© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

Tengo dudas en relación con la concordancia en número de los siguientes ejemplos y

sobre qué opciones se consideran correctas:

La mayoría de los trabajadores está(n) de acuerdo con las medidas adoptadas

Después se manifestó el colectivo de mujeres afectadas ...

... un grupo de turistas que fácilmente se puede/se pueden identificar por su acento extranjero ...

En este último ejemplo, ¿qué se considera el antecedente: un grupo o los turistas?

Cuando el sustantivo es un nombre colectivo en singular y viene determinado por un complemento en plural que indica las personas o cosas de que consta el conjunto, lo más usual –el uso mayoritario– es poner el verbo en plural para acentuar la pluralidad de los miembros que forman el conjunto colectivo.

Pero también se puede establecer la concordancia en singular si se quiere poner énfasis en el nombre colectivo singular, es decir, si no se quiere recalcar la pluralidad de los individuos que componen la totalidad.

El Esbozo de la RAE dice:

«cuando el sustantivo es un nombre colectivo y está en singular, el verbo se ha de poner en el mismo número; pero puede usarse en el plural, considerando en el colectivo, no el número singular que representa su forma, sino el de las cosas o personas que incluye.»

Pero hay que evitar concordancias en singular que pueden repugnar al instinto lingüístico:

*La mayoría de los emigrantes era gallega.

La mayoría de los emigrantes eran gallegos.

*El cinco por ciento de las mujeres estaba embarazado. Correcto:

El cinco por ciento de las mujeres estaban embarazadas.

Si el sustantivo colectivo o de clase aparece sin complemento, lo normal es que el verbo vaya en singular. A veces se emplea en estos casos la concordancia en plural. Esta concordancia en plural se llama concordancia ad sensum, es decir, concordancia según el sentido.

Cuando los individuos componentes del colectivo son homogéneos la concordancia es en singular: la escuadra, el equipo, etc.

Pero la concordancia en plural se da sobre todo cuando el nombre colectivo lleva un complemento plural unido por la preposición de y que indica las personas o elementos que componen el conjunto:

La mayoría de las personas eran de Cataluña.

Infinidad de personas no perciben estas subvenciones.

La mitad de los habitantes de esta región son mayores de 60 años.

Cuando el verbo lleva un atributo (en caso de una oración copulativa con ser, estar o parecer) o un complemento predicativo, solo es normal la concordancia en plural:

La mayoría de estos trabajadores no estaban asegurados.

La mayoría de las casas se veían deshabitadas.

Si el sustantivo colectivo o cuantificador no lleva determinante (artículo, etc.), es obligatoria la concordancia en plural:

Infinidad de estudiantes se manifestaron entonces por las calles.

Cantidad de mujeres cobran menos que los hombres con el mismo trabajo.

En el ejemplo un grupo de turistas que fácilmente se puede/se pueden identificar por su acento extranjero, ¿cuál es el antecedente del relativo: un grupo o los turistas?

El antecedente de pronombre relativo que puede ser

un nombre

Los españoles que viven en el extranjero, podrán votar en la Embajada de su país,

un grupo nominal

Un grupo de turistas que fácilmente se pueden identificar por su acento extranjero,

un adjetivo

Era bonito ver lo alegres que estaban los niños con los nuevos juguetes,

un adverbio

Me informaron de lo bien que lo pasaron en Andalucía,

Ahora que estamos solos te voy a contar una cosa que me pasó,

una oración completa

Yo soy yo y mis circunstancia, que decía Ortega y Gasset.

Cuando el antecedente es una oración completa, no es ninguna palabra concreta el antecedente, sino el conjunto de los significado en la secuencia que precede al relativo que.

Cita

 

«Sujeto de nombre colectivo.

Los sustantivos colectivos son aquellos que, en singular, designan un conjunto de seres pertenecientes a una misma clase (gente, clero, familia, rebaño, hayedo, cubertería, etc.); los colectivos denotan por sí mismos la clase de seres a la que pertenece el conjunto (la gente se compone de personas, el clero de clérigos, la familia de parientes, etc.).

