© Justo Fernández López

FORO DE CONSULTAS - ARCHIVO

¿De dónde viene la palabra carnaval?

Según el DRAE: Carnaval viene del italiano carnevale, haplología del ant. carnelevare, de carne, carne, y levare, quitar, y este calco del gr. ἀπόκρεως.

Corominas da la misma etimología:

«Carnaval, 1495, raro hasta el siglo XVII. Del italiano carnevale íd., y este de carnelevale, 1130, alteración de carnelevare, siglo XIV, compuesto de carne y levare ‘quitar’, por ser el comienzo del ayuno de Cuaresma. El nombre tradicional castellano es carnestolendas

Según José Ortega y Gasset:

«El carnaval, hoy ya moribundo, ha sido la perpetuación en las sociedades cristianas occidentales de la gran fiesta pagana dedicada a Dionisos, el dios orgiástico que nos invita a despersonalizarnos y a borrar nuestro yo diferencial y sumirnos en la gran unidad anónima de la Naturaleza. Basta esto para que presumamos en él una divinidad oriental. Y, en efecto, según el mito helénico, Dionisos llega recién nacido de Oriente en un navío sin marinería ni piloto. En la fiesta, este navío, con la figura del dios, era transportado por calles y campos en un carro, en medio de la muchedumbre embriagada y delirante. Este carrus navalis es el origen de nuestro vocablo car-naval, fiesta en que nos ponemos máscaras para que nuestra persona, nuestro yo, desaparezca. De aquí que la mascarita hable con voz fingida a fin de que también su yo resulte otro y sea irreconocible. Es la gran fiesta religiosa de jugar los hombres a desconocerse entre sí, un poco hartos de conocerse demasiado. La carátula y el falsete de la voz permiten, en esta magnífica festividad, que el hombre descanse un momento de sí mismo, del yo que es, y vaque a ser otro y, a la par, se libre unas horas de los tús cotidianos en torno.»

[Ortega y Gasset, José: El hombre y la gente (1957). En Obras completas. Madrid: Revista de Occidente, 1964. vol. VII, p. 195 n. 1]