© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

Tengo una pequeña duda acerca de la utilización de la palabra "óptimo";

por definición es sumamente bueno...pero se podría utilizar la expresión

"más óptimo" para comparar dos cosas "sumamente buenas"? 

Los adjetivos que de por sí ya están en grado comparativo o superlativo no admiten marcas de grado, es decir, no son compatibles con los adverbios de grado muy / más / menos / tan

*muy buenísimo

*más buenísimo

*menos buenísimo

*tan buenísimo

*muy óptimo

*más óptimo

*menos óptimo

*tan óptimo.

*más mayor

*más óptimo

*menos óptimo

*más pésimo

*muy mejor

*muy buenísimo

*muy más viejo

*muy viejísimo

No obstante, los adverbios muy y tan  pueden preceder al adjetivo mayor, referido a la edad, porque no es comparativo, sino positivo:

Mi padre es muy mayor.

Mein Vater ist sehr alt.

Sí es posible la anteposición del intensificador mucho al adverbio en grado comparativo:

mucho mejor

mucho peor

mucho más lejos

mucho más viejo

mucho más joven

mucho más grande

Para comparar dos cosas muy buenas (óptimas) y destacar que una de ellas es mejor que la otra, sólo se puede usar el superlativo relativo (artículo + comparativo):

Las dos viviendas son muy buenas, pero ésta es la mejor.

Estos dos modelos son los que más me gustan, pero éste es el que me gusta más.

Las dos novelas son estupendas, pero la primera es la mejor.

«bueno:

El comparativo de esta adjetivo es mejor. La forma perifrástica más bueno es solo coloquial y de nivel generalmente popular. Es vulgarismo, frecuente en algunas regiones, usar la forma mejor precedida del adverbio más:

*Este vino es más mejor.

Correcto:

Este vino es mucho mejor.

El superlativo, según los diccionarios y la mayoría de las gramáticas, es bonísimo; pero esta forma se usa raras veces, y solo en la lengua escrita. El uso común dice buenísimo. En cuanto a la forma latinizante óptimo, pertenece exclusivamene a la lengua culta y tiene un significado enfático especial: ‘de la máxima bondad’. También se usa como nombre masculino:

Conseguir un óptimo de rentabilidad.

El adjetivo óptimo, por su propia significación, no admite modificadores cuantitativos. En este ejemplo

No estamos muy seguros de que esta sea la forma más óptima de protestar

debió omitirse el adverbio más. En este otro

Te mostrarás bastante satisfecho por el desarrollo cotidiano del trabajo, que tenderá en líneas generales a ser bastante óptimo

debió decirse bastante bueno.»

[Seco, Manuel: Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española. Madrid: Espasa-Calpe, 1998, p. 85]

mucho / muy

«Es popular, solo aceptado cuando se trata de uso humorístico y expresivo, la anteposición de muy a un adjetivo o adverbio en forma superlativa:

Es muy buenísimo.

Está muy cerquísima.» [o. cit., p. 302]

mayor

«Este adjetivo posee valor comparativo. Por tanto, no es compatible con los adverbios de grado más, menos:

*Tu hijo es más mayor que el mío.

(dígase: Tu hijo es mayor que el mío)

No obstante, no parece desechable la superlativización con muy, ni la comparación con tan, pues “mayor”, referido a la edad, se siente como positivo y no como comparativo:

Mi padre es muy mayor.

Tu padre es tan mayor como el mío (?).»

[Gómez Torrego, Leonardo: El léxico en el español actual: uso y norma. Madrid: Arco/Libros, 1995, p. 115]

«optimizar: Como farolillos multicolores alegran también el aire de ese lenguaje nocturno los verbos que, sobre modelos ingleses o franceses, adoptan –izar como cola suntuosa: concretizar por concretar, objetivizar por objetivar, culpabilizar por culpar; optimizar por optimar; ilegitimizar por ilegitimar; priorizar por dar prioridad, liderizar por liderar; depauperizar por depauperar, y tantos otros.»

[Lázaro Carreter, Fernando: El dardo en la palabra. Barcelona: Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2001, p. 517]