la otra parte;

Y llegaba de abajo el sosegado palabreo de las voces ocultas;

Frescos, frescos, del mar a la sartén,

frases todas en las que de puede perfectamente sustituirse por desde

[López, María Luisa: Problemas y métodos en el análisis de preposiciones. Madrid: Gredos, 1970, p. 181-182]

«De en lugar de desde.

Ejemplo: de pág. 5 a la 16; de pág. 13 a 41.

Comentario: Cuando se quiere indicar el trayecto continuo entre dos puntos determinados, suele usarse la pareja de preposiciones desde...hasta:

Fue a pie desde Madrid hasta las Rozas.

Cuando solo interesa, o interesan principalmente, el punto de partida y el de llegada, predomina el uso de la pareja de... a...:

De Madrid al cielo.

Del mar a la sartén.

A veces resulta casi indiferente el uso de de o desde:

La niebla iba subiendo del valle a las colinas. /

La niebla iba subiendo desde el valle hasta las colinas.

Pero en el texto comentado se trata de indicar un trayecto figurado, un trecho destinado a ser recorrido paso a paso, es decir, línea por línea, y la pareja de preposiciones que suele usarse para abarcarlo por completo es desde... hasta...:

El DUE trata del verbo desde la página 1464 hasta la 1507.

La lectura de mañana: desde la página 175 hasta la 186.

La construcción del texto comentado suena a galicismo.»

[García Yebra, Valentín: Claudicación en el uso de preposiciones. Madrid: Gredos, 1988, p. 169-170]

Algunos autores ponen de relieve los galicismos

Desde que Dios habla es necesario creer.

Desde que se quiere leer se aprende.

Estas construcciones proceden del francés dès que, locución conjuntiva cuyo valor es ‘en cuanto’, ‘puesto que’.

«En México, América Central y Colombia se usa hasta con un sentido de ‘solo, no antes’:

Hasta las tres no iré.

No llegó hasta ayer.

En español general se añadiría no antes del verbo:

Hasta las tres no iré.

No llegó hasta ayer

[Manuel Seco: Diccionario de dudas..., p. 243]

«Desde

La Gramática y el Diccionario académicos son tajantes en cuanto a la función de la preposición desde; y así, dice el Esbozo: “Desde. Sirve para denotar principio de tiempo o de lugar: desde la creación del mundo; desde Madrid hasta Sevilla; desde ahora; desde mañana”. Marca, pues, un punto de partida temporal o espacial, un lugar o un tiempo en el cual se inicia algo (una acción o una contemplación). Aunque no es raro ver que buenos escritores o hablantes se evadan en tanto de aquel rigor con frases como: “Desde este supuesto, nos será posible alcanzar objetivos más ambiciosos”. Ni el supuesto ni los logros son lugares o tiempos, pero sí arranques muy concretos para conducir un proceso ideal a, hasta o hacia su final.

La preposición desde es, pues, el primer término de una relación, función de otro término al que tiende o en que acaba: “Desde el lunes hasta hoy...”; “Desde Segovia hasta San Rafael...”; “Desde ese monte se ve el mar”; “Desde ayer hay clase”. Unas veces, como en los dos primeros ejemplos, la tendencia se explicita con otra preposición (hasta, a); otras, como en los dos últimos, desde señala un lugar o un tiempo en que comienza el proceso a que enseguida se alude, y que está como anunciado por ella.

Pero, de pronto, desde ha empezado a usarse sin marcar lugar ni tiempo, y hasta sin apuntar a nada, como en inglés: “All creation ist from conflict”, escribió Yeats: ‘Toda creación se produce desde el conflicto’, podríamos traducir angloparlando, cuando el castellano requeriría ‘Toda creación se produce mediante conflictos’ o ‘partiendo de conflictos’. La anomalía está adquiriendo gran “excremento” (como dice un amigo mío que pretende hablar con lógica), y tal vez se esté aún a tiempo de atajarla.

Ocurre, sin embargo, que ese desde extravagante se está lanzando en tribunas tan altas, que para abatirlo se precisarían el vuelo y el brío de un Mirage. La primera vez que me sobresaltó fue en la jura del Rey. Toda España pudo oír la recia y empastada voz del señor Rodríguez de Valcárcel introduciendo en la recepción del juramento este inciso, excepcional también por sus dos preposiciones: “Señores procuradores, señores consejeros: desde la emoción en el recuerdo de Franco, ¡Viva el Rey!, ¡Viva España!”. [...]

Me preocupa ese desde que no indica lugar, ni tiempo, ni anuncia punto de llegada. Podría ser la preposición predilecta de la mujer de Lot, la de quedarse en la ucronía y la utopía. El desde castellano no es una cuerda de arco que se tensa para lanzar algo a, hasta o hacia adelante. Horrible cosa que sólo se mire el origen, cuando todos los cuellos del país se alzan queriendo otear, columbrar, avizorar adónde se dirige la flecha (si la hay). Así llevamos varias semanas, mientras desde los lugares de decisión se nos lanza una desazonadora consigna: la de que urge esperar.»

[Lázaro Carreter, Fernando: El dardo en la palabra. Barcelona: Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2001, p. 52-54]