© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

La palabra crisis, hoy de gran actualidad, y crítico ¿qué significan etimológicamente?

La crisis (derivado del griego krísis ‘decisión’, del verbo kríno ‘yo decido, separo, juzgo’, designa el momento en que se produce un cambio muy marcado en algo o en una situación: en una enfermedad, en la naturaleza, en la vida de una persona, en la vida de una comunidad. En política, designa la situación política de un país cuando ha dimitido un gobierno y todavía no se ha nombrado otro, o crisis de un gobierno al dimitir un ministro. En lenguaje corriente, significa un cambio total o parcial de una situación.

Pasar por una crisis: dificultad, situación momentáneamente mala de una persona, grupo o empresa.

En economía: mala situación económica.

En medicina, la forma prefijada crino- (del griego kríno ‘yo separo’, ‘yo decido’) forma compuestos como endocrinología, en biología ‘estudio de las secreciones internas’, crinología ‘estudio de las glándulas y sus secreciones’.

Etimológicamente crisis (del verbo kríno ‘yo decido, separo, juzgo’) es el juicio formado sobre una cosa después de examinarla cuidadosamente.

En general: Cambio brusco en el curso de una enfermedad, mutación importante en el desarrollo de procesos, situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese, momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes, escasez, carestía, situación dificultosa o complicada.

Se suele decir que toda crisis es una oportunidad para un cambio de rumbo, citando a Winston Churchill: «Toda crisis es mitad un fracaso y mitad una oportunidad». Es un fracaso porque el mundo se nos viene abajo, perdemos la creencia o la confianza en un marco de seguridades al que hasta ahora nos habíamos atenido. Lo que nos obliga a repensar, juzgar de nuevo la situación para hacernos una idea clara de lo que pasa. La pérdida de la seguridad o de la confianza en el funcionamiento de las cosas hasta ahora provoca una decepción. Esta decepción lleva a la búsqueda de los culpables de la nueva situación, lo que provoca “indignación”. Al final, no queda más remedio que repensar la nueva situación (griego kríno ‘juzgo, separo, decido’) e intentar revertirla o corregirla.

Crítico proviene también del latín criticus, y este del griego kritikós ‘que juzga’, ‘que decide’. Una situación crítica es una situación en la que hay que tomar una decisión para revertirla.

Un crítico es el que juzga sobre la bondad, verdad y belleza de las cosas.

Un aristarco es un crítico entendido en el tema, pero excesivamente severo, por alusión al famoso crítico griego Aristarco.

Un criticastro es el que ejerce la crítica sin estar capacitado para ello.

Un criticón el que ejerce la crítica indiscriminadamente, hallándolo todo mal.

Citas

«CRISIS,

1705, ‘mutación grave que sobreviene en una enfermedad para mejoría o empeoramiento’, ‘momento decisivo en un asunto de importancia’; lat. crisis. Tomado del griego krísis ‘decisión’, derivado del verbo kríno ‘yo decido, separo, juzgo’.

DERIVADOS:

crítico, 1580, lat. criticus, gr. kritikós ‘que juzga’, ‘que decide’;

crítica, 1705;

criticar, siglo XVII (principios);

criticón, 1651;

criterio, 1765-83, griego kritérion ‘facultad de juzgar’, ‘regla’;

diacrítico, griego diakritikós ‘distintivo’, derivado del verbo diakríno ‘yo distingo’;

hipercrítico, 1580».

[Corominas, Joan: Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. Madrid: Gredos, 1967]

·

«Al descender por debajo del conocimiento mismo de la ciencia como hecho genérico y descubrir la función vital que la inspira y moviliza, nos encontramos con que no es sino una forma especial de otra más decisiva y básica –la creencia. Esto nos prepara para comprender cómo el hombre puede pasar de una fe a otra y en qué situación se halla mientras dura el tránsito, mientras vive en dos creencias, sin sentirse instalado en ninguna, por tanto en sustancial crisis. [...]