Cuando uno de estos sustantivos funciona como sujeto, el verbo debe ir en singular, así como los pronombres o adjetivos a él referidos:

El rebaño se aleja definitivamente (Bojorge Aventura [Arg. 1992]);

Esa misma gente prefiere que la embauquen a sentirse defraudada (Esquivel Deseo [Méx. 2001]);

a veces, sobre todo cuando sujeto y verbo están alejados por la existencia de elementos interpuestos o incisos, el verbo va indebidamente en plural, al realizarse la concordancia de acuerdo con el sentido plural del nombre colectivo, y no con su condición gramatical de sustantivo singular:

*Esa gente nos están masacrando (RdgzJuliá Peloteros [P. Rico 1997]);

*La gente que componía todas esas regiones de Santander del Sur, sur de Bolívar y parte de Antioquia fueron muy afectadas por la violencia oficial (Calvo Colombia [Col. 1987]);

debió decirse nos está masacrando y fue muy afectada, respectivamente. La concordancia en plural sí es admisible cuando se pasa de una oración a otra, pues en ese caso al segundo verbo le corresponde, en realidad, un sujeto plural tácito:

La gente se acercaba y en cuanto veían la escena chillaban (Llongueras Llongueras [Esp. 2001]);

Preguntábamos a la gente cómo se imaginaban que era Manuel Rodríguez (Ruffinelli Guzmán [Ur. 2001]),

esto es, cómo se imaginaban [ellos] que era...

En las oraciones copulativas con ser cuyo atributo no es un adjetivo, sino un sustantivo, tanto el verbo como el atributo van en plural:

Esta gente son asesinos (Universal [Ven.] 7.4.97);

pero si el atributo es un adjetivo, es incorrecta la concordancia en plural:

*La gente aquí son desordenados (Santiago Sueño [P. Rico 1996]);

debió decirse La gente aquí es desordenada. Cuando en el colectivo está incluida la persona que habla o a quien se habla, es normal en el habla coloquial poner el verbo en primera o segunda persona del plural:

La gente de teatro nos conformamos con poco y nada (Clarín [Arg.] 12.2.97);

A los pocos días, toda la familia navegábamos por el Atlántico (Olmos Marina [Esp. 1995]);

La gente mayor siempre habláis de la vida (Gala Ulises [Esp. 1975]).

Sujeto de cuantificador + de + sustantivo en plural.

Los sustantivos cuantificadores son aquellos que, siendo singulares, designan una pluralidad de seres de cualquier clase; la clase se especifica mediante un complemento con de cuyo núcleo es, normalmente, un sustantivo en plural:

la mitad de los animales,

la mayoría de los profesores,

una minoría de los presentes,

el resto de los libros,

el diez por ciento de los votantes,

un grupo de alumnos,

un montón de cosas,

infinidad de amigos,

multitud de problemas, etc.

La mayor parte de estos cuantificadores admiten la concordancia con el verbo tanto en singular como en plural, dependiendo de si se juzga como núcleo del sujeto el cuantificador singular o el sustantivo en plural que especifica su referencia, siendo mayoritaria, en general, la concordancia en plural:

Hacia 1940 la mayoría de estos poetas había escrito lo mejor de su obra (Paz Sombras [Méx. 1983]);

La mayoría de los visitantes habían salido (Marías Corazón [Esp. 1992]);

Una veintena de personas ocupaba la sala (Chavarría Rojo [Ur. 2002]);

Una veintena de curiosos observaban de lejos a un piquete (PzReverte Maestro [Esp. 1988]);

sin embargo, cuando el verbo lleva un atributo o un complemento predicativo, solo es normal la concordancia en plural:

La mayoría de estos asesinos son muy inteligentes (Mendoza Satanás [Col. 2002]);

La inmensa mayoría de las casas permanecían vacías (Savater Caronte [Esp. 1981]).

Los sustantivos cuantificadores que se usan sin determinante (infinidad, cantidad, multitud) establecen la concordancia obligatoriamente en plural, pues, en realidad, forman con la preposición de una locución que determina al sustantivo plural, que es el verdadero núcleo del sujeto:

Infinidad de católicos desatendieron semejante orden pontificia (Vidal Ocultismo [Esp. 1995]);

Cantidad de organizaciones se dedican a [...] ayudar a personas que han sido víctimas de abuso sexual (NHerald [EE. UU.] 21.10.97).»

[RAE: Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana, 2005, p. 163]