Una crisis histórica es un cambio de mundo que se diferencia del cambio normal en lo siguiente: Lo normal es que a la figura del mundo vigente para una generación suceda otra figura de mundo un poco distinta. Al sistema de convicciones de ayer sucede otro hoy –con continuidad, sin salto; lo cual supone que la armazón principal del mundo permanece vigente al través de ese cambio y solo ligeramente modificada.

Eso es lo normal. Pues bien, hay crisis histórica cuando el cambio de mundo que se produce consiste en que al mundo o sistema de convicciones de la generación anterior sucede un estado vital en que el hombre se queda sin aquellas convicciones, por tanto, sin mundo. El hombre vuelve a no saber qué hacer porque vuelve a de verdad no saber qué pensar sobre el mundo. Por eso el cambio se superlativiza en crisis y tiene el carácter de catástrofe. El cambio del mundo ha consistido en que el mundo en que se vivía se ha venido abajo y, por lo pronto, en nada más. Es un cambio que comienza por ser negativo –crítico. No se sabe qué pensar de nuevo –solo se sabe o se cree saber que las ideas y normas tradicionales son lo que se creía ayer; pero la verdad es que no se tienen aún nuevas creencias positivas con que sustituir las tradicionales. Como aquel sistema de convicciones o mundo era el plano que permitía al hombre andar con cierta seguridad entre las cosas y ahora carece de plano, el hombre se vuelve a sentir perdido, azorado, sin orientación. Se mueve de acá para allá sin orden ni concierto; ensaya por un lado y por otro, pero sin pleno convencimiento, se finge a sí mismo estar convencido de esto o de lo otro. Me importa que subrayen ustedes esto último. En las épocas de crisis son muy frecuentes las posiciones falsas, fingidas. Generaciones enteras se falsifican a sí mismas, quiero decir, se embalan en estilos artísticos, en doctrinas, en movimientos políticos que son insinceros y que llenan el hueco de auténticas convicciones. Cuando se acercan a los cuarenta años esas generaciones quedan anuladas, porque a esa edad no se puede ya vivir de ficciones: hay que estar en la verdad.

No existe eso que suele llamarse “un hombre de convicciones”. Vivir es siempre, quiérase o no, estar en alguna convicción, creer en algo acerca del mundo y de sí mismo. Ahora que esas convicciones, esas creencias pueden ser negativas. Uno de los hombres más convencidos que han pisado la tierra es Sócrates, y Sócrates solo estaba convencido de que no sabía nada. Pues bien, la vida, como crisis, es estar el hombre en convicciones negativas. Esta situación es terrible. La convicción negativa, el no sentirse en lo cierto sobre nada importante, impide al hombre decidir lo que va a hacer con precisión, energía, confianza y entusiasmo sincero: no puede encajar su vida en nada, hincarla en un claro destino. Todo lo que haga, sienta, piensa y diga será decidido y ejecutado sin convicción positiva, es decir, será la vita minima, una vida vacía de sí misma, inconsistente, inestable. Como en el fondo no está convencido de nada positivo, por tanto, no está verdaderamente decidido a nada, con suma facilidad pasará el hombre y pasarán las masas de hombres de lo blanco a lo negro. En las épocas de crisis no se sabe bien lo que es cada hombre porque, en efecto, no es nada decisivamente; es hoy una cosa y mañana otra. Imagínense un individuo que en el campo pierde por completo la orientación; dará unos pasos en una dirección, luego otros en otra, tal vez en la opuesta. La orientación, los puntos cardinales que dirigen nuestros actos son el mundo, nuestras convicciones sobre el mundo. Y este hombre de la crisis se ha quedado sin mundo, entregado de nuevo al caso de la pura circunstancia –en lamentable desorientación. Estructura tal de la vida abre amplio margen para muy diversas tonalidades sentimentales como cariz de la vida; muy diversas, pero todas pertenecientes a una misma fauna negativa; el hombre sentirá escéptica frialdad o bien angustia al sentirse perdido o bien desesperación y hará muchas cosas de aspecto heroico que, en verdad, no proceden de efectivo heroísmo, sino que son hechas a la desesperada, o bien sentirá furia, frenesí, apetito de venganza por el vacío de su vida que le incita a gozar brutalmente, cínicamente de lo que encuentra a su paso –carne, lujo, poderío. La vida toma un sabor amargo –pronto toparemos con la acedía de Petrarca, el primer renacentista.

Pero la existencia humana tiene horror al vacío. En torno a ese estado efectivo de negación, de ausencia de convicciones, fermentan gérmenes oscuros de nuevas tendencias positivas. Es más; para que el hombre deje de creer en unas cosas, es preciso que germine ya en él la fe confusa en otras. Esta nueva fe, repito, aun imprecisa como luz de madrugada, irrumpe de cuando en cuando en la superficie negativa que es la vida del hombre en crisis y le proporciona súbitas alegrías y entusiasmos inestables que, por contraste con su tono habitual, toman el aspecto de ataques orgiásticos. Estos nuevos entusiasmos comienzan pronto a estabilizarse en alguna dimensión de la vida mientras las demás continúan en la sombra de la amargura y la resignación. Es curioso observar que, casi siempre, la dimensión de la vida en que comienza a estabilizarse la nueva fe es precisamente el arte. Así aconteció en el Renacimiento. ¿Por qué?

¿Por qué se producen las crisis históricas? Ese dejar de creen en el sistema del mundo en que se creía hasta la fecha, ese hecho que una y otra vez ha acontecido en la historia de que el hombre se sacuda la cultura tradicional y se quede desnudo de ella, es precisamente lo que reclama explicación. [...]

La mayor parte de las cosas que decimos no las entendemos bien y si nos preguntamos por qué las decimos, esto es, las pensamos, advertiremos que las decimos no más que por eso: porque las hemos oído decir, porque las dicen los otros. Jamás hemos procurado repensarlas por nuestra cuenta y buscar su evidencia. Todo lo contrario: no las pensamos porque nos son evidentes, sino precisamente porque las dicen los otros. Nos hemos abandonado a los otros y vivimos en alteración, en perpetua estaba de nosotros mismos. Tenemos miedo a nuestra vida que es soledad y huimos de ella, de su auténtica realidad, del esfuerzo que reclama y escamoteamos nuestro auténtico ser por el de los otros, por la sociedad. [...]

Mis opiniones consisten en repetir lo que oigo decir a otros. [...] Y al vivir yo de lo que se dice y llenar con ello mi vida, he sustituido el yo mismo que soy en mi soledad por el yo-gente –me hecho “gente”. [...] Se comete un craso error presumiendo que es ahora cuando se ha inventado la socialización o colectivización del hombre. Eso se ha hecho siempre que la historia caía en crisis. Es la máxima enajenación o alteración del hombre. En cada crisis, claro está, se ha verificado partiendo de una dimensión diferente. En el Imperio Romano, desde el siglo III, por tanto, bajo la política de los Severos, el hombre es estatificado –moral y materialmente. Se persigue a los intelectuales que entonces solían llamarse filósofos. Se obliga a los hombres más personales y pudientes de cada municipio a tomar sobre sí la vida de la ciudad, especialmente las cargas municipales. Esto aniquiló espiritual y económicamente las minorías mismas que habían creado el esplendor romano.

En el siglo XIV el hombre desaparece bajo su función social. Todo es sindicatos o gremios, corporaciones, estados. Todo el mundo lleva hasta en la indumentaria el uniforme de su oficio. Todo es forma convencional, estatuida, fija: todo es ritual, infinitamente complicado. [...]

Crisis es una categoría histórica porque es una modalidad radical que toma la existencia humana. “Época clásica”, “Siglo de Oro”, son nombres un poco torpes de la categoría histórica opuesta a la crisis».

[Ortega y Gasset, José: “En torno a Galileo” (1933), en Obras completas. Madrid: Revista de Occifente, 1964, vol. V, p. 11 y 69 ss.